Los ejercitadores de mandíbula se han convertido en la última moda en Internet
Los ejercitadores de mandíbula se han convertido en la última moda en Internet. Foto: Barefoot Communications, Unsplash.

Hace unas semanas conocíamos la peligrosa tendencia de utilizar borradores mágicos para blanquear los dientes. Ahora, una nueva moda procedente de las redes sociales vuelve a arriesgar la salud bucodental de los usuarios. Y es que algunos influencers se están haciendo eco del uso de ejercitadores de mandíbula, que consiste en introducir en la boca un pequeño aparato para morderlo y conseguir una mandíbula más ancha.

Lo que no saben estos influencers y sus seguidores es que la mandíbula se ejercita de manera natural cada vez que masticamos. Por tanto, sobreexponerla a un esfuerzo añadido totalmente artificial puede producir graves problemas en la salud.

Peligro para la articulación temporomandibular

La resistencia ejercida al morder estos ejercitadores de mandíbula provoca hipertrofia del músculo masetero, responsable de la masticación, y pone en peligro la articulación temporomandibular.

“El hecho de forzar la masticación hace que esta articulación también se vea sometida a un sobreesfuerzo, dando lugar a dolor en el cuello o en la propia articulación, chasquidos articulares, contracturas en los músculos masticatorios, así como posibles problemas dentarios. Los únicos ejercicios que requiere la mandíbula son los prescritos por un dentista y en casos muy concretos de patología de la articulación temporomandibular”, advierte el presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino.

El riesgo de estos productos aumenta cuando influencers con miles de seguidores los promocionan en las redes sociales. Además, su acceso es fácil y barato a través de conocidas plataformas de comercio electrónico (entre 3 y 15 euros)

Por desgracia, esta es solo la última tendencia de una larga lista de peligrosas acciones para nuestra salud bucodental, como utilizar joyas para adornar la dentadura o comer miel congelada.