Por qué la música de tu consulta dental es importante
La música clásica, especialmente la de piano, ayuda en los estados de relajación de los pacientes. Foto: Marius Masular, Unsplash.

Que la música ejerce notables influencias sobre nuestro estado de ánimo es un hecho más que evidente. Ya desde la antigua Grecia se ha reconocido la importancia de la música y filósofos como Aristóteles o Platón recogieron sus impresiones sobre el poder que ejercían las melodías en facetas como la educación, el aprendizaje o nuestra predisposición anímica.

Tal y como escribía Platón en La República, “(…) la educación musical es de suma importancia a causa de que el ritmo y la armonía son lo que más penetra en el interior del alma y la afectan más vigorosamente, trayendo consigo la gracia, y crea gracia si la persona está debidamente educada, no si no lo está”.

Aristóteles, por su parte, en La Política, esgrimía que “es por lo tanto imposible, vistos todos estos hechos, no reconocer el poder moral de la música. Y puesto que este poder es muy verdadero, es absolutamente necesario hacer que la música forme parte de la educación de los jóvenes”.

Dejando de lado épocas tan lejanas como la antigua Grecia, vamos a explicarte por qué es importante que utilices la música como un elemento más en la gestión de tu consulta dental.

Beneficios de la música en tu clínica dental

Entre los beneficios más importantes que ejerce la música en nuestro estado de ánimo en general, se encuentran los siguientes:

Disminuye los niveles de estrés y ansiedad

Seguro que has escuchado el refrán “la música amansa a las fieras”. La explicación científica a esta afirmación tan popular, tal y como recoge la web de National Geographic”, está en el hipotálamo: “la música actúa sobre el hipotálamo, el núcleo de accumbens y el área tegmental ventral, lo que activa los centros de recompensa y placer de nuestro cerebro. También estimula la producción de óxido nítrico, una sustancia vasodilatadora; la liberación de serotonina; y ayuda a reducir los niveles de cortisol, la hormona responsable del estrés y la ansiedad”.

Influye en la memoria

¿Alguna vez te has preguntado por qué los niños aprenden los colores, las formas o los nombres a través de una melodía? Diversos estudios han demostrado que la música estimula el hemisferio izquierdo del cerebro, el encargado del aprendizaje del lenguaje, los números y el uso de la lógica.

Según el Instituto de Neurorehabilitación Infantil InPaula, “al evaluar los efectos de la música a través de registros electroencefalográficos, se ha encontrado que la música origina una actividad eléctrica cerebral tipo alfa. Esta actividad cerebral aparece cuando estamos en estado de relajación, nos tranquiliza y nos ayuda a concentrarnos, a tener menos miedos y a ver con más claridad nuestros objetivos”.

Por tanto, la música aumenta la capacidad de memoria, atención y concentración y mejora la habilidad para resolver problemas matemáticos y de razonamientos complejos. Incluso influye en el aprendizaje de nuevos idiomas. Y es que relacionar la información con una melodía permite recordar los datos con más facilidad.

Mejora el descanso y el sueño

Las personas que tienen dificultades a la hora de dormir suelen recurrir a la música, ya que propicia un sueño más relajado. Esto se debe a que las ondas cerebrales son más lentas y uniformes al escuchar música.

La música, especialmente la clásica, sigue un ritmo de 60 unidades de tiempo o “latidos” por minuto. Así, según explican en Dokhand, “entramos en un estado de conciencia en el que predominan las ondas alfa y, en algunos casos, incluso las ondas theta (…) Las ondas alfa son las que tienen lugar en nuestro cerebro cuando estamos calmados y en armonía. Y las ondas theta se producen en periodos de máxima creatividad, meditación y durante el sueño».

Calma el dolor

Las conclusiones de un estudio realizado por The Lancet en agosto de 2015 son muy interesantes al respecto. Se trata de una revisión científica de trabajos publicados sobre este tema en los últimos 70 años. La investigación concluyó que la música puede ayudar a mitigar el dolor y la ansiedad del paciente tras una cirugía, reduciendo además la necesidad de analgésicos. En dicha revisión se evaluaron 72 estudios que en los que habían participado entre 20 y 458 pacientes, con un total de casi 7.000 individuos.

Así, entre las conclusiones del estudio, los autores determinaron que “la música podría ofrecerse como una forma de ayudar a los pacientes a reducir el dolor y la ansiedad durante el periodo postoperatorio. El momento y la forma de administrarla pueden adaptarse a cada entorno clínico y a los equipos médicos”.

Mejora el rendimiento físico

¿Por qué muchos atletas profesionales escuchan música antes de una cita deportiva de gran importancia? Además de la necesidad de abstraerse del ambiente exterior, buscan una dosis extra de motivación.

Y es que, según varios estudios, la presencia de la música en la práctica deportiva produce situaciones como:
– Retraso en la percepción de la fatiga.
– Menor percepción de esfuerzo.
– Mejora de los tiempos.
– Sincronización de los movimientos.
– Mayor o menor secreción de la noradrenalina.
– O mejora o aumento del pico de potencia.

Qué música elegir para tu consulta dental
Independientemente del estilo de música que elijas para tu consulta dental, el tono y volumen deben ser los adecuados para favorecer la relajación y comunicación de los pacientes. Foto: blocks, Unsplash.

¿Por qué utilizar la música en tu consulta dental?

Al igual que cuidas en detalle el mobiliario y decoración de tu clínica dental, o estableces un protocolo de atención a tus pacientes, debes considerar la música como un integrante más de tu marca.

Elementos como los colores o los materiales del mobiliario de tu clínica, los olores naturales y artificiales, la temperatura ambiente, las diferentes tonalidades de luz o la música conforman un todo que constituirá la imagen de marca de tu clínica y mejorarán la experiencia de usuario o customer experience.

Tal y como ya publicó Miguel Ángel Povedano Jiménez en Gaceta Dental en referencia a pacientes que padecen ansiedad, “el marketing sensorial auditivo podría consolidarse como una herramienta útil para estos pacientes, de tal manera que ayudaría a alcanzar mayores niveles de atracción y fidelización en la clínica dental, convirtiendo en una experiencia más agradable el tratamiento odontológico y, así, conseguir una diferenciación que genere una ventaja competitiva sostenible en el tiempo. La música en la sala de espera contribuye a la disminución de la ansiedad, ayudando a los pacientes y mejorando la relación profesional-paciente”.

Útil en la lucha contra la odontofobía

Según datos publicados el pasado 2020, el 15% de la población sufre odontofobia o fobia dental. La odontofobia se encuentra entre las diez fobias más comunes y se define como el miedo o estado de angustia cuando un paciente acude al dentista. Este miedo puede deberse a diferentes causas como una mala experiencia previa, bien sea durante la infancia o durante la edad adulta; miedo al dolor en general (sin que exista una experiencia traumática anterior), o el simple hecho de acudir en ocasiones puntuales a las revisiones odontológicas.

La utilización de la música propiciará que disminuya el estado de ansiedad en el paciente, se reducirá la presión arterial, la frecuencia cardiaca y respiratoria y aumentará la plasticidad del cerebro. Todo ello hará que mejore su actitud, aumente su optimismo y, a su vez, la predisposición a ser tratado.

Además, ese estado de relajación provocará que el paciente exprese con mayor claridad sus problemas, dolencias y miedos, repercutiendo en un mejor diagnóstico y elección del tratamiento adecuado.

¿Qué música elegir para tu consulta dental?

Hay quienes apuestan por música clásica, especialmente la de piano, para crear un ambiente más cálido y relajado. Aunque otros prefieren utilizar música pop, que es fácilmente reconocible por cualquier paciente y que, gracias a la repetición de ritmos, provoca una sensación de control que le relaja y le hace sentir más cómodo.

En cualquier caso, y elijas el estilo que elijas, recuerda que el volumen y el ritmo no deben ser muy elevados para no entorpecer la comunicación y crear un entorno lo más calmado posible.

Y tú, ¿utilizas música en tu consulta dental?, ¿qué estilos son los que más agradecen tus pacientes?