¿Pueden las imágenes dentales por CBCT ayudar a prevenir accidentes cerebrovasculares?
¿Pueden las imágenes dentales por CBCT ayudar a prevenir accidentes cerebrovasculares?. Imagen: Jesse Orrico RM. Unsplash.

En las tomografías computarizadas de haz cónico (CBCT) se puede identificar la aterosclerosis, – acumulación de placa -, en la arteria carótida, lo cual puede dar a los dentistas la oportunidad de ayudar en el diagnóstico temprano y la prevención de accidentes cerebrovasculares.

«Un dentista cirujano o un radiólogo oral puede ser el primer profesional en detectar este cambio y derivar al paciente a su médico para más pruebas», escribió el grupo, dirigido por el Dr. Heraldo Luís Dias da Silveira, profesor asociado de radiología en la Facultad de Ciencias Odontológicas de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, en Brasil.

Cada vez con más frecuencias, los profesionales de la odontología utilizan las exploraciones CBCT para diversas aplicaciones clínicas, como puede ser la planificación de implantes dentales, la visualización de dientes anormales y el diagnóstico endodóntico. Al revisar estas imágenes, verán con frecuencia algunos hallazgos incidentales que incluyen cambios periapicales, de las glándulas salivales, cerebrales y vasculares.

Concretamente en los cambios vasculares, la detección incidental de placa en la arteria carótida interna (ACI) es especialmente vital, ya que la calcificación de la arteria carótida es un marcador conocido de aterosclerosis y se asocia con una alta tasa de morbilidad y muerte. Dado que los cirujanos dentales solicitan habitualmente exámenes con CBCT, hay posibilidades de detectar la calcificación de la arteria carótida, lo que puede afectar a la salud general de los pacientes, según los autores.

Para este estudio, se obtuvieron 284 exámenes de una clínica dental privada, en los cuales se exploró la presencia y la gravedad de las calcificaciones en las exploraciones CBCT de las vías extracraneal e intracraneal de la arteria carótida. Los exámenes fueron revisados ​​por observadores que desconocían las características de los pacientes, hombres y mujeres de 40 años o más, que se habían sometido a exploraciones CBCT para poder realizarse la colocación de implantes.

Se detectaron calcificaciones en 179 exámenes (63%), con 57 en las vías extracraneales y 166 en las vías intracraneal. De los 179 exámenes, 44 (25%) tenían calcificaciones en ambas vías, escribieron los autores. Además, el 19% de las calcificaciones de la vía intracraneal y el 60% de las de la vía extracraneal fueron graves.

Las limitaciones del estudio incluyeron el hecho de que las tomografías computarizadas de haz cónico no son el examen preferido para evaluar la enfermedad cardíaca. Sin embargo, las CBCT permiten la detección de calcificaciones en las vías extracraneal e intracraneal de la arteria carótida interna, anotaron los autores.

«Hay una alta incidencia de calcificaciones ICA en CBCT como hallazgos incidentales en pacientes adultos», concluyó el grupo.

Fuente: Dr. Buicuspid.
El estudio completo ha sido publicado en el European Journal of Radiology.