Efectos de las drogas en los dientes
Efectos de las drogas en los dientes. Foto: Marcus P. Unsplash

El consumo de drogas tiene un efecto nocivo sobre la salud bucodental, por diferentes motivos, dependiendo de la frecuencia con que se toman y del tipo de droga que sea.

Según los datos publicados por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social del Gobierno de España, en un estudio realizado desde el 7 de febrero al 13 de marzo de 2020, estas son las drogas que más se consumen y que por lo tanto causan más estragos en nuestros dientes:

  • El alcohol lo consumían el 77,2% de los encuestados.
  • En segundo lugar, la droga más consumida era el tabaco, con un 39,4%
  • El cannabis es la droga ilegal más consumida, por un 10,5% de los encuestados.
  • Seguida de la cocaína polvo y/o base, en un 2,5%
  • El éxtasis representaba un 0,9%, las metanfetaminas un 0,3% y la heroína un 0,1% de consumo.

De las consecuencias de todas estas drogas en tu salud dental vamos a hablar a continuación, desarrollando algunos de los efectos que nos explican desde la Clínica Dental de Terrassa.

¿Cómo afecta el consumo de drogas a los dientes?

Pueden afectar tanto a los dientes como a las encías. Sus efectos en general son sequedad bucal, caries, hipersensibilidad dental, rechinar los dientes (bruxismo), enfermedades periodontales, erosión del esmalte, necrosis del paladar y en casos más graves pueden llevar a desarrollar cáncer orofaríngeo.

El alcohol provoca sequedad

  • Uno de sus mayores efectos es la sequedad en la boca, ya que si se consume en gran medida puede reducir el PH de la boca y por tanto la producción de saliva.
  • Como además el alcohol suele ser ácido, provoca erosión dental, lo cual a su vez facilita que haya una mayor incidencia de caries.
  • Algunas otras consecuencias de la ingesta de alcohol en exceso son la inflamación de los tejidos orales, lo que puede llevar a enfermedades periodontales y pérdida de dientes.
    Por último, un consumo desmedido también puede provocar temblores en la lengua.

El tabaco provoca enfermedades en las encías

  • El efecto que todos conocemos debido al consumo excesivo de tabaco es el color amarillento de los dientes.
  • También se ha asociado a una mayor incidencia de enfermedad de las encías y produce una mala cicatrización de las mismas.
  • El tabaco también disminuye la capacidad inmunitaria y aumenta el riesgo de desarrollar un cáncer, el más obvio, el cáncer oral.

La marihuana o cannabis aumenta el riesgo de caries

  • Fumar hierba puede causar sequedad continua en la boca (también llamada xerostomía) y por lo tanto provocar problemas de caries, ya que la saliva juega un papel importante en la protección del esmalte dental, que a su vez protege al diente.
  • Aumenta el riesgo de problemas en las encías, derivando en gingivitis y si no se trata, en periodontitis. Sus últimas consecuencias son la pérdida de dientes, ya que estas enfermedades afectan al tejido que lo sostiene.
  • Además, el humo del cannabis puede provocar cáncer de boca.
  • Por si fuera poco, varios estudios confirman que los consumidores de cannabis ya de por sí no tienen una buena higiene bucal, lo que acentúa todos los posibles problemas que la droga puede causar.

La cocaína provoca úlceras bucales

  • Muchas veces, quienes consumen cocaína la frotan en sus encías. La consecuencia directa de esto es que aparezcan úlceras, no solo en las encías en sí, también en los huesos adyacentes.
  • Además, al mezclarse con la saliva se forma una mezcla muy ácida que erosiona el esmalte de los dientes, lo que les hace más propensos a las caries.
  • Otro efecto es el bruxismo o rechinar de dientes, con todas las consecuencias que este conlleva: cefaleas (dolores de cabeza) que pueden derivar en migrañas, dolores en la mandíbula e incluso pérdida de dientes.

El éxtasis aumenta la frecuencia de enfermedades periodontales

  • Como hemos visto en muchas de las anteriores drogas, consumir éxtasis tiene en común efectos como rechinar los dientes o provocar sequedad en la boca.
  • Ya sabemos que una boca seca significa mayor propensión a las caries, lo que aumenta aún más con el consumo de bebidas azucaradas, que muchas veces acompaña la toma del éxtasis.
  • Por último, es común llegar a desarrollar enfermedades periodontales: inflamación, sangrado, gingivitis y periodontitis.

“Boca de anfetamina”

  • Los efectos de la anfetamina sobre la salud bucal son tales que hasta tienen su nombre propio, provocando lo que los dentistas llaman “boca de anfetamina”. Es decir, provoca un cuadro de caries severas en muy poco tiempo, ya que es tremendamente ácida y por tanto destruye el esmalte dental.
  • Otro motivo es la ya mencionada boca seca, que favorece el crecimiento de las bacterias y por tanto, igualmente, la caries.
  • Para terminar, otro efecto conocido es el bruxismo, ya que las anfetaminas en concreto pueden provocar mucha ansiedad, lo que lleva a rechinar los dientes.

La heroína favorece la aparición de infecciones virales en la boca

  • La heroína hace rechinar de dientes y aumenta la tensión en la mandíbula.
  • Además, las personas que consumen heroína tienen tendencia a querer consumir alimentos dulces, lo que aumenta el riesgo de caries.
  • La heroína también causa sequedad en la boca, lo que conlleva asociado una mayor probabilidad de infecciones virales, enfermedades de las encías, aparición de hongos en la boca y decoloración de la lengua.

En general, el excesivo consumo de drogas, como hemos podido ver, puede aumentar de manera significativa la aparición de problemas dentales (además de problemas de otra índole que no se han tratado aquí por no ser de carácter dental).

Ya no solo por los efectos de las drogas en sí, sino porque cuando se consumen de manera desproporcionada también llevan a una peor higiene bucal o incluso un abandono total de la misma.

El tratamiento de las consecuencias derivadas del uso y abuso de las drogas dependerá del daño que estas hayan causado y se tratarán como para cualquier otro paciente: empastes, endodoncias, tratamientos con flúor, extracción de piezas, etc. Y en lo que se refiere al aspecto estético, muchas veces se usan carillas para tapar los desperfectos causados.