Guía de redacción de trabajos científicos
Guía de redacción de trabajos científicos. Shutterstock/Puresolutions.

¿Quieres empezar a publicar en revistas especializadas y compartir con tus compañeros artículos científicos y casos clínicos? Para que tu trabajo pase el filtro de la revisión a la primera de cambio, te ofrecemos las pautas de cómo redactarlo y presentarlo. No olvides que, dependiendo del tipo de estudio, las reglas cambian. En este artículo, hemos intentado recoger las más importantes para la redacción de trabajos científicos. Toma buena nota.

La realización de un trabajo científico o clínico implica horas de trabajo y dedicación. Y más si se quiere compartir con el resto de la profesión dental en alguna publicación especializada. Hay que cuidar la presentación, el lenguaje, la estructura, el contenido textual y gráfico, la documentación…

Para ayudarte en esta tarea, en especial, si eres novato en estas lides, a continuación, te vamos a dar a conocer unas pautas básicas para que tu trabajo consiga ver la luz sin sobresaltos.

Lo primero que tienes que hacer es tomar conciencia de que vas a presentar una idea y que su desarrollo debe reflejarse de la forma más concisa y clara posible. No se trata de una presentación de los méritos del autor o autores ni debe ser una forma de «vender un producto comercial». Ante la posibilidad de confusión o de que se generen dudas, en un trabajo en el que aparezcan marcas comerciales, el autor debe aclararlo e incluir, al principio o final, una frase igual o similar a la siguiente: «los autores manifiestan no presentar conflictos de intereses».

ortografía, GRAMÁTICA, estilo, contenido, estructura, material gráfico o bibliografía son aspectos que hay que cuidar en la redacción de trabajos científicos

Aspectos formales

Existen diferentes tipos de trabajos científicos, que se pueden agrupar en: Caso clínico, Revisión de la literatura (Revisión bibliográfica simple, Revisión sistemática o Metaanálisis) o Trabajo de investigación in vitro o in vivo (animal o humano). Además, de posibles combinaciones de todos los anteriores.

Una vez diferenciados los modelos de trabajos, con independencia de cuál sea el elegido, antes de ponerse a escribir hay que tener muy claro cómo hacerlo. Para que te sirva de guía, te ofrecemos unas pautas de redacción, presentación, orden y estructura que debe seguir el trabajo. Todo ello con el objetivo de comunicar adecuadamente cuál es el objetivo y la justificación del mismo, cómo se ha realizado, qué aportan otros autores sobre el tema comparándolos y cuáles son las conclusiones.

Guía de redacción de trabajos científicos
El desarrollo del trabajo debe reflejarse de la forma más concisa y clara posible. Shutterstock/FSStock.

Redacción

Debe estar escrito en el idioma exigido por la revista. Lógicamente, sin faltas de ortografía, gramaticales o de sintaxis, con estilo directo en voz activa y en tercera persona, con frases cortas y concretas y evitando términos coloquiales. En el caso de que se empleen acrónimos, deben redactarse la primera vez que aparezcan en el texto completos seguidos del acrónimo entre paréntesis y, a partir de entonces, emplear exclusivamente el acrónimo.

Además, todas las afirmaciones que se incluyan en el trabajo deben estar respaldadas por bibliografía, con la única excepción de las conclusiones.

Presentación

La redacción del trabajo será en páginas blancas –sin dibujos ni adornos– en formato DIN A4 con los márgenes respetados, mejor a doble espacio (facilita la lectura), en un tamaño aproximado de letra 12 de Word y, preferiblemente, en tipo Times New Roman o Colibrí.

Orden

Todas las páginas tienen que estar numeradas. En la primera, se deberá identificar claramente el trabajo, con el título del artículo, el nombre de los autores con su máxima calificación académica –Doctor, si la tienen–, institución donde se ha efectuado el trabajo y autor responsable de la correspondencia con todos los datos de contacto (correo postal, email y teléfono).

A partir de la segunda página, el resumen con las palabras clave al final en español e inglés.

En página aparte se comienza el texto del artículo.

Estructura

Un trabajo científico tiene que tener los siguientes encabezamientos o apartados:

-En todos; introducción (al principio) y conclusiones (al final), con la bibliografía aparte.

-En el desarrollo de casos clínicos se incluirán, entre medias de los anteriores, los apartados: «Caso Clínico» o «Casos Clínicos» y «Discusión».

-Los trabajos de revisión tendrán todos los encabezamientos que el autor considere conveniente para esa revisión contando con los obligatorios: «Introducción» y «Conclusiones».

