Dr. David Herrera
"En la docencia en Odontología y Periodoncia, es imprescindible que exista una interconexión entre las actividades docentes, investigadoras y clínicas", destaca el Dr. David Herrera.

Dr. David Herrera, codirector del Grupo de Investigación ETEP (Etiología y Terapéutica de las Enfermedades Periodontales y Periimplantarias) de la UCM.

Destacado recientemente como uno de los investigadores más influyentes del mundo, concretamente en el tercer puesto del sector odontológico español según el Ranking of the World Scientists: World´s Top 2% Scientists de la Universidad de Stanford, David Herrera analiza en esta entrevista cuáles son las claves para superar las principales barreras a las que se enfrentan actualmente los investigadores en nuestro país. Para este profesional, el esfuerzo en investigación es uno de los puntos fundamentales para mejorar el conocimiento científico y la atención a los pacientes.

—El Ranking of the World Scientists: World´s Top 2% Scientists le sitúa como el tercer investigador español del sector odontológico más relevante. ¿De dónde le surge al Dr. David Herrera su pasión por investigar y que le aporta personal y profesionalmente?
—Sin duda, mi formación en la Universidad Complutense de Madrid hizo que, en paralelo con mi formación tanto en la Licenciatura como en Posgrado, me involucrara en tareas de investigación, que se vieron reforzadas al recibir una beca de la Comunidad de Madrid para realizar la tesis doctoral. En ambos casos, tanto en mis primeros pasos investigadores durante mi beca Erasmus en la Licenciatura, como posteriormente en la formación de Posgrado, mi director e inspirador fue el Prof. Mariano Sanz, con la colaboración imprescindible en la tesis doctoral del Prof. Arie Jan van Winkelhoff.

En la actualidad, la investigación forma parte fundamental de mi vida profesional, dado que, como profesor titular soy personal docente e investigador. Pero, además, en la docencia en Odontología y Periodoncia es imprescindible que exista una interconexión entre las actividades docentes, investigadoras y clínicas. A nivel personal, además de llevarse mucha parte del que sería mi tiempo libre, me ha permitido establecer contactos de redes de investigación por todo el mundo y entender que el esfuerzo en investigación tiene un retorno, a largo plazo, para mejorar el conocimiento científico y la atención a nuestros pacientes.

—Ha nombrado al Dr. Mariano Sanz, otro de los nombres que lógicamente figuran en este prestigioso ranking, como “inspirador” en su carrera investigadora. ¿Puede concretarnos más su influencia?
—El Prof. Mariano Sanz ha inspirado y dirigido mi vida odontológica, desde que fue mi profesor de Periodoncia en 4º de Licenciatura. Su papel ha sido fundamental en todos los pasos de mi carrera académica e investigadora y este reconocimiento nunca habría existido si no hubiera estado a su lado. La deuda que tengo con él no la podré pagar nunca. En todo caso, los dos dirigimos ahora el Grupo de Investigación ETEP (Etiología y Terapéutica de las Enfermedades Periodontales y Periimplantarias), acreditado por la Universidad Complutense de Madrid, y este reconocimiento es también para todos los que trabajan o han trabajado en este Grupo, cuya producción investigadora se valora en este ranking.

Dr. David Herrera
A pesar de lo positivo del ranking, para el Dr. Herrera «ni la profesión odontológica, ni la carrera investigadora viven su mejor momento en España».

—¿Qué lectura hace de que siete profesionales españoles aparezcan en esta prestigiosa clasificación?
—Por una parte, es importante que aparezcan investigadores en Odontología de España en esta lista tan selectiva. Pero, por otra, el hecho de que solo haya siete, dentro de los 1.237 a nivel mundial, situados entre el 2% de investigadores más influyentes, no sitúa en una posición especialmente relevante a la Odontología española. Por tanto, doy un gran valor a los siete investigadores que aparecen en la lista, pero es preciso valorar dar un impulso adicional a la investigación en España en general y en Odontología en particular. 

—¿Anima a los dentistas más jóvenes a seguir este camino?
—Es una pregunta complicada, pero la respuesta es sí, dado que el camino de la docencia y la investigación es uno de los más apasionantes. Sin embargo, en España, ni la profesión odontológica ni la carrera investigadora viven su mejor momento. Por tanto, es una decisión arriesgada, pero, como he dicho, llena de elementos positivos e ilusionantes.

«Doy un gran valor a los siete investigadores que aparecen en la lista, pero es preciso dar un impulso adicional a la investigación en españa en general y en odontología en particular»

—¿Con qué barreras se encuentran a la hora de investigar y cómo cree que se podrían superar?
—Para los que se inician en la investigación, la barrera principal está en encontrar un grupo de investigación para unirse a él y que este disponga de la posibilidad de acoger a esa persona. Esta barrera puede solventarse con los conocidos contratos predoctorales, pero el acceso a ellos es muy complicado desde el mundo de la Odontología. La barrera del investigador que se va consolidando, y también para los ya consolidados, es la financiación, de nuevo debido a una limitación importante de acceso a los fondos públicos, dado que se compite con todas las áreas de la biomedicina. La barrera de la financiación, en nuestro grupo, la hemos roto en parte con la financiación por parte de empresas, no solo para estudios de evaluación de productos, sino también para investigación básica, y quiero destacar el ejemplo de las Cátedras Extraordinarias de la Universidad Complutense de Madrid, como la que nuestro grupo tiene con la empresa Dentaid, que permite realizar investigación sin una aplicación práctica inmediata.

Dr. David Herrera
El Dr. David Herrera en una imagen de archivo junto a Mariano Sanz, Juan Blanco, Adrián Guerrero y Javier García.

—De los proyectos de investigación en los que ha participado y ha liderado, ¿cuáles cree que han sido más relevantes para la Odontología y por qué?
—Tras 25 años de carrera investigadora, esta es una pregunta muy difícil de responder. Creo que, entre los estudios clínicos, a los realizados en la Red de Clínicas y, especialmente al DiabetRisk (que evalúa el riesgo de sufrir diabetes no diagnosticada en la clínica dental), les tengo especial cariño y creo que van a tener un gran impacto. Por otro lado, las revisiones sistemáticas preparadas para los Workshops europeos suponen un importante impacto de nuestro grupo en la ciencia periodontal. Y, sin duda, el desarrollo de un modelo de biofilm in vitro reproducible, que nos ha situado como una referencia en investigación.

—Hablando de futuro, ¿en qué campos de la Odontología cree que la investigación tiene mucho aún por decir?
—Aquí tengo un sesgo evidente dada mi vocación periodontal, pero opino que, en la asociación de la periodontitis con problemas en el resto del organismo y en los tratamientos regenerativos/reconstructivos sigue habiendo mucho que aportar. Lo mismo respecto a los tratamientos coadyuvantes en periodontitis y al enfoque terapéutico en el manejo de las enfermedades periimplantarias.

El Dr. David Herrera es Doctor Europeo en Periodoncia por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), profesor Titular de Periodoncia y codirector del Programa Máster en Periodoncia.