318_Protagonistas
"El personal sanitario debe estar cerca de sus pacientes, y cobra especial importancia la comunicación con ellos", afirma la presidenta de SEOP.

Dra. Mónica Miegimolle, presidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP)

¿Cómo se está viviendo en SEOP la actual crisis sanitaria?
La Sociedad Española de Odontopediatría ha procurado informar a sus socios de aquellos documentos relevantes para el periodo de pandemia. En nuestra página web pueden encontrar un protocolo y consentimiento informado para realizar tanto los tratamientos de urgencia, como los tratamientos bucodentales que se comenzarán a realizar en la desescalada, así como documentos de interés tanto nacionales e internacionales.

Por decisión unánime de la junta directiva, hemos acordado donar el importe íntegro de la Beca Seop 2020 a dos entidades: Médicos sin Fronteras y al Hospital Gregorio Marañón, para la investigación frente al COVID-19.

Hemos tenido que cancelar nuestra Reunión Anual de Castellón 2020, que en un principio retrasamos al mes de octubre de 2020, y, posteriormente, dada la incertidumbre actual, decidimos retrasar a mayo de 2021.

La SEOP ha puesto en marcha la formación on line, pero debido a la saturación actual, comenzaremos con ella a finales de mayo.

La garantía de seguridad centra ahora muchas de las preocupaciones de nuestros clínicos. ¿Cambiará mucho la práctica odontológica a raíz de esta pandemia?
Para poder garantizar la seguridad tanto del odontólogo como del personal auxiliar, como del paciente es fundamental cumplir los protocolos hasta ahora publicados (SEOP, Consejo…). Debemos estar al corriente de las nuevas modificaciones e informaciones que surgen día a día.

Estos protocolos informan detalladamente de todas las modificaciones que debemos llevar a cabo en las clínicas dentales para garantizar la seguridad en nuestra práctica diaria, desde triaje telefónico previo, modificaciones en estancias y mobiliario de consulta, equipos de protección, cambios en la programación de la actividad asistencial, etc.., pero, cumpliendo la normativa, se puede realizar la asistencia odontológica infantil.

¿Aprenderemos o sacaremos algo positivo de esta situación tan complicada?
Dicen que incluso de las peores situaciones es de las que mayor aprendizaje se extrae. En la etapa de confinamiento, hemos aprendido que nuestro trabajo como odontólogos, es considerado como sanitario esencial para la sociedad, siendo nuestro objetivo mantener la salud bucodental de nuestros niños.

Vivimos tiempos de mucha incertidumbre, inseguridad y miedo. El personal sanitario debe estar cerca de sus pacientes, y cobra especial importancia la comunicación con ellos. En esta etapa, la comunicación será mayoritariamente telefónica: qué tal se encuentra el niño y sus familiares, cómo ha vivido esta situación, si tiene o ha tenido sintomatología indicadora de infección por SARS Co V-2, qué patología tiene, en qué condiciones debe acudir a la cita, qué se encontrará al llegar a la consulta, qué estamos haciendo para mantener su seguridad durante el tratamiento odontológico, etc…. Por tanto, esta situación provoca una relación todavía más cercana con ellos.

Una situación tan compleja nos convierte en profesionales más hábiles, despiertos y creativos. Ahora más que nunca debemos percibir todas esas ideas que nos ayuden a reinventarnos.

Aprovechando el confinamiento obligado, se ha multiplicado la oferta de formación online. Las ventajas de este tipo de formación para los odontólogos son indudables, ya que presentan horarios irregulares de trabajo según el día de la semana, jornadas que se alargan a última hora de la tarde, etc. De esta forma, se flexibiliza la formación; cada uno se conecta desde el sitio que elige, a la hora que tiene libre, sin tener que desplazarse al lugar de formación, y, en la mayoría de las ocasiones, sin tener que abonar nada por esta formación de calidad. Por tanto, mejora la conciliación de la formación con trabajo y familia.

¿Qué mensaje quiere transmitir a sus socios y al resto de colegas de profesión sobre el futuro más a corto plazo que espera a la profesión?
En primer lugar, quiero mostrar mis condolencias por todo el personal médico fallecido y a sus familiares. Me gustaría enviar un mensaje de ánimo a todos nuestros compañeros, socios de SEOP y resto de odontólogos. Se avecinan tiempos difíciles a corto plazo: venimos de un cese de actividad durante dos meses o de una reducción drástica de la facturación, con un aumento de gastos para cumplir la normativa y poder realizar nuestros tratamientos con seguridad, con agendas espaciadas y, por tanto, con menos afluencia de pacientes… pero esperemos que, con mucho trabajo y esfuerzo, salgamos pronto de esta situación y la superemos.