-Los trabajos de investigación seguirán el sistema IMRyD (Introducción, Material y Métodos, Resultados, Discusión y Conclusiones).

-La bibliografía comienza en página aparte, siguiendo el estilo de Vancouver.

-Respecto a los elementos gráficos, solo existen tablas y figuras. En el caso de incluir tablas, estas se incluirán en página aparte tras la bibliografía. Se coloca una tabla por página, numeradas por orden de aparición y con la leyenda correspondiente.

A continuación de las tablas, las figuras (gráficas, fotos clínicas, radiografías, dibujos…), igualmente una por página, numeradas por orden de aparición y con la leyenda correspondiente. Ten en cuenta que las tablas y las figuras ya proporcionan una información que no debe repetirse en el texto.

en las imágenes de casos clínicos en las que se pueda reconocer al paciente hay que tener su consentimiento específico por escrito para su uso

Contenido: ¿Qué incluir en cada apartado?

Cada epígrafe del trabajo debe responder a una cuestión diferente.

Introducción: ¿Por qué lo hice?

Se tiene que hacer una revisión de la literatura para presentar y centrar el tema (resumen histórico breve y justificación apoyados en las correspondientes citas bibliográficas), así como indicar al final claramente el objetivo del trabajo.

Material y método: ¿Con qué lo hice?

En el caso de trabajos generales, se debe incluir el tipo de diseño; los procedimientos y métodos (citando los ya aceptados en otros trabajos y describiendo los nuevos); las variables analizadas y el análisis estadístico (breve y conciso).

-Si se mencionan productos o marcas comerciales debe colocarse entre paréntesis el nombre, la empresa y el país y ciudad del fabricante.

-Si estamos ante un caso clínico, se sustituye el epígrafe Material y método y/o Resultados por Caso clínico. Se presenta con el texto y las imágenes adecuados e imprescindibles, explicándose cómo se ha realizado la revisión bibliográfica acerca del o los casos clínicos.

-Para revisiones de literatura, se tienen que relatar las palabras clave, las bases de datos utilizadas, los criterios de inclusión y exclusión de artículos y los métodos estadísticos utilizados dependiendo de si ha realizado una revisión bibliográfica simple, una revisión sistemática o un metaanálisis.

-Además, si estamos ante ensayos clínicos e investigación clínica deben figurar los criterios de inclusión y exclusión de los sujetos, así como los principios éticos (aprobado por Comité Ético/Declaración de Helsinki). En investigación con animales, hay que incluir si se siguen las normas establecidas para experimentación animal (RD 1201/2005).

Resultados: ¿Qué es lo que encontré?

En el caso de trabajos generales, hay que reflejar el resultado «puro y duro» –sin realizar interpretaciones ni matizaciones–, no omitir resultados negativos, dar los niveles de significación estadística, no repetir en el texto los resultados que están en tablas o figuras y solo destacar los más importantes, presentándolo todo en secuencia lógica.

En revisiones de literatura, y dependiendo del tipo de estas (bibliográfica simple, sistemática o metaanálisis) deberán resaltarse los datos resultantes de la investigación estadística sobre los artículos consultados y seleccionados.

Por último, para investigaciones clínicas, es necesario indicar los datos demográficos de los sujetos (edad, sexo, raza…), el número de pacientes enrolados en el estudio y cuántos lo terminaron, así como explicar los motivos conocidos de los pacientes que no completaron el estudio.

Guía de redacción de trabajos científicos
Shutterstock/Chinnapong.

Discusión: ¿Qué significa lo que he encontrado?

En este punto hay que destacar los aspectos nuevos o más relevantes encontrados en el trabajo, confrontar nuestras observaciones/hallazgos con otros autores (puntos coincidentes, discrepancias y posibles explicaciones) y dar interpretaciones y/o matizaciones de nuestros resultados.

Conclusiones: ¿Qué aporta nuestro trabajo?

Definidas de forma concisa, en párrafos breves, relacionándolas con los objetivos y razón de ser de nuestro trabajo. Finalmente, si es posible, habría que establecer nuevas hipótesis, añadir recomendaciones y enumerar preguntas o áreas que requieren posteriores investigaciones.


No descuides la bibliografía

Un aspecto que no puedes descuidar es la bibliografía, tanto en el desarrollo del trabajo como al final del mismo. No olvides que:

Las citas bibliográficas deben numerarse correlativamente en el orden en que aparecen en el texto, tablas y leyendas de las figuras, siendo identificadas por números arábigos entre paréntesis o superíndice.

– Las referencias más importantes para el trabajo podrán ir comentadas, siendo la extensión máxima de 5 líneas.

