Tratamiento de fisioterapia del trastorno craneomandibular
En la foto, Alba Paris atendiendo a un paciente en su consulta. Imagen cedida por el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias.

El pasado fin de semana, el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias organizó un curso para formar al colectivo de fisioterapeutas para tratar el abordaje del denominado trastorno craneomandibular.

¿Qué es el trastorno craneomandibular?

El trastorno craneomandibular es un término muy amplio que engloba diferentes procesos que afectan a la articulación temporomandibular y los tejidos periarticulares, entre ellos los músculos masticatorios. Un porcentaje muy elevado de afecciones de la articulación suelen generar dolor articular. De hecho, casi un 80% de los pacientes (según algunos estudios epidemiológicos) cursan dolor de cuello.

“Es frecuente que estos pacientes presenten dolor localizado en la región orofacial o referido hacia la cabeza y cuello, pudiendo coexistir todo esto junto con una mayor o menor pérdida de apertura bucal u otras dificultades masticatorias”, asegura la médico y fisioterapeuta Alba Paris, investigadora en activo desde hace más de 10 años, con más de 40 artículos científicos publicados en revistas nacionales e internacionales, y que ha sido una de las ponentes del curso organizado por el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias (COFC) en Santa Cruz de Tenerife del 10 al 12 de septiembre, para formar al colectivo en el abordaje de estas patologías.

El fisioterapeuta es clave en el equipo multidisciplinar de tratamiento a estos pacientes, ya que posiblemente sea el que provea un tratamiento más completo siempre y cuando sea experto en el área y adopte un planteamiento terapéutico multimodal”, añade.

Causas del trastorno craneomandibular

Se desconoce la causa concreta que puede generar un trastorno de este tipo. Sin embargo, hay evidencias científicas que muestran que afectan más a las mujeres que a los hombres y que lo padece alrededor del 20% de la población española. Las causas principales que los desencadenan son las parafunciones (como el bruxismo) y el estrés. Tras la pandemia, el estrés emocional parece un detonante que ha incrementado estas patologías en pacientes que no cursaban trastornos craneomandibulares anteriormente.

Factores de riesgo

Además de las parafunciones y el estrés, hay otros factores de riesgo relacionados como por ejemplo:
– Traumatismos de alta velocidad o accidentes en los que se presente una fractura mandibular.
– Micro y macrotraumatismos.
– Determinadas características oclusales.
– Un tiempo prolongado de apertura de la boca (tratamientos odontológicos largos como una endodoncia, por ejemplo)
– Artritis reumatoide.
– Ser mujer.

Existen otros factores asociados que pueden contribuir al empeoramiento del trastorno temporomandibular. Entre ellos se encuentran la mala calidad del sueño, bajos niveles de actividad física, coexistencia de dolor de cabeza y presencia de ansiedad y depresión.

Los tratamientos más adecuados

En opinión de Alba Paris, el tratamiento más adecuado para tratar estos trastornos es el conservador. “Durante muchos años se estuvo realizando intervenciones quirúrgicas para corregir posiciones del disco o para mejorar la lubricación de la articulación y limpiarla internamente. Estos procedimientos se han dejado de hacer de manera rutinaria entre otras cosas porque la evidencia científica ha puesto de manifiesto que el tratamiento conservador es la mejor opción”, asegura la fisioterapeuta.

Opciones conservadoras

Dentro de las opciones conservadoras existe la posibilidad de tomar fármacos analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares, según prescripción facultativa. Actualmente también está en auge la utilización de bótox para el bruxismo o el dolor muscular masticatorio.

Sin embargo, Paris asegura que “no hay suficiente evidencia científica que justifique el uso del bótox con un objetivo analgésico en estos pacientes”. Por ello, recomienda siempre, en su lugar, el tratamiento por medio de terapia manual sobre las estructuras craneomandibulares y la prescripción de ejercicio terapéutico. “Todo ello, junto con las recomendaciones adecuadas y un proceso de educación terapéutica sistemático hacen posible la recuperación de los pacientes en la mayor parte de los casos. Si se realiza de forma adecuada, muy pocos tendrán que pasar por una cirugía”, subraya.

Tratamientos manuales

Alba, que realiza su práctica clínica en FisioCranioClinic, Madrid, explica que dentro del equipo multidisciplinar para atender la patología de la articulación temporomandibular (ATM) también hay odontólogos que pueden abordar este tipo de problemas con fármacos y férulas. “Pero realizar únicamente este abordaje es quedarse a la mitad del tratamiento conservador disponible para estos pacientes, el cuál solo lo puede aportar un fisioterapeuta especializado”, puntualiza. “Tratar manualmente y pautar de una manera muy precisa los ejercicios es importantísimo en estos casos. Con algunos pacientes se necesitará de la participación de un cirujano maxilofacial para valorar si el caso puede necesitar cirugía”.

Alteraciones psicológicas

Por otro lado, detalla que “es importante destacar que un alto porcentaje de pacientes con trastornos craneomandibulares de larga evolución terminan desarrollando alteraciones psicológicas”. Por ello estima que en el equipo interdisciplinar de tratamiento también debe haber siempre un psicólogo, puesto que algunos necesitan una terapia cognitivo-conductual enfocada a disminuir el dolor, a un automanejo del estrés diario o a tratar algunas conductas desadaptativas que el paciente puede presentar.