Figura 1 a

La Ortopedia Funcional Maxilar, la Ortodoncia y la Rehabilitación Funcional Pura son las especialidades que junto a la Cirugía Ortognática tratan los problemas funcionales, morfológicos y estéticos del complejo orofacial.

Cada una de estas disciplinas guarda un estrecho vínculo científico, académico y clínico y se indican en diferentes etapas de la vida del paciente.

La Ortopedia funcional tiene su forma de actuar en las etapas de crecimiento y desarrollo del individuo, donde sus medios terapéuticos corrigen íntegramente y/o preparan el sistema para un tratamiento ortodóncico posterior menos complejo, de mejor pronóstico y resultados óptimos (1).

La conjunción del conocimiento de estas áreas nos permite ofrecerle la resolución adecuada y oportuna al paciente infantil cuando sus padres nos consultan a tempranas edades y así no frustrar la posibilidad que se nos presenta de brindar al paciente el tratamiento adecuado a su edad biológica.

Esta concepción implica tener una visión integral del paciente y poder brindarle la resolución de sus problemas oclusales en todas las etapas de su vida.

¿A qué edad se puede comenzar un tratamiento de Ortopedia funcional?

No hay una edad precisa que marque el comienzo de un tratamiento ortopédico funcional. Éste se debe realizar en el momento oportuno en que el diagnóstico muestre la alteración. Sin embargo, basándonos en la experiencia clínica, podemos afirmar que la edad mínima óptima en que el paciente infantil cuenta con la madurez necesaria para el uso de la aparatología removible ronda los cuatro años de edad.

Por otra parte, se debe tener en cuenta que la edad bilógica límite superior para actuar con la Ortopedia funcional corresponde al pico de crecimiento puberal, el mismo se estima alrededor de los once y doce años de edad para niñas y varones respectivamente: la respuesta de las células, tejidos y órganos a los procesos de crecimiento es mayor en etapas tempranas del desarrollo y se reduce a medida que se acerca la etapa de maduración.