El 6 de junio se ha presentado el “Libro Blanco de la Implantología Española”, una iniciativa desarrollada por la Sociedad Española de Implantes (SEI) y que surge con el doble objetivo de reflexionar sobre la situación actual de la implantología en España y servir como herramienta de consulta para dentistas e implantólogos.

La presidenta de SEI, doctora Araceli Morales, y el doctor Ignacio Corral, principal responsable del proyecto, nos hablan de la génesis y el contenido de este ambicioso trabajo.

Pregunta. ¿Cómo se decidió la Sociedad Española de Implantes (SEI) a abordar un proyecto tan ambicioso como este Libro Blanco de la Implantología? ¿por qué en este momento?
Araceli Morales. Bueno, si entendemos un Libro Blanco como el estudio de una realidad de la que faltan datos contrastables que, sin embargo, incumbe a muchos y que precisa de un análisis serio que pueda arrojar respuestas, está claro que la implantología española precisaba de esta aproximación. Desde luego que el proyecto era ambicioso —de hecho, éste no es sino el primer capítulo—, y para nosotros estaba claro que SEI debía liderarlo. No en vano vamos a cumplir cincuenta años como Sociedad Española de Implantes. Y creemos, toda la junta y muchos de los expertos que han colaborado, que se impone un tiempo de reflexión.
P. ¿Cuáles son los objetivos de este estudio prospectivo?
Ignacio Corral. Queríamos saberlo todo acerca de la implantología en España, de manera que los objetivos eran muchos y variados. Tanto es así que, como empezamos a sospechar al poco de conocer algunos resultados, esto sería el principio, una especie de guión en el que basarnos para ulteriores estudios: ¿qué percepción de éxito o fracaso tiene el profesional?, ¿cómo acceden los pacientes a las consultas?, ¿se dejan guiar por campañas publicitarias o sigue funcionando "el boca a boca”?, ¿qué valoración merece la enseñanza?, ¿cómo ha incidido la implantología en toda la profesión implantológica? Entre otras muchas cuestiones.
P. ¿Quiénes se han encargado de llevar a cabo el estudio y por qué se les ha confiado a ellos?
IC. Ha sido una labor de equipo. Ha colaborado toda la Junta, hemos contado con el asesoramiento de grandes nombres de la implantología española, ha habido una gran colaboración por parte de las casas comerciales implicadas… Y todo el soporte técnico lo ha llevado la empresa Salud y Comunicación (SyC), con su directora, Irene Tato, a la cabeza.

AM. Yo quisiera hacer un inciso para hacerles llegar a todos, de manera entusiasta, nuestra gratitud. Ignacio ha coordinado el trabajo de toda la Junta y le ha echado, junto a Juan Ramón Bujosa de SyC, muchas horas. Estamos muy agradecidos a las firmas comerciales que nos han apoyado, a los expertos consultados y, cómo no, a todos cuantos han respondido a la encuesta. Sin ellos no hubiera sido posible.
P. ¿Han colaborado otras sociedades científicas, centros universitarios y colegios oficiales?
IC. Se invitó a otras sociedades afines, aunque el mayor volumen de respuestas ha venido de nuestra propia Sociedad.
P. ¿Qué papel ha jugado la industria en la génesis de este estudio?
IC. Un papel fundamental. Económicamente han apoyado el proyecto con generosidad, pero sobre todo hay que agradecerles las ideas aportadas y la colaboración entusiasta.
P. ¿Por qué motivo cree que no han respondido, desde el punto de vista del patrocinio, todas las empresas que deberían haberlo hecho?
IC. Era un proyecto muy novedoso y no cabe ocultar que seguramente levantaba ciertas suspicacias.

