Gaceta Dental entrevista a la Dra. Alejandra de la Rosa
Imágenes cedidas por Alejandra de la Rosa.

Dra. Alejandra de la Rosa, directora de las Clínicas Dentales Eniq.

Pionera en introducir la tecnología 3D en los tratamientos, la Dra. Alejandra de la Rosa, directora de las Clínicas Dentales Eniq, en Madrid, ha sido premiada recientemente en la categoría «Flujo de trabajo clínico digital» de los premios Smart Integration Award (Premio a la Integración Inteligente) organizados por Dentsply Sirona. Dichos galardones reconocen a las odontólogas y técnicas dentales que trabajan alrededor del mundo en entornos de laboratorio o en prácticas inteligentemente integradas, ofreciendo a sus pacientes innovadoras soluciones de tratamiento.

— Los Premios a la Integración Inteligente reconoce a las odontólogas y técnicos dentales de todo el mundo que trabajan en un entorno de consulta o laboratorio inteligente y ofrecen a sus pacientes soluciones de tratamiento modernas. Usted ha sido galardonada dentro de la Categoría: «Flujo de trabajo clínico digital», ¿esperaba recibir este reconocimiento por su trabajo? ¿Qué significa este galardón para usted?

— Realmente, tengo que reconocer que no me lo esperaba para nada. De hecho, cuando me lo propusieron reaccioné de forma muy natural porque me parecía «surrealista». Pensé, ¿pero cómo van a reconocer mi trabajo con tantas personas que hoy en día están subidas al carro de la digitalización a nivel mundial?

342_Protagonistas
La Dra. Alejandra De la Rosa, acompañada por su equipo, durante un tratamiento de navegación dinámica guiada en su clínica.

Al plantearme qué significado tiene este galardón, me vienen a la memoria todas las horas de trabajo, tantas y tantas, tratando de demostrarme a mí misma que la Odontología tenía que ser más, tal y como estaba ocurriendo en otras áreas del conocimiento como la Medicina. También recordé todos esos momentos en los que los colegas me decían que lo que hacía no valía la pena, mientras que otros me preguntaban que dónde me metía porque a veces desaparecía durante largos periodos de tiempo. ¡Probablemente estaba «pegándome» con una máquina o testeando un material!

— ¿Ni siquiera cuando estaba estudiando en la universidad soñaba con lograr un premio internacional? ¿Cómo se imaginaba la profesión en esos momentos?

— Realmente no, sinceramente, no me veía ni dando clases. No soy persona que necesite alimentar el ego. Las circunstancias, y las grandes amigas, me llevaron por estos derroteros. Quizás en tertulias privadas, ellas veían mi inquietud por hacer siempre que la Odontología fuese algo apasionante. Por eso insistieron siempre en que enseñara lo que hacía. Para mí la Odontología me permitía usar la lógica y la capacidad de resolución. Siempre soñaba que fuese una profesión tecnológica y así ha sido. Por fin la industria apuesta fuerte por nuestro sector.

SIEMPRE SOÑABA CON QUE LA ODONTOLOGÍA FUESE UNA PROFESIÓN TECNOLÓGICA, Y ASÍ HA SIDO. POR FIN LA INDUSTRIA APUESTA FUERTE POR NUESTRO SECTOR

— ¿Qué nivel de implantación real diría que tiene un flujo de trabajo clínico digital en las clínicas de España?

— Considero que los fabricantes se han dado cuenta de que deben ofrecer alternativas a los odontólogos con el fin de que éstos puedan acceder a la tecnología y soportar el costo que supone. Sin embargo, creo que deben invertir más en entrenamiento, no solo para su uso, sino para que el odontólogo consiga una alta rentabilidad en su aplicación, esto debe ser un win to win (en ambas direcciones). En nuestro país todo esto está comenzando, por tanto, para la industria debe ser un enclave con grandes posibilidades de crecimiento.

Desarrollo profesional en España

— Es licenciada en Odontología por la Universidad Central de Venezuela en Caracas, ¿cómo definiría la Odontología venezolana? ¿Qué diferencias destacaría de la Odontología entre su país de origen y España?

— Soy egresada de la Universidad de Venezuela, donde pude obtener una muy buena base. Sin embargo, al tener una madre gallega y un padre canario, en cuanto me gradué me trajeron a su tierra. Se podría decir, que llevo ya más años en España que en Venezuela. Todo mi desarrollo profesional es español. Mis estudios de doctorado y los muchos años de investigación fueron de la mano de grandes investigadores españoles de varias universidades públicas y privadas.

Dirijo desde hace muchos años posgrados universitarios y, en ellos, se reciben a estudiantes extranjeros y nacionales. Considero que el hecho de que un profesional sea brillante o mediocre no depende del país. Lo que sí te puedo asegurar es que depende mucho de los docentes y de las ganas que haya de motivar e impartir los conocimientos, de sacar lo mejor de cada alumno o, por el contrario, de simplemente estar allí para alimentar el ego, el currículum o el número de publicaciones.

