El cuello tecnológico en los profesionales de la Odontología
Un estudio publicado por el Journal of Public Health descubrió que el 46,9% de las personas tenían dolor en el cuello, hombros y brazos, en relación con el uso de dispositivos digitales. Foto: Shutterstock, ESB Professional.

El denominado cuello tecnológico es un término utilizado para la aparición de dolores y trastornos musculares derivados del uso de dispositivos móviles y ordenadores. Y, en la actualidad, se trata de un gran problema para los profesionales de la Odontología.

Un estudio publicado por la revista Journal of Education and Health Promotion descubrió que el 69% de los estudiantes de Odontología sufría dolores de este tipo, siendo los especialistas de Endodoncia y Pedodoncia los más afectados.

Tampoco es de extrañar que este estudio haya detectado que los problemas de postura y uso de dispositivos son el epicentro de esta dolencia, ya que ha puesto de manifiesto un dato preocupante: el 23% de los encuestados experimentaba también dolor en las manos, lo que podría tener un gran impacto en el rendimiento clínico.

Cómo contrarrestrar el dolor del cuello tecnológico

Un estudio de 2021 publicado por el Journal of Public Health muestra que el 46,9% de las personas sufren dolor en el cuello, los hombros y los brazos relacionado con el uso de dispositivos digitales. En el caso de los dentistas, que con bastante frecuencia pasan el tiempo encorvados sobre los pacientes, este riesgo aumenta.

Ejercicios

Existen ejercicios útiles para contrarrestar el dolor de cuello y que pueden formar parte de la rutina diaria. Uno de ellos es el denominado “Chin-Tuck”, una sencilla técnica que consiste en empujar la barbilla hacia atrás hasta que el cuello forme una línea recta con la columna vertebral. Una serie de 10, mantenida durante 10 segundos, puede ser muy útil para combatir el dolor de cuello provocado por el trabajo diario.

La postura

Mantener una posición neutra es fundamental. Debes trabajar de forma que exista una extensión mínima de tus extremidades y un estiramiento de los grupos musculares clave.

Puede ser difícil de tener en cuenta cuando se trabaja, ya que la tentación es moverse de cualquier forma. Por ello, es importante mantener una posición neutral y minimizar la inclinación y la torsión. Siempre hay que procurar acercar todo el cuerpo al paciente antes de inclinarse o torcerse para acercarse.

Equipos especializados

Otra recomendación importante es utilizar un equipo especializado. Elementos como taburetes quirúrgicos de buena calidad, o las lupas o cristales de aumento, pueden ayudar a mejorar la visibilidad y minimizar la necesidad de realizar acciones de flexión.

Acciones preventivas

Un número cada vez mayor de profesionales tendrá problemas de cuello tecnológico derivados de entornos de formación inadecuados. O de haber pasado años sin saber cómo la ergonomía puede ayudar a prevenir lesiones.

Acudir a un médico lo antes posible es un paso clave, pero también es importante tomar medidas preventivas. Hacer ejercicio, tener buenos hábitos de uso del smartphone y no permanecer sentado durante largos periodos de tiempo pueden ayudar a desarrollar la resistencia física, a mantener un buen nivel general de flexibilidad y bajos niveles de dolor muscular. Este tipo de acciones no solo te beneficiarán a nivel personal, sino también a nivel profesional.

Fuente: Oral Health Group