La violencia interpersonal causa daños en el área bucodental en 7 de cada 10 casos
Para la Dra. Sebastiana Arroyo, los odontólogos-estomatólogos juegan un papel fudamental en la identificación de estos casos. Foto: cedida por la Escuela Universitaria ADEMA.

7 de cada 10 casos de lesiones por violencia interpersonal causan daños en el área bucodental. Ante estas cifras que se desprenden de diferentes informes internacionales analizados por la docente de la Escuela Universitaria ADEMA, la doctora Sebastiana Arroyo, asegura en su estudio de investigación “Lesiones traumáticas orales como signo de violencia, importancia de la detección de la visita dental”, que los odontólogos-estomatólogos tienen un papel relevante contra la violencia interpersonal porque son “clave para determinar las causas de identificación de los diferentes casos y posteriormente informar sobre ellos, ya se trate de violencia doméstica, maltrato infantil o a personas mayores”.

Doctora Sebastiana Arrpyo, docente de la Escuela Universitaria ADEMA
Doctora Sebastiana Arroyo, docente de la Escuela Universitaria ADEMA. Foto: cedida por la Escuela Universitaria ADEMA.

Según ha explicado la doctora Sebastiana Arroyo en su estudio de investigación, “los denominadores comunes en estas lesiones se tratan de fracturas, roturas o heridas en los labios y la lengua”. Lo que llama la atención, en palabras de la doctora, es que “los pacientes cuyas lesiones orales son debidas a accidentes fortuitos suelen acudir inmediatamente a la consulta. Sin embargo, lo pacientes que han sufrido violencia especialmente interpersonal suele acudir un tiempo después”.

Asimismo, la doctora se detiene en diferentes motivos que suscitan sospecha de abuso como “el impedimento, la voz impositora de los familiares para que el paciente comunique lo que le pasa, el miedo, el llanto, la tartamudez o la inseguridad, o la falta de cuidado personal”.

Lesiones en niños

En este sentido, advierte que, en el momento de la exploración en el caso de lesiones de niños, se observan lesiones en los tejidos blandos, presencia de caries en dientes definitivos y temporales que no han sido tratados, pérdida de algún diente anticipadamente al momento del recambio dental y ausencia de mantenedores de espacio, problemas de maloclusión y ausencia de tratamientos restauradores o lesiones en el frenillo labial o lingual.

Violencia doméstica

Por otra parte, en el caso de mujeres y/o adultos, el estado oral suele ser deficiente con la presencia de candidiasis y lesiones en las mucosas por funciones como mordedura de la mucosa yugal o bruxismo, lo que indica el nivel de estrés emocional al que están sometidos. Las complicaciones de traumatismos como cambio del color de los dientes, desplazamientos dentales y fistulas suelen ser comunes.

Pacientes geriátricos

En pacientes geriátricos dependientes se suele observar falta de higiene oral, pérdida de dientes que no han sido sustituidos y suelen ser portadores de prótesis muy antiguas y deterioradas, lo que indica la falta de cuidado y la dejadez por parte de sus familiares en el bienestar del paciente.

Pacientes con necesidades especiales

Por último, en pacientes con necesidades especiales suele observarse la presencia de patología periodontal debido a la acumulación de sarro por la falta de cuidado oral, la ausencia de tratamientos conservadores y la falta de controles dentales habituales. La cavidad oral también puede presentar signos que indiquen abuso sexual. Las petequias en paladar suelen estar presentes en casos de felaciones forzadas, así mismo pueden detectarse condilomas acuminados, chancros sifilíticos y otras manifestaciones de enfermedades de transmisión sexual, afirma la docente.

Finalmente, la doctora Arroyo considera necesario que odontólogos-estomatólogos deberían realizar cursos de capacitación para identificar posibles lesiones de violencia y verse obligados a reportar sospechas a las autoridades y registrar en la historia clínica una información exhaustiva del caso y salvaguardar a la víctima.