Nosotros queríamos datos lo más objetivos posibles, aun así. Y —luego, lo hemos comentado dentro de la Junta— quizás no supimos comunicar adecuadamente nuestros objetivos a la industria del sector. Confiamos en hacerlo impecablemente para la siguiente edición. Nos gustaría contar con todos, ¡qué duda cabe!
P. ¿Cuánto tiempo se ha invertido en su realización y, si lo conoce, cuál es el coste de la inversión realizada por la SEI?
IC. Hemos estado trabajando en el Libro Blanco más de un año. En cuanto a la inversión, ha sido importante, pero muy controlada y pensamos que ha merecido la pena.
P. ¿Nos puede explicar, de forma resumida y sencilla, el método de trabajo que han seguido?
IC. En primer lugar, se elaboró una encuesta muy pormenorizada que se pasó vía mail. Quienes respondieron lo hicieron de manera anónima. Posteriormente se trataron los datos estadísticamente, se tabularon e interpretaron.
P. ¿Cómo se va a llevar a cabo la difusión y entre quiénes?
IC. Queremos que llegue a todo el mundo. Evidentemente se entregará un ejemplar a los socios de SEI. Pero se va a enviar a las sociedades científicas, al Consejo General y a los colegios oficiales y universidades de toda España, así como a las sociedades extranjeras con las que mantenemos relaciones científicas.
P. ¿Algunos de los resultados obtenidos se pondrán en conocimiento de la sociedad en general? ¿De qué manera y con qué reservas?
IC. Desde luego, del estudio se extraen conclusiones muy interesantes, y por supuesto que vamos a difundirlas tanto a los profesionales como a la sociedad en general. SEI está muy comprometida con los pacientes y por ello entendemos que hay que recordarles la conveniencia de que acudan a profesionales capacitados. Y esa capacitación se adquiere con una formación de calidad.

AM. No creemos ser catastrofistas, sino realistas, si advertimos que la implantología es una terapia de enorme éxito, pero no infalible. Y que es indispensable formación sólida y completa por parte del profesional que la practica. No “todo vale”.
P. ¿Qué utilidad concreta va a tener este estudio para los propios implantólogos?
IC. Queremos pensar que grande. Muestra un escenario en el que la implantología ha cambiado la forma de ejercer la Odontología.

Hay una gran inquietud por aprender y también preocupación por los riesgos y las complicaciones. Merece la pena leer el estudio con cierto detenimiento, porque se extraen conclusiones muy interesantes.
P. Una de las partes del estudio hace referencia a las tendencias futuras. ¿Nos puede adelantar algún dato al respecto?
IC. Parece “inevitable” que la implantología seguirá marcando el desarrollo de la profesión. Dos de cada tres dentistas encuestados piensa que alrededor del 61% de los odontólogos ejercerán como implantólogos en el 2012. Y no es de extrañar que los avances científicos se sucedan para lograr tasas de satisfacción cada vez más altas tanto para los pacientes como para los profesionales.
P. De acuerdo con algunas fuentes, el número de implantes que se colocan en España ronda o supera los 500.000. ¿Qué opinión le merece esta cifra? ¿Qué indica?
IC. Por más que lo hemos intentado no hemos logrado obtener datos precisos sobre la cantidad de implantes que se ponen en España, pero sí creemos estar en torno a esos 500.000. Seguramente nos preceden Alemania, Francia…; es difícil saber con exactitud las cifras de Italia, y se prevé que en breve Inglaterra dé un gran salto cuantitativo.

En cualquier caso todo esto no hace sino poner de manifiesto la enorme importancia terapéutica y económica de los implantes.
P. Los implantes parecen la gran panacea desde el punto de vista tanto funcional como estético. ¿Es tan perfecto todo como parece?
IC. Qué duda cabe que los implantes han revolucionado los tratamientos dentales y han venido a aportar calidad de vida a los pacientes. En muchos casos la diferencia es cualitativamente significativa. Y el grado de satisfacción de profesionales y usuarios muy, muy alto. Como en SEI llevamos —lo decíamos al principio— 50 años “viviendo” la implantología, no creo que pueda dudarse de nuestras intenciones. Seguiremos apostando por ella, pero advirtiendo, estamos obligados, que los problemas pueden aparecer y hemos de saber resolverlos.

AM. En definitiva, nos debemos a nuestros pacientes. Con ellos hemos de celebrar los éxitos de los implantes y por ellos hemos de perfeccionarnos. Y no existe mejora sin reflexión y un cierto grado de autocrítica.
P. Y, para terminar, ¿qué es eso de la Implantopedia?
IC. Pues un portal temático que queremos que se constituya en la primera enciclopedia de implantes en internet.

En ella se incluirán artículos de calidad contrastada y el mayor volumen de información sobre la implantología dental.