Dentista COVID

Alrededor de 12 millones de españoles, de entre 20 y 74 años de edad, no acudirán a las clínicas dentales en lo que queda de año y en 2021. Estas cifras se desprenden de la investigación de Key-Stone y en la que han participado un millar de familias españolas. Entre las causas que esgrimen para esta renuncia, y directamente relacionadas con la pandemia, están las dificultades económicas, la incertidumbre laboral y, en un menor grado, el miedo al contagio.

Dentistas Covid
Roberto Rosso, presidente de KEY-STONE.

Roberto Rosso, director de la investigación y presidente de KEY-STONE, dio a conocer estos datos durante una jornada formativa en el marco del Congreso SEPA On Air, destacando que “las terapias odontológicas son indispensables para la población”, tal y como ya se demostró en otro de los estudios recientes de su consultora. En este se calculó que unos 10 millones de españoles habían tenido problemas con dientes y encías durante el confinamiento, de los cuales un 30% había empeorado sus condiciones de salud bucal por no haber podido acceder a la clínica dental.

Dentista COVID
El Dr. Antonio Bujaldón, presidente de SEPA.

En este sentido, el presidente de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), el Dr. Antonio Bujaldón, destacó que la renuncia a la visita al dentista “podría acarrear graves consecuencias futuras para la salud bucodental y general. Abandonar tratamientos dentales en marcha, aplazarlos o no iniciarlos inmediatamente cuando están indicados, no solo agrava sus implicaciones para la salud oral presente, sino que complica su pronóstico e, incluso, termina siendo más costosos a medio-largo plazo”. Asimismo, añade, “dada la evidente vinculación que existe entre las enfermedades periodontales y otras patologías sistémicas, como la diabetes o algunas enfermedades cardiovasculares, descuidar la salud de la boca va a empeorar la salud general y la calidad de vida”.

Entre el bolsillo y el miedo

Son al menos 6 millones los españoles adultos que relacionan con la pandemia su resistencia a optar por los tratamientos odontológicos pertinentes, el 33% como consecuencia del empeoramiento de la situación económica y un 16% por miedo al contagio. El temor a contraer el virus se eleva entre quienes habían previsto acudir a realizar revisiones, mientras que las problemáticas económicas inciden de manera más notable, hasta el 70%, en intervenciones con un valor superior a los 1.500 €. El miedo al contagio se reduce considerablemente, casi hasta la mitad, para aquellas personas que ya habían acudido al dentista tras el confinamiento, lo que indica que los nuevos protocolos de seguridad adoptados por las clínicas son bastante convincentes.

En este sentido, el presidente de KEY-STONE espera que el recrudecimiento de la pandemia no provoque un nuevo cierre de los centros odontológicos, que, por otra parte, han adoptado rígidos protocolos de seguridad para pacientes y empleados”.

Heterogeneidad según renta familiar

El estudio ha subdividido la muestra en tres franjas de renta neta mensual por unidad familiar, lo que muestra diferencias estadísticamente significativas en el comportamiento de las personas entrevistadas. Un 44% de las familias con una renta inferior a 1.500 € piensa renunciar a tratamientos odontológicos, cifra que se reduce hasta el 24% cuando la renta supera los 3.000 €. Pero es, sin duda, la pérdida del empleo o la incertidumbre económica añadida lo que determina la intención de renunciar a las visitas, por lo que un posible aumento en la gravedad de la crisis social, acompañado de un incremento en la desocupación, podría reducir el acceso a clínicas dentales en el futuro.

Más atención a niños y adolescentes

El estudio también revela que en las familias con hijos con edades comprendidas entre los 6 y los 19 años, se reduce la intención de renunciar a los tratamientos, que se sitúa en torno al 16% de los núcleos familiares. Tanto si se trata de intervenciones más costosas, como por ejemplo la ortodoncia, como de revisiones o visitas rutinarias, los tratamientos dedicados a los hijos permanecen casi indemnes frente a la intención de renuncia.

Problemas económicos

Esta investigación revela que el 21% de las familias declara serios problemas económicos: el 10% de familias entrevistadas afirma haber padecido un impacto muy negativo por la pérdida del empleo de uno o más de sus miembros, junto a un 11% que confirma estar viviendo una difícil situación motivada por un ERTE o inestabilidad laboral que irá en aumento, podría perdurar en el tiempo o agravarse posteriormente. Otro 16% ha logrado resolver problemáticas relativas a la incertidumbre laboral y expedientes temporales de regulación de empleo, mientras que sólo el 63% de las familias permanece indemne a las problemáticas sobre seguridad laboral.

Por todo ello, a los problemas económicos y culturales que habitualmente retraen al ciudadano frente a la consulta dental, ahora se añaden las incertidumbres motivadas por la pandemia. “No debería infravalorarse el hecho de que la crisis económica, la incertidumbre laboral y el miedo al contagio contribuirán a borrar todavía más la sonrisa de los españoles en los próximos meses, que se anuncian nada prometedores”, señala Roberto Rosso.

Imágenes cedidas: Shutterstock / Aleksandr Petrunovskyi