342_Protagonistas
La Dra. de la Rosa recomienda a las futuras odontólogas que que sean «valientes y atrevidas».

Todo esto marca la diferencia, por eso los docentes tienen que ser conscientes de la responsabilidad tan grande que supone enseñar. Deben ser capaces de aportar todo su conocimiento y de darlo todo. Esto no pertenece a un país o a una región, es intrínseco del ser humano, y el resultado es la suma de todos en cualquier área del conocimiento. Esa ha sido una de las grandes enseñanzas de la COVID-19, un mundo más globalizado y generoso a nivel de la formación e información en nuestra área de conocimiento, lo que curiosamente hizo que surgiese un cambio de paradigma tan esperado, al menos por mí.

Las mujeres en la Odontología

— ¿Qué papel tienen las mujeres en la Odontología actual?

— El mismo papel que los hombres, aunque es cierto que Europa se caracteriza por una tendencia de contar con más hombres como líderes. Entiendo que esta situación se produce porque la mujer debe atender el hogar, situación que le impide dedicar tantas horas a su profesión. Sin embargo, me sigue resultando curioso, porque somos un porcentaje mucho más elevado de mujeres. Trabajamos mucho en el hogar, en la clínica, en la docencia, y seguimos sin ser líderes en las diferentes áreas, o colegios, o consejos. Algún día lograré resolver el misterio. Me encantaría ser testigo de cambios en este aspecto antes de jubilarme.

LOS DOCENTES TIENEN QUE SER CONSCIENTES DE LA RESPONSABILIDAD TAN GRANDE QUE SUPONE ENSEÑAR. DEBEN SER CAPACES DE APORTAR TODO SU CONOCIMIENTO

— En este sentido, y tras recibir este premio, ¿considera que es un referente para las nuevas generaciones de mujeres odontólogas? ¿Qué consejo les daría a las futuras odontólogas?

— No me considero referente, pero sí una persona con capacidad y ganas de aportar y de dar lo mejor de mí a quien lo necesite. Sobre todo, me gustan los retos. Sé que tengo mucho carácter, lo que muchas veces no sienta bien, pero, sin eso, tal vez, no hubiese tenido la fuerza para ser tan luchadora e ir contracorriente. Cometo muchos errores, como todo el mundo, pero pienso que para no cometerlos habría que no ejercer, no dirigir, no emprender. Me salva que soy buena gente y eso es algo de lo que sí me siento muy orgullosa.

Mi consejo para las futuras odontólogas sería que sean valientes, atrevidas y, sobre todo, que crean mucho en ellas, aunque el entorno les esté diciendo lo contrario. Que sepan que todo lo que se propongan en la profesión es más que posible y, por encima de todo, que estén muy unidas, se apoyen, se ayuden, que crean unas en otras y, aunque las estén cuestionando y no estén seguras, se apoyen como hacen los hombres. Si una lo consigue, tengan por seguro que otras irán detrás y ese será el comienzo del cambio.

Investigación y formación

— Es doctora en Medicina Molecular Aplicada por la Universidad Complutense de Madrid y Universidad San Pablo CEU y miembro, entre otras, de la Sociedad Europea de Endodoncia. También cuenta con una amplia experiencia en el campo de la formación, ya que, desde el año 2000, parte de su vida la ha dedicado al estudio, investigación y formación de odontólogos y especialistas. De sus diversas facetas dentro de la profesión, ¿qué le aporta la parcela investigadora y el campo de la formación?

— La parcela investigadora supune para mí el atrevimiento de poder plantear hipótesis que rompan esquemas, donde todo lo que imagines tenga cabida, aunque finalmente sea para saber que no era lo que pensabas, ¿o sí?, pero al menos tuviste el tesón de plantearlo.
La formación me ofrece la posibilidad de que alguien me permita orientarle no solo a nivel profesional sino personal, y cuando ese deber está cumplido y ves que no solo lo has conseguido, sino que esa persona te ha superado, es una satisfacción que no se puede describir.

— ¿Cuál sería entonces la faceta que más le enriquece como profesional?

— Tengo un problema y es que la clínica con pacientes, la formación y la investigación me enriquecen y apasionan por igual. Tal vez eso ha sido lo más complicado, el llevar a cabo las tres áreas y no querer dejar ninguna.

— ¿Cuál es la mejor recompensa que recibe de su trabajo?

— Que me lleguen pacientes a la consulta con enfermedades bucales y tener la capacidad de poder curarlos y restablecer su salud. También poder formar personas bajo todo punto de vista, y luego ver que son grandes profesionales.

Tecnología 3D en tratamientos

342_Protagonistas
En opinión de la Dra. Alejandra de la Rosa, impartir formación «me ofrece la posibilidad de que alguien me permita orientarle, no solo a nivel profesional, sino también personal».

— En 2009 fue pionera en introducir la tecnología 3D en tratamientos, ¿Cómo ha mejorado su trabajo desde que utiliza esta tecnología? ¿Cómo ve el futuro de la profesión?

