Para qué sirven los enjuagues bucales
Los enjuagues bucales son productos complementarios que nunca deben sustituir al cepillado dental. Foto: Andrey_Popov, Shutterstock.

Los enjuagues bucales se han convertido, hoy en día, en un producto muy presente en nuestra higiene bucodental. Basta con ver la televisión, donde se anuncian de manera habitual, o con echar un vistazo a los lineales de productos de higiene de los supermercados. Pero, ¿sabes realmente para qué sirven los enjuagues bucales y los tipos de colutorios que existen en el mercado?

A continuación responderemos a estas cuestiones y desterraremos algunos mitos sobre los enjuagues bucales.

¿Qué son los enjuagues bucales?

Los enjuagues bucales, técnicamente llamados colutorios, son una herramienta complementaria, pero no esencial, de la higiene bucodental diaria. Desde el Consejo General de Dentistas lo definen como “un líquido medicinal para enjuagarse la boca durante un tiempo determinado y después expulsarlo”.

El Consejo insiste en su característica de “no esencial” porque nunca sustituyen al cepillado ni a la higiene interdental.

¿Para qué sirven los enjuagues bucales?

Los colutorios están pensados para finalidades muy concretas. Por ello, su uso no debe generalizarse y debe ser adaptado a cada paciente en particular. Entre los usos más habituales se encuentran:

  • Los enjuagues bucales refrescan el aliento de manera temporal. Algunos, por ejemplo, ayudan a combatir las bacterias y a mejorar el mal aliento.
  • Los colutorios ayudan a prevenir la formación de la placa en encías y en espacios interdentarios.
  • Los enjuagues bucales se han convertido en un complemento al cepillado y a la higiene interdental.
  • Algunos colutorios ayudan a combatir la caries gracias a su composición a base de flúor.
  • Los enjuagues ayudan a prevenir la gingivitis.

¿Qué tipos de colutorios existen?

Tal y como nos describe el Consejo General de Dentistas en el número 51 de la revista “Consejos de tu dentista”, existen varios tipos de colutorios:

  • Anticaries: su composición, a base de flúor, permite evitar la desmineralización del esmalte y evita la caries.
  • Antigingivitis: con agentes antisépticos que controlan las diferentes bacterias que producen la gingivitis.
  • Para la sensibilidad dental: estos colutorios actúan taponando los túbulos, dejando de transmitir la sensibilidad dental.
  • Para combatir el mal aliento: ayudan a combatir las bacterias que producen el mal aliento.

3 mitos sobre los enjuagues bucales

Desde el Consejo General de Dentistas insisten en que es importante conocer algunos aspectos referentes a los colutorios.

El enjuague bucal combate el mal aliento

Muchos pacientes los utilizan sin ningún tipo de prescripción médica para combatir el mal aliento. Pero en ocasiones, sin embargo, no consiguen mejorar su situación porque no han recibido un diagnóstico profesional que determine la causa de esa halitosis. Por ello es tan importante que acudas a tu dentista para que valore tu caso.

El enjuague sustituye al cepillado

Un colutorio nunca sustituye al cepillado dental. Su uso es siempre complementario.

Los enjuagues sin alcohol son inofensivos

El uso excesivo y no controlado por parte del paciente también puede resultar nocivo y provocar, por ejemplo, tinciones dentales.