Un grupo de investigadores desarrolla un dispositivo intraoral para la pérdida de peso
Los participantes en el ensayo perdieron casi 6,5 kilos en dos semanas. Foto: Universidad de Otago (Nueva Zelanda).

Un grupo de investigadores de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) y del Reino Unido han desarrollado el primer dispositivo intraoral para perder peso y que ayudaría a combatir la obesidad.

El dispositivo, denominado DentalSlim Diet Control, se coloca en los dientes posteriores superiores e inferiores por un profesional de la Odontología. Utiliza dispositivos magnéticos con pernos de bloqueo únicos fabricados a medida. Permite al usuario abrir la boca solo unos 2 milímetros, restringiendo así la dieta, pero permitiendo hablar y respirar libremente. Los participantes en un ensayo realizado en Dunedin (ciudad neozelandesa) perdieron una media de 6,36 kg en dos semanas.

El investigador principal, el profesor Paul Brunton, vicerrector de Ciencias de la Salud de la Universidad de Otago, afirma que el dispositivo será una herramienta eficaz, segura y asequible para las personas que luchan contra la obesidad. Lo coloca un dentista, lo puede soltar el usuario en caso de emergencia y se puede poner y quitar repetidamente.

“La principal barrera para que la gente pierda peso con éxito es el cumplimiento y esto les ayuda a establecer nuevos hábitos, permitiéndoles cumplir una dieta baja en calorías durante un periodo de tiempo. Es un buen comienzo para el proceso”, afirma el profesor Brunton. “Es una alternativa no invasiva, reversible, económica y atractiva a los procedimientos quirúrgicos. El hecho es que no hay consecuencias adversas con este dispositivo”, continua Paul Brunton.

Estudios recientes revelan que 1.900 millones de adultos en todo el mundo tienen sobrepeso y 650 millones son obesos, y que el sobrepeso o la obesidad provocan unos 2,8 millones de muertes al año. Se calcula que alrededor del 57% de la población adulta mundial tendrá sobrepeso u obesidad en 2030.

Por ello, este dispositivo intraoral para pérdida de peso podría ser especialmente útil para quienes tienen que perder peso antes de someterse a una cirugía, y para los pacientes con diabetes en los que esa pérdida podría iniciar la remisión.

Cómo funciona el dispositivo intraoral para pérdida de peso

La práctica de cerrar quirúrgicamente las mandíbulas de las personas se hizo popular en la década de 1980, pero conllevaba ciertos problemas. Por ejemplo, los vómitos traían consigo el riesgo de asfixia y después de 9 a 12 meses los pacientes desarrollaban enfermedades de las encías. En algunos casos, la restricción del movimiento de la mandíbula era continua y algunos desarrollaban problemas psiquiátricos agudos.

“Se necesitan estrategias alternativas que puedan obviar la cirugía, o que reduzcan el peso antes de la misma y la hagan más fácil y segura. Lo bueno es que, una vez que los pacientes tienen el dispositivo, al cabo de dos o tres semanas se les pueden retirar los imanes. Entonces podrían tener un periodo con una dieta menos restringida y luego volver a recibir el tratamiento. Esto permitiría un enfoque gradual de la pérdida de peso con el apoyo de los consejos de un dietista, lo que permitiría alcanzar los objetivos de pérdida de peso a largo plazo”, asegura el profesor Brunton.

Un método más seguro y cómodo que sus predecesores

Los pacientes reciben una herramienta para abrir el dispositivo en caso de emergencia, pero ninguno de los participantes en el estudio necesitó utilizarla. Aunque todos describieron el dispositivo como tolerable, el diseño se ha mejorado desde entonces, haciéndolo más pequeño para mejorar la comodidad funcional y la estética.

“En general, las personas se sentían mejor consigo mismas, tenían más confianza y seguían comprometidas con la pérdida de peso. Es un trabajo duro. Los pacientes que realmente quieren hacerlo tienen que estar comprometidos. Pero para las personas que realmente tienen dificultades -y seamos sinceros, son millones de personas en todo el mundo- esta es una forma de hacer que vuelvan a sus hábitos de vida normales. Esto podría ayudar a mucha gente“, sentencia el profesor Brunton.

Fuente: Newswise.
Accede al estudio original desde este enlace.