— Hace 14 años comencé con las primeras captadoras y fresadoras que salieron al mercado, trabajábamos con los primeros algoritmos secuenciales aplicados a nuestra área del conocimiento de forma solitaria en la consulta y con los primeros materiales que salieron para ello, testándolos, con una curva económica y de aprendizaje importante.

Para muchos, en aquel momento, era una «loca» y aquello era una pérdida de tiempo. Compartía con personas de muchas partes del mundo las dificultades y posibles soluciones, aquello era error y ensayo. Los ingenieros que lo fabricaban tenían dificultades para el desarrollo de los softwares sin el feedback del clínico. En aquel entonces era un intento entre todos por conseguir la digitalización de la Odontología. Luchábamos porque la tecnología tuviese cabida en las clínicas dentales y en el plan de estudios universitarios de Odontología, con todos los obstáculos y conflictos que todos sabemos que esto supone.

Pero, sin duda, y desde el primer momento, el planteamiento era dar al paciente una Odontología de mejor calidad, que permitiese preservar la estructura dental, permitiendo, también, más precisión en los tratamientos. Y creo que se ha conseguido en todas las áreas.

El futuro está ya aquí, todo lo que hagamos por mejorar nuestro servicio nos permite a los odontólogos diferenciarnos y que seamos valorados por la excelencia de nuestra praxis (con o sin tecnología) y no por las tarifas o gratuidad de los tratamientos. Curiosamente la COVID ha afianzado el hecho de que somos sanitarios y no barberos, habiendo cambiado claramente la percepción del paciente.

Clínicas Dentales Eniq

— Dirige las Clínicas Dentales Eniq, ¿cómo se compagina estar al frente de la dirección de estas clínica con otras facetas? ¿cómo gestiona y forma a su equipo?

— Es una muy buena pregunta, ya que, al igual que muchos colegas, desarrollar proyectos de clínicas es una labor que requiere mucho tiempo y esfuerzo. Realmente, sin un equipo, la formación, la investigación y la clínica sería imposible de compaginar. Cuando me refiero al equipo hablo de auxiliares, higienistas, personal de limpieza, personal administrativo, doctores y recepcionistas, todos y cada uno de ellos son muy importantes. Pienso, después de mucha lucha donde hubo fracasos y éxitos de gestión, que si lo que planteas es un win to win (recíproco), los equipos suelen darlo todo.

Por otro lado, si lo que te planteas es una clínica donde el manejo de la tecnología es importante, sin duda, debes invertir tiempo en la formación del personal y, si no lo tienes, (que es lo que le suele pasar al verdadero clínico), tienes que apostar por perfiles de personal con algún tipo de formación profesional, para poder introducirlos en el área digital sin tanta dificultad. Por el contrario, el entrenamiento podría resultar muy cuesta arriba.

CURIOSAMENTE LA COVID HA AFIANZADO EL HECHO DE QUE SOMOS SANITARIOS Y NO BARBEROS, HABIENDO CAMBIADO CLARAMENTE LA PERCEPCIÓN DEL PACIENTE

Odontología Estética

— Su clínica está enfocada, entre otras cosas, a la Odontología Estética, ¿cree que el consumo de este tipo de Odontología está aumentando? ¿Cuáles son los tratamientos y novedades de la Estética dental y qué impacto ha tenido la pandemia sobre ellas?

— Sin duda, la pandemia ha producido grandes cambios en las costumbres del consumo, las redes han experimentado un gran auge y lo que más se exhibe en ellas es la estética, tanto de hombres como de mujeres. El hecho de llevar mascarilla ha permitido a la población hacerse tratamientos «sin que los demás se enterasen» y la venta de la estética se ha disparado, tanto en Medicina como en Odontología.

Entre los tratamientos de estética más demandados están las carillas, y como novedad en esta área, el poderlas hacer sin apenas preparar el diente, es decir, non-prep veneres, así como también, el poder diseñar una sonrisa digitalmente y presentarla al paciente como una aproximación de cómo podría quedar su tratamiento.

Otros tratamientos que se dispararon fueron la Ortodoncia invisible, los blanqueamientos personalizados y el tratamiento del bruxismo, como consecuencia de la incertidumbre vivida en la pandemia.

— ¿Cuáles serán sus principales objetivos y proyectos en el próximo año?

— El objetivo y reto del próximo año es poder hacer un enfoque odontológico digital más completo y fluido donde podamos engranar la radiología, los articuladores digitales, las captadoras, la fresadora y el láser. De esta forma, tener en tiempo real la oclusión dinámica del paciente, lo que nos va a permitir es crear equipos multidisciplinares para tratamientos aún más integrales.

También la aplicación de terapias regenerativas, ya no solo con plasma como veníamos haciendo, sino con células madres. Y seguir desarrollando la navegación guiada dinámica, que ya aplicamos en la Endodoncia e Implantología, en áreas como los autotrasplantes dentales.