– Se emplearán los nombres de las revistas abreviados de acuerdo al List of the Journals Indexed. En Pubmed, en el apartado «Journals», además de la abreviatura correcta, podrás encontrar la información completa de cada publicación (periodicidad, ISSN…).

– Es recomendable evitar el uso de resúmenes como referencias y está totalmente prohibido utilizar «observaciones no publicadas» y «comunicaciones personales».

– Se mencionarán todos los autores si son menos de seis y si son siete o más, los tres primeros y añadir «y cols».

Dependiendo del tipo de publicación (artículos de revistas, libros o monografías, publicación de una entidad o corporación, Tesis Doctoral o Tesina de Licenciatura) la referencia bibliográfica se consignará de diferente manera (Consultar normativa Vancouver). Para otro tipo de referencias, hay que consultar los «Requisitos de uniformidad para manuscritos presentados a revistas biomédicas del Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas. Med Clin (Bar) 1991; 97:181-186».

Enlaces de interés:
http://www.icmje.org/
https://biblioteca.ucm.es/enf/estilo-vancouver
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/


Imágenes: ojo a los permisos

Las imágenes para una correcta reproducción en papel tienen que tener una alta resolución (300 ppi.) y deben enviarse, preferentemente, en formato jpg o tiff. Pero no solo hay que centrarse en la calidad, hay otros aspectos, como los derechos de imagen o reproducción que no se deben tomar a la ligera.

A la hora de documentar nuestro trabajo, podemos caer en la tentación de utilizar imágenes que hemos encontrado en publicaciones impresas o digitales. Si estamos ante este caso, hay que contar con un permiso expreso de la publicación para poderlo reproducir y, una vez obtenido, indicar la fuente original en nuestro trabajo. Asegúrate de realizar este trámite, si no quieres problemas.

Para los casos clínicos en los que se pueda reconocer de cualquier manera al paciente, es obligatorio tener el consentimiento por escrito del propio paciente para el uso de sus fotografías en el artículo concreto.


¿Quieres publicar en Gaceta Dental?

Todos los meses publicamos en Gaceta Dental una cuidada selección de trabajos científicos y casos clínicos preparados por profesionales de diferentes disciplinas y con muy diversa experiencia.

Consulta las bases de publicación en Gaceta Dental y manda tu trabajo a redaccion@gacetadental.com. Una vez recibido, nuestro comité científico supervisará su contenido.

¡Comparte tus progresos y tus casos clínicos más interesantes con tus colegas de profesión!

Autores

    FORMACIÓN: Licenciado en Medicina y cirugía por la Universidad de Zaragoza. Especialista en Estomatología por la Universidad Complutense de Madrid. Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. TRAYECTORIA Y CARGO ACTUAL: Profesor Titular de Odontología Infantil en el Departamento de Profilaxis, Odontopediatría y Ortodoncia de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid. Miembro de La International Association of Dental Research. Miembro de la Sociedad Española de Odontopediatría. Autor de de un centenar de trabajos científicos. Autor de los siguientes libros: Bioestadística en la investigación odontológica, edita PUES S.L., Madrid, 2003; Fármacos esenciales en odontología, edita PUES S.L., Madrid, 2010.

    FORMACIÓN: Licenciado en Medicina y Cirugía. Universidad Autónoma de Madrid, 1985. Especialista en Estomatología. Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial. Máster en Cirugía Bucofacial, UCM. Especialista Universitario en Implantes Osteointegrados, UCM. Doctor en Medicina y Cirugía, UCM. Fellow del Board Europeo en Cirugía Bucal. Estudios en el extranjero: Hospital General Dr. Manuel Gea González. Departamento de Cirugía Plástica y Ortognática. Dr. F. Ortiz Monasterio. México DF; The University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas. Department of Oral and Maxillofacial Surgery. Prof. W. H. Bell; EE.UU. The Center for Corrective Jaw Surgery y St Francis Medical Center. Dr. G. W. Arnett. Sta. Bárbara. California; Department of Oral and Maxillofacial Surgery. Faculty of Odontology of Gotemburg. Prof. K-E. Kahnberg. TRAYECTORIA Y CARGO ACTUAL: Profesor Contratado Doctor del Departamento de Medicina y Cirugía Bucofacial de la UCM. Profesor del Máster de Cirugía e Implantes Osteointegrados de la Facultad de Odontología de la UCM. Autor de publicaciones científicas y proyectos de investigación, y dictante en cursos, congresos y universidades nacionales e internacionales. Codirector de la Clínica Argensola (Cirugía Oral y Maxilofacial y Odontología). Jefe de Unidad del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital La Zarzuela de Madrid.