Desde Fenin destacan que es “indispensable” para poder vacunar a la población y dejar atrás la pandemia. Los sistemas de inyección como las agujas y las jeringuillas, así como los materiales de protección son fundamentales en los procesos de vacunación.

En plena tercera ola de la pandemia por la propagación de la COVID-19 y en un momento en el que gran parte de los esfuerzos se centran en vacunar a la población, el papel de la Tecnología Sanitaria continúa siendo esencial, como lo ha sido desde el comienzo de esta crisis sanitaria. Por ello, la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) quiere poner el foco en la importante labor que continúa desarrollando el Sector que, en estos momentos, se encuentra inmerso en la producción y distribución de los productos sanitarios esenciales para combatir la pandemia, algunos de ellos imprescindibles para lograr inmunizar a la población.

Tecnología sanitaria vacunación

Para ello, Fenin ha elaborado una infografía que explica de manera visual y sencilla cuáles son las tecnologías sanitarias que intervienen en el proceso de vacunación, un material que, además, da continuidad a la campaña #TecnologíaparaVivir, iniciada hace meses por la Federación para ofrecer información rigurosa sobre la Tecnología Sanitaria esencial en la lucha contra la COVID-19.

Entre esta Tecnología Sanitaria destacan, por su papel indispensable y por cumplir una función insustituible, los siguientes productos:

Dispositivos de inyecciónJeringuillas y agujas sin las cuales sería literalmente imposible inocular la vacuna a los pacientes y con ello inmunizar a la población. Además de los dispositivos convencionales, existen algunos específicos, las denominadas jeringuillas y agujas de bajo volumen muerto. Se trata de un dispositivo que lleva la aguja integrada y un émbolo especial que deja un volumen muerto bajo. Su sistema permite aprovechar el 100% del vial, lo que ofrece la posibilidad de obtener una dosis extra (6 en lugar de 5) de los viales de la primera vacuna disponible frente a la Covid-19. Este sistema de inyección- fabricado en España-, fue diseñado hace una década para campañas de vacunación como la de la gripe A.

Material de protección y desinfección de manos: empleado tanto por los profesionales sanitarios como por los propios pacientes que acuden a ser vacunados: guantes de protección, mascarillas, gel hidroalcohólico, etc.

Productos de desinfección y descontaminación de superficies y gestión de residuos: esenciales para garantizar la seguridad de todo el proceso antes, durante y después de la vacunación. Una seguridad que también se ve reforzada por el uso de jeringuillas de un solo uso, que no pueden ser reutilizadas y que por lo tanto previenen contagios.

Gestión y conservación de la vacuna: Tecnología Sanitaria que garantiza la necesaria cadena de suministro de frío para conservar los viales de la vacuna a temperaturas de -80º c, manteniéndolos en condiciones óptimas.

Priorización en el esquema de vacunación de grupos del empleados de un sector esencial.

Si el papel de la Tecnología Sanitaria está siendo fundamental para combatir esta pandemia, el de los profesionales del Sector está siendo crucial para lograr producir y suministrar en condiciones complejas y de alta demanda los productos sanitarios considerados esenciales, así como para proporcionar un importante soporte a los profesionales sanitarios. Por ello, Fenin ha solicitado a la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad que, como trabajadores de un sector esencial, algunos grupos de profesionales de la industria de Tecnología Sanitaria sean incluidos en la relación de colectivos prioritarios de vacunación de la Estrategia de Vacunación frente a COVID-19 en España que el Ministerio ha desarrollado.

Concretamente Fenin apunta a varios grupos de profesionales de exposición aumentada que considera que deberían ser priorizados en el grupo de personas que trabajan en centros y establecimientos sanitarios y sociosanitarios. Se trata de trabajadores que pueden entrar en contacto con pacientes o áreas potencialmente infectadas en centros sanitarios, residencias y domicilios y que son imprescindibles en la asistencia a los profesionales sanitarios en el ejercicio de su actividad: asistencia en el quirófano, ingenieros de mantenimiento preventivo y correctivo de equipamiento electromédico, aquellos que calibran equipos para que los diagnósticos sean precisos y los tratamientos sean seguros y eficaces, así como personal de enfermería y personal auxiliar y técnico de las empresas que acuden a los domicilios y centros residenciales para prestar los servicios de terapias respiratorias domiciliarias y diálisis domiciliaria a los pacientes que dependen de dichas terapias para vivir.

Fenin también ha solicitado que, como sector esencial, los empleados de las empresas de Tecnología Sanitaria con funciones directas de fabricación y distribución de productos sanitarios y de diagnóstico críticos sean también priorizados y vacunados en la etapa 2, que incluye las personas con trabajos esenciales. Estos profesionales son fundamentales para garantizar los procesos de producción, distribución y suministro continuo de las tecnologías y terapias que salvan y mejoran la vida de los pacientes.

La solicitud de la Federación no es una petición aislada ya que MedTech Europe– la asociación empresarial que representa a los principales fabricantes y distribuidores de Tecnología Sanitaria de Europa-, también ha trasladado a las instituciones europeas una petición similar para que los países de nuestro entorno adopten estos mismos criterios de priorización en sus estrategias de vacunación.

Imágenes cedidas: Shutterstock / Udom Pinyo