La importancia del flúor en la prevención de la caries
Foto: Pexels.

Solo hace falta bucear un poco por Internet y las redes sociales para encontrar todo tipo de informaciones y consejos sobre cualquier temática. Y, por supuesto, la higiene dental no iba a ser menos.

Artículos en los que se asegura que las pastas dentífricas fluoradas pueden ser sustituidas por productos como el aceite de coco, bicarbonato, arcilla blanca o aceites esenciales de eucalipto están al alcance de cualquiera.

Se trata de artículos sin ninguna base científica que no solo crean confusión en la población, sino que resultan perjudiciales para la salud bucodental.

Por ejemplo, el bicarbonato y la arcilla blanca no solo no tienen ningún beneficio para la salud de nuestra boca, sino que pueden provocar abrasiones en el esmalte de los dientes. Esto puede generar una sensibilidad dentaria considerable en el paciente.

El bicarbonato puede originar quemaduras en la mucosa y teñir los dientes de un color amarillento con el paso del tiempo.

¿Crees que merece la pena arriesgarse?

No te dejes llevar por el auge de los productos naturales como alternativa a los que contienen elementos químicos.

Aunque algunos agentes naturales poseen propiedades incuestionables, no se debe promover su uso sin contar con avales científicos que demuestren su seguridad y eficacia.

El flúor como base de la prevención de la caries

El Consejo General de Dentistas nos recuerda las ventajas que posee el flúor en la lucha contra la caries:

-Al incorporarse al esmalte, permite hacerlo más resistente al ataque de los ácidos

-Tiene un efecto antibacteriano sobre aquellos microorganismos que provocan la caries.

-Evita la desmineralización del diente, convirtiéndose en un elemento indispensable para mantener una boca sana.

Según recalcan desde esta organización, los datos epidemiológicos históricos certifican que en la etapa anterior a la incorporación del flúor a los dentífricos (antes de 1950), el cepillado dental era muy poco eficaz en la prevención de la caries.

“Eliminar el flúor de la higiene bucodental no es, por lo tanto, una opción razonable en términos de evidencia científica y desde un punto de vista de salud pública”, explica el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas.

Por ello, aléjate de remedios naturales con escasa o nula evidencia científica y sigue los consejos de los profesionales: cepíllate los dientes al menos dos veces al día con una pasta dentífrica con flúor y durante dos minutos.

Tu salud bucodental te lo agradecerá.