Dr. Simón Pardiñas, Director Médico. Clínica Médico Dental Pardiñas

Las generaciones más jóvenes de dