INVESTIGACIÓN

INVESTIGACIÓN

La edición digital de El Mundo del día 3 de enero recogía, en su sección de Ciencia, la invención de una mandíbula robótica que reproduce fielmente el movimiento de la humana.

El prototipo, bautizado como “Dento-Munch” ha sido diseñado por el ingeniero de la Universidad de Bristol Kazem Alemzadeh y tiene como finalidad el ensayo de tratamientos dentales.

El Dento-Munch es capaz de simular el movimiento de una mandíbula humana de manera mucho más real que el resto de aparatos desarrollados con anterioridad, ya que, mientras sus competidores sólo se movían en dos direcciones, éste lo hace en seis: arriba y abajo, derecha e izquierda, delante y detrás.

Según su creador, Dento-Munch permite ensayar tratamientos de forma más rápida, más eficaz y más barata.

El ingenio se compone de dos plataformas, de las cuales —como sucede con las mandíbulas humanas— es la inferior la que se mueve.

Para reproducir los dientes humanos Alemzadeh ha adaptado un escáner en tres dimensiones capaz de modelar piezas extraídas por los dentistas usando un proyector, una cámara digital y diversos programas informáticos.

Se trata de un revolucionario sistema de escáner denominado Dento-OS, el cual utiliza un sistema llamado “luz estructurada” que consiste en recubrir el objeto de bandas de luz y oscuridad que se proyectan sobre la superficie escaneada. La cámara digital va grabando cómo se reflejan estas bandas en la superficie del diente y gracias a eso el ordenador reconstruye su forma con gran exactitud, sirviéndose además de marcas fluorescentes colocadas previamente por los investigadores.