Al cierre del X Salón Internacional de Equipos, Productos y Servicios Dentales, su director, D. Alfonso de Borbón, nos confirma lo que ya sabíamos: Expodental no ha alcanzado todavía su techo y seguirá creciendo en superficie, afluencia e internacionalidad en las ediciones venideras.

Modestamente, atribuye el creciente éxito de este certamen, segunda feria mundial del sector en importancia tras la IDS, “a sus protagonistas: las empresas”, a quienes agradece el esfuerzo que cada año realizan, a nivel de imagen, en la creatividad de que hacen gala los stands.

Pregunta. Expodental ha cumplido ya diez ediciones o, lo que es lo mismo, dieciocho años de historia. ¿Cuál es su balance de esta edición?
Respuesta. La décima edición de una feria es siempre una efeméride muy importante porque suele llevar aparejada una consolidación, más aún en el caso de Expodental, pues al tratarse de un certamen bienal indica que son ya veinte años los que llevamos trabajando en su organización.

A lo largo de estas diez ediciones no sólo se ha consolidado la feria, sino que también lo ha hecho la relación con nuestros socios feriales y con los promotores: FENIN.

Personalmente, ésta es la edición de la que me siento más satisfecho, tanto por el trabajo realizado como por la colaboración que hemos recibido de los miembros de los comités organizadores —por quienes me he sentido muy bien asesorado— y, por supuesto, por el apoyo de todos los miembros de FENIN. Tengo que decir que la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria ha demostrado una gran flexibilidad y comprensión en los temas de organización de Expodental.
P. El año pasado, durante los preparativos de Expodental 2008, se produjeron modificaciones en su comité organizador: nuevo presidente, Luis Garralda, que sustituye a Elena Cores, y dos vicepresidencias, entre otras nuevas incorporaciones. ¿Ha supuesto este hecho algún cambio en las relaciones entre FENIN e IFEMA? ¿Ha cambiado, en algún sentido, el modo de trabajar o los objetivos?
R. Tanto en FENIN como dentro de nuestro equipo y en el Comité Organizador de Expodental, se han producido cambios significativos que, en mi opinión, han facilitado las relaciones y el diálogo.

Luis Garralda es un excelente profesional, una persona muy dialogante y flexible. Tanto con él como con otros miembros del Comité Organizador hemos mantenido una comunicación fluida, hemos estado permanentemente en contacto.

Se han incorporado al Comité Organizador personas jóvenes —quiero destacar especialmente a Catherine Gómez y Javier Schmidt— con nuevas ideas que aportar y una estupenda preparación. Estoy convencido de que su forma de ver las cosas y su profesionalidad han influido y han coadyuvado al éxito de la feria.

En el equipo comercial de IFEMA ha habido también cambios de personal, a nivel de nuestra propia secretaría, y a lo largo de estos años nos hemos reforzado. Se ha incorporado al equipo la figura de un director de ferias para el área internacional, que va a permitir —en el futuro— acometer proyectos y desafíos todavía más interesantes.
P. ¿Cómo ha resultado el traslado de Expodental a los pabellones 12 y 14? ¿Qué le ha aportado al salón dental su nueva ubicación?
R. Hay que recordar que partíamos de dos ediciones anteriores (2004 y 2006) en las que, desgraciadamente, no habíamos podido dar cumplimiento a las expectativas de los expositores, nuestros clientes. Ambas ediciones se llevaron a cabo dentro del mismo pabellón donde no podíamos ofrecer posibilidades de crecimiento a las empresas.

Es cierto que la edición de 2006 tuvo un balance positivo, pero nos dejó el amargo sabor de boca de no poder atender a la mayoría de las empresas. Como recordarán, en 2006 asumimos el compromiso de garantizar, exclusivamente a los participantes de la edición anterior, su presencia en la feria. No pudimos acometer ninguna mejora para ninguna empresa, y esto, para los organizadores de eventos, resulta un poco frustrante.

En esta edición, por primera vez, la feria se ubica en dos pabellones, y, desde ahora, debido al volumen alcanzado por Expodental, hemos decidido que ya siempre se celebre en dos pabellones contiguos.

Estamos hablando de una feria que ha alcanzado los 15.000 metros cuadrados de exposición, pero que fácilmente podría haber llegado a los 17.000 si hubiéramos dado a las empresas los metros que nos habían solicitado, pero no teníamos espacio.

Expodental 2008 ha sido un éxito, sí; pero podíamos haber crecido todavía más. Ya en las próximas ediciones contaremos con dos pabellones que nos permitan salvar este escollo del espacio y trabajar mejor.

La edición de 2008 se había planteado un reto importante: convencer a FENIN —y una vez más quiero hacer un inciso para agradecer a la Federación de Tecnología Sanitaria su comprensión y su buena disposición— de que, al ir a dos pabellones, tendríamos que realizar un sorteo de espacio y adquirir el compromiso de la alternancia, porque, si permitíamos que la elección de espacio se hiciera libremente, podríamos encontrarnos que en un pabellón se concentraran todas las empresas de mayor facturación, por ejemplo, y esto crearía una desigualdad que no sería justa.

El Comité Organizador lo comprendió perfectamente y se ha cumplido a rajatabla, aun sabiendo que la mitad de empresas de FENIN tendrían que ubicarse en un pabellón y la otra mitad, en el otro.

Creo que la adjudicación de espacio se ha hecho de manera clara, abierta y democrática, y esta forma de actuar la vamos a mantener en Expodental 2010.
P. En las últimas ediciones, con el objetivo de dar prioridad a la participación de nuevas firmas, se han puesto trabas a los expositores que habían manifestado su deseo de incrementar el número de metros cuadrados de su stand. ¿Piensan continuar con esta política de cara a las próximas "Expodentales"?
R. Ya este año les hemos permitido crecer en número de metros cuadrados, lo que ocurre es que, a dieciocho meses de la inauguración, descubrimos que teníamos más espacio solicitado del disponible. ¿De qué manera lo solucionamos? Lo primero que hicimos fue reducir el ancho de los pasillos laterales. La zona perimetral y el eje central, por razones de seguridad y comodidad, tienen que tener pasillos anchos, pero en los laterales pudimos ganar algún metro para dar posibilidad a un mayor volumen de stands.

La segunda medida que tomamos consistió en reducir todas las demandas de superficie en torno a un diez por ciento.

Hay que decir que todas las empresas grandes, como vienen a ser los socios de FENIN, que ocupan prácticamente el 50% de la feria, fueron las primeras en aplicarse los recortes, en entender que necesitábamos dar oportunidad a otras empresas.

Expodental crece al compás del sector, que reclama cada vez mayor espacio para dar a conocer sus novedades de una manera organizada y poder atender mejor a sus clientes. Es una necesidad de la industria y, para nosotros como organizadores, una de las sensaciones más amargas es pensar que los expositores puedan no haber sido capaces de atender correctamente a la enorme cantidad de profesionales que les han visitado en el stand. Probablemente a algunos les haya faltado personal.

Si las empresas crecen en presencia dentro de Expodental, también tendrán que prever una mayor capacidad de atención a los clientes, muchos de los cuales se desplazan desde otras provincias, desde otras comunidades geográficas. Una feria es la ocasión que la industria está esperando para que el cliente acuda “a su casa” y tienen que ofrecerle un trato exquisito.
P. La afluencia de participantes a Expodental ha batido este año todos los récords, superando las previsiones más optimistas. Las colas de acceso al recinto eran interminables, hasta el punto de que algunos visitantes tuvieron que esperar una hora para poder entrar.
R. La feria ha tenido una afluencia descomunal: 36.000 personas en tres días es mucha gente. En determinadas franjas horarias, por ejemplo entre las 11 y las 13 horas de la jornada del sábado, estuvimos a punto de frenar el acceso a los pabellones hasta que fueran saliendo los visitantes que ya habían entrado.

El problema es que los pabellones nuevos, el 12 y el 14, tienen un número menor de mostradores de atención al público. Éste es un tema que ya tenemos solucionado para la próxima Expodental. En primer lugar, muchos profesionales vendrán ya con su pase de acceso a la feria y no precisarán hacer cola para registrarse. A aquellos visitantes cuyos datos se mantengan invariables a lo largo de las últimas ediciones se les mandará su acceso a la dirección de empresa que tenemos.

También hemos pensado en habilitar un acceso rápido para personas o colectivos que han acudido de manera muy estable en las pasadas ediciones y que siempre tienen la misma dirección.
P. ¿Qué porcentaje de visitantes ha acudido de cada profesión?
R. El 43,17% de los visitantes fueron dentistas y el 20,66, protésicos dentales. Han acudido aproximadamente el doble de dentistas que de protésicos. De la industria del sector dental procedían un 19,28%. Hubo un 8% de auxiliares de clínica y un 7,21% de higienistas. Como cirujanos maxilofaciales se registraron un 1,68%.
P. ¿Cuál es la valoración que hacen los expositores acerca de su participación en Expodental 2008?
R. La inmensa mayoría de los expositores están contentos. Hay alguno al que no le ha gustado la ubicación. De cara a la próxima edición, si lo aprueba el Comité Organizador, se reservarán unas zonas para los pequeños expositores en una ubicación que les favorezca. No hay que olvidar que, para nosotros, muchas de las empresas que hoy acuden a Expodental con unos stands importantes empezaron con stands mucho más reducidos.

También tenemos en cuenta a aquellas firmas que nos son fieles y que llevan ya varias ediciones acudiendo a Expodental.
P. Otra de las novedades de esta décima edición ha sido el cambio de fechas que, según se mencionó, se adecuaban mejor a los intereses del sector. Por lo que usted sabe, ¿ha resultado positivo?, ¿se va a mantener en próximos años?
R. En la próxima edición, las fechas seguirán en la misma línea. Hay que procurar que no coincida con las Fallas, con la Feria de Abril ni con la Semana Santa. Se separará dos fines de semana de la Semana Santa.

Una vez más, IFEMA buscará las fechas más adecuadas para Expodental.
P. Hablemos de internacionalidad. ¿Qué importancia tiene Expodental fuera de nuestras fronteras?
R. Evidentemente, la feria dental más importante sigue siendo la IDS de Colonia; pero la segunda, sin ningún tipo de duda y reconocido, además, por nuestros colegas italianos, que se acercaron a felicitarme, es la Expodental de Madrid.

Este año hemos contado por primera vez en Expodental con un stand de la IDS. Hasta este momento no habíamos conseguido establecer un contacto directo con nuestros colegas alemanes de la Köln Messe.

En esta ocasión, ellos han realizado un primer acercamiento y se han animado a participar, viendo las cifras y la dimensión alcanzada por Expodental. Como respuesta, nosotros acudiremos con un stand propio en la próxima edición de la Feria de Colonia.

También hemos tenido la oportunidad de intercambiar impresiones. Nuestra colaboración se plasma en los intercambios de publicidad en los catálogos, banners, presencia en las ferias. Ellos se quedaron muy sorprendidos al ver el tipo de feria que era Expodental, y hemos quedado en hacerles otras propuestas de colaboración más adelante. Una de ellas podría ser alcanzar un acuerdo de colaboración que permita a las empresas alemanas participar en España y a las firmas españolas exponer en Alemania beneficiándose de unas condiciones especiales. Sería estupendo lograr una colaboración recíproca entre FENIN y la patronal representante de la industria alemana.
P. ¿Cuál es el futuro de Expodental?
R. Expodental seguirá creciendo, porque muchas de las empresas que hoy están representadas querrán tener una presencia más importante en el mercado español. En términos generales, la mayor parte de las innovaciones tecnológicas que impulsan el desarrollo del sector vienen de países como Alemania, Estados Unidos o Japón, incluso de Italia. La inmensa mayoría de la industria está constituida por marcas representadas cuya razón social no se encuentra aquí.

El mercado español, para la industria europea y mundial, ya no es un mercado secundario, sino que muestra una proyección y un crecimiento consolidado. Por lo tanto, las grandes empresas apostarán cada vez más por este mercado y, de cara a los próximos años, empresas que acudían a Expodental representadas lo harán como expositores directos.
P. ¿Y los secretos para haber alcanzado este reconocimiento internacional?
R. Algo que no debemos modificar es la periodicidad de la feria, pues el que sea bienal es uno de los motivos de su éxito.

Las ferias tienen que ser, ante todo, rentables. El precio del metro cuadrado es algo secundario para el expositor, siempre que su presencia le sea rentable. Naturalmente, esto no quiere decir que vayamos a cobrar los precios de nuestros colegas europeos. Nuestra política de precios es mucho más contenida, porque entendemos que las empresas tienen un presupuesto limitado.

Quiero agradecer, una vez más, a las empresas el esfuerzo que han hecho a nivel de imagen en la creatividad y el diseño de sus stands. El éxito de una feria, más que a la organización, les pertenece a sus protagonistas: las empresas.

Este año había stands superiores incluso a los del SIMA, el Salón Inmobiliario de Madrid.