Congreso SEMDES
"Viene una época dura, de trabajo y sacrificio de la que saldremos victoriosos seguro", afirma el Dr. Manuel Míguez.

Dr. Manuel Míguez Contreras, presidente de la Sociedad Española de Medicina Dental del Sueño (SEMDeS)

¿Cómo se está viviendo en SEMDeS la actual crisis sanitaria?
Esta crisis es un gran problema sanitario, económico, personal, social… es decir, no solo se centra en el COVID-19, como enfermedad creadora de una pandemia, sino también en todas las consecuencias nunca pensadas ni ocurridas en una sociedad moderna como la nuestra. Nadie podía pensar que lo que está ocurriendo pudiese pasar, aún existe incertidumbre y no sabemos cuándo va a acabar esto. Pero, a pesar de todo, tenemos que seguir hacia adelante y entre todos continuar ayudando, cada uno en lo que podamos, dentro de nuestro puesto. Tuvimos que decidir por precaución días antes del estado de alarma suspender el primer Examen de Certificación de Experto en Medicina Dental del Sueño que se iba a llevar a cabo en las instalaciones del COEM el pasado 6 de marzo. Desde SEMDeS hemos realizado en este tiempo de confinamiento webinars, coordinados conjuntamente con el Consejo General de Dentistas y otras sociedades amigas como SEPES, SELO, AIO y alguno más, ahora en trámite con la SEDO y la Federación Latinoamericana de Sociedades del Sueño (FLASS).

¿Qué problemas desde el punto de la Medicina Dental del Sueño han podido aparecer durante el confinamiento en casa?
Esta crisis está causando un mayor estrés, ansiedad y alteración de nuestras rutinas. Las preocupaciones y cambios de horario pueden alterarnos el sueño fisiológico normal. Si “no pudimos salir a la calle” a hacer ejercicio y comimos más, la báscula se ha disparado. Y la aparición de Apnea (parada en la respiración) del Sueño y ronquido están muy relacionados con el aumento de peso. El sueño es un regulador importante de nuestro sistema inmunológico (encargado  de la defensa natural contra las infecciones, bacterias y virus, el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden). Estos cuerpos extraños o antígenos y las alteraciones del sueño pueden repercutir en una bajada de la acción de nuestro sistema inmunológico. Pacientes con Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) y comorbilidades (otras enfermedades relacionadas) son “de riesgo” y deben de extremar las medidas para evitar contagios. Aquellos que están siendo tratados por su dentista del sueño con dispositivos de avance mandibular (DAM) en las actuales circunstancias no deberían fallar en su uso, para que así no tengan alteraciones respiratorias durante el sueño. Los pacientes con SAOS tienen más posibilidades de tener apretamiento o bruxismo nocturno. Recomiendo entrar en la web de SEMDeS www.semdes.es donde se explica mejor todo esto. Cuando volvamos a la normalidad estos pacientes tratados con DAM deberían acudir a control con su dentista.

Aquellos pacientes que tienen el “mal hábito” de respirar por la boca y que su dentista está tratando de corregir mediante sus aparatos de ortodoncia y ejercicios funcionales para pasar a una respiración nasal normal recordarles que es muy importante seguir el tratamiento ya que en estos momentos es trascendental respirar por la nariz. Respirar por la boca en circunstancias normales es perjudicial ya que dentro de nuestro aparato respiratorio es la nariz la que tiene la importante función de recoger, canalizar y acondicionar el aire que entra a nuestro organismo. Calienta, humidifica y, muy importante, filtra (baja la carga de microorganismos que pudieran entrar) el aire que llegará hasta los pulmones. La filtración elimina partículas extrañas potencialmente perjudiciales.

¿Cambiará mucho la práctica odontológica a raíz de esta pandemia?
Nuestra profesión siempre ha vigilado y cuidado a nuestros pacientes. Siempre hemos establecido barreras y hemos luchado, entre otras muchas cosas, contra la transmisión y control de las enfermedades infecciosas. La clínica dental ya era un sitio seguro, pero evidentemente ahora tendremos que agregar un plus en la práctica diaria odontológica (no citar muchos pacientes, poner mamparas, mascarillas FFP2, etc.) y, sobre todo, en este momento en el que aún no disponemos de un tratamiento claramente eficaz ni de una vacuna. Tenemos que incrementar en nuestras consultas la protección de todos, personal y pacientes frente a la infección. En nuestras consultas seguiremos hoy más que nunca promocionando la salud. Tratamos pacientes con Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño-SAOS (muchos de ellos de edad avanzada, con comorbilidades y, por lo tanto, más vulnerables, pacientes a los que estamos beneficiando con nuestro tratamiento), pero bien llevadas como siempre serán una rígida barrera de contención a la infección nosocomial por SARS-CoV-2 y un lugar seguro donde evitaremos difundir la pandemia.

¿Aprenderemos o sacaremos algo positivo de esta situación tan complicada?
Claro que sí, de todo se aprende algo, pero la lección que estamos aprendiendo lamentablemente está siendo a costa de la vida y sufrimiento de muchas personas queridas. Hemos reforzado la lección de que, dentro de la sanidad, no debemos escatimar recursos ni medios ya que sino luego nos puede pasar lo que nos ha pasado. En salud debemos priorizar y saber lo que realmente es importante y lo que es secundario.

Aprovechando este canal conocido y querido por todos, ¿qué mensaje quiere transmitir a sus socios SEMDeS  y al resto de colegas de profesión?
Que tenemos esperanza en el ser humano, que me consta que al principio ante la crítica necesidad unos y otros donamos material, hicimos aportaciones económicas para comprar EPIs a los héroes que estaban en los hospitales salvando vidas en primera línea de batalla, empresas de nuestro sector se reconvirtieron altruistamente para producir pantallas y piezas de respiradores con tecnología de impresión 3D… Todo esto dice mucho de nuestro sector.
Ahora viene una época dura, de trabajo y sacrificio de la que saldremos victoriosos seguro. No será fácil, pero somos parte integrante de los sistemas sanitarios imprescindibles para que todo funcione bien. Debemos de empezar a trabajar ya, poco a poco y con seguridad para nosotros y nuestros pacientes. Tenemos que volver a generar confianza a nuestros pacientes para que se sientan seguros en nuestras consultas. Creo que todo el personal sanitario ha respondido de una manera muy desinteresada y algunos inclusive como héroes. Aprovecho para enviar un cordial saludo, mucho ánimo y cariño a las personas y amigos que hayan perdido algún familiar y están pasando por estos duros momentos. Estoy convencido de que todos unidos ganaremos al COVID-19.