Nico Rodríguez, un odontólogo olímpico
New National Stadium de los Juegos Olímpicos de Tokyo. Foto: Shutterstock/StreetVj.

Acababa de terminar su carrera en Odontología en Austria cuando recibió una llamada que daría a su vida un giro de 180º grados. Hoy, luce una medalla olímpica de bronce. Es la historia de Nico Rodríguez, un joven vigués que decidió dejar atrás la clínica dental para surcar las aguas japonesas junto a su compañero, Jordi Xammar.

Cuando se graduó, allá por el año 2016, tenía muy claros sus planes a largo plazo: trabajaría durante unos años en una clínica dental en Países Bajos, ahorraría dinero y abriría su propio centro en Vigo, su tierra natal. La propuesta de su amigo de formar un equipo de vela en categoría de 470 para los Juegos Olímpicos de Tokyo le pilló por sorpresa, pero Nico Rodríguez no pudo resistirse.

Y menos mal. Desde su unión, la pareja deportiva ha conseguido un palmarés envidiable en el que figuran títulos en los tres últimos Mundiales y en los Europeos. Por si fuera poco, también cumplieron con creces su meta inicial: llegar a los Juegos Olímpicos. Las aguas del sur de Japón no fueron sencillas y, aunque la competición estuvo repleta de altos y bajos, Xammar y Rodríguez lograron sobreponerse y alzarse con el bronce.