Los 7 mejores remedios caseros para el dolor de muelas
Remedios caseros para el dolor de muelas. Foto: Joanna Kosinska. Unsplash

Muchas veces pasa que en el momento más inesperado e inoportuno, te asalta un dolor de muelas. Si bien lo aconsejable es ir al dentista, puede que en ese momento no sea posible o tengas que esperar unas horas. Sobre todo porque muchas veces el dolor de muelas aparece por la noche, ya que al estar echados en la cama, la sangre fluye más y mejor hacia la cabeza. En estos momentos, lo único en lo que podemos pensar es, ¿cómo se quita el dolor de muelas rápido?

Para estas situaciones, te vamos a proponer 7 remedios caseros para el dolor de muelas que seguro te van a ser útiles. Sobre todo porque muchas de las cosas que necesitas, las vas a tener en casa sin problema.

Compresas frías o hielo para el dolor de muelas

¿Por qué te ayudan? Porque el frío, al estar en contacto con la zona que te duele (la cara o la mandíbula) contrae los vasos sanguíneos. Al haber menos circulación, disminuye el dolor.

¿Cómo aplicar el frío?

Envuelves el hielo en una toalla fina o tela medianamente gruesa, y lo presionas con suavidad contra la zona donde te duele. Aproximadamente durante 15 o 20 minutos. Puedes repetir tantas veces como lo necesites.

¿Cuándo vas a necesitarlo? Cuando tienes una caries muy desarrollada, hasta el punto que te ha provocado un flemón.

Enjuagues con agua y sal

Como la sal es un agente antibacteriano natural, viene muy bien para reducir inflamaciones e incluso puedes hacerlo como medida preventiva, si sueles tener dolor leve de vez en cuando.

¿Por qué el enjuague con agua y sal previene el dolor de muelas? Porque por un lado la sal, como hemos dicho, combate las bacterias. Y el agua ayuda a eliminar restos de comida y residuos a los que no hemos llegado con el cepillo de dientes, que muchas veces son los causantes de esas molestias.

Otras veces es simplemente porque te acaban de sacar una muela y tienes la zona dolorida o porque tienes una llaga. Este remedio casero también sirve para curar heridas bucales. Como ves, es un remedio muy versátil.

¿Cómo aplicarlo?

Muy fácil. Echamos media cucharada pequeña de sal (normal o marina) en un vaso de agua, que debe estar tibia, y ya lo puedes usar para enjuagarte la boca. Puedes hacerlo tras cada comida o únicamente tras la cena.

Bolsitas de té de menta o té negro

Una bolsita de té ligeramente caliente sobre la encía puede ser de mucha ayuda para combatir el dolor de muelas.

¿Por qué? En el caso de la menta, es por su composición antibacteriana y antioxidante. Por eso es aconsejable en el caso de encías sensibles. Si nos referimos al té negro, es porque contiene ácido tánico, el cual tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Así que lo aconsejamos en caso de tener una inflamación o incluso un absceso periodontal.

Masticar perejil

Otro remedio muy bueno y rápido para calmar el dolor de muelas en casa es masticar perejil fresco en la zona donde sentimos el dolor (por supuesto, has de masticar con suavidad). Esto ayudará a calmarlo, gracias a las propiedades anestésicas del perejil. Además de reducir la carga bacteriana que tengamos en esa zona.

Importante: tras masticar el perejil, aclárate bien la boca para que se vayan todos los restos y no se quede nada entre los dientes.

Tomillo en enjuague bucal

El tomillo es otra de las hierbas que pueden ayudarte a calmar los dolores de muelas. ¿Por qué? Porque como muchos de los remedios ya vistos, posee propiedades antibacterianas y antioxidantes.

¿Cómo usar el tomillo para el dolor?

Se puede usar de varias formas: añades tomillo fresco a una olla con agua (una taza será suficiente). Espera a que el agua esté en ebullición para echarlo, y pasados 2 o 3 minutos en los que ha estado hirviendo, lo retiras, lo dejas enfriar, y ya tienes tu enjuague bucal.

Otra manera aún más fácil es, si tienes aceite de tomillo, echas directamente un par de gotas a un vaso de agua a la mitad. O las echas sobre un algodón y lo aplicas sobre la zona donde sientes el dolor.

Clavo para molestias en la boca

Este puede ser el remedio que a lo mejor tienes menos a mano, pero no queremos dejar de comentarlo porque uno de los principales componentes del clavo es el eugenol, que de manera natural actúa como un analgésico que adormece el área donde lo aplicas, además de un antiséptico.

Por eso lo recomendamos cuando el dolor de muelas se debe precisamente a que te han extraído la muela, ya que reduce la inflamación y las molestias.

¿Cómo usar el clavo para el dolor de muelas?

Esto dependerá de lo que estés usando exactamente. Si son clavos de olor, puedes remojarlos y hacer con ellos y un poco de agua una pasta que debes aplicar a la encía y al alveolo.

O puedes masticarlo suavemente, si tu sabor no te desagrada y dejarlo pegado cerca de la zona que te duele, para que se note su efecto.

Si estás usando aceite de clavo, dilúyelo con un poco de agua, vuelca unas gotas en un trocito pequeño de algodón y aplícalo a la zona afectada. O directamente puedes echar varias gotas de aceite de clavo en agua y usarlo como enjuague bucal.

¿Cuándo usar el aceite de clavo? Cualquier de las opciones la puedes repetir varias veces al día.

Cómo se aplica el ajo para el dolor dental

El ajo, como muchos de los remedios mencionados en este artículo, posee un efecto antibacteriano, en este caso gracias a la alicina. Por eso es recomendable, porque además de actuar como analgésico, elimina las bacterias de la placa dental. Lo que previene las caries.

¿Cómo usarlo?

Muy sencillo. Tritura el ajo hasta formar una pasta, – puedes incluso añadir sal, que ya hemos visto que también ayuda, – y lo aplicas a la zona dolorida.

También es cierto que no todo el mundo tolera el sabor del ajo, por eso lo hemos puesto como última opción. Porque si este remedio definitivamente no es para ti, al menos tienes los otros seis anteriores.

Habiendo dicho todo esto, es importante tener en cuenta varias cosas.

Hay muchas causas posibles para el dolor de muelas, desde una simple caries a otras más graves. Estos remedios son para dolores leves o para aplicar mientras te vea tu dentista. Pero si se trata de un dolor de muelas muy fuerte, siempre tendrás que acudir a una clínica dental y/o tomar un buen analgésico, que en este caso casi seguro será la manera más rápida de calmar el dolor de muelas.

Lo mismo sucede si el dolor es por la aparición de las muelas del juicio y no hay remedio casero que lo pare.

Además, si estás embarazada, lactando o crees que alguna de estas hierbas te puede afectar negativamente, igualmente deberás dirigirte a tu dentista de confianza para otras posibles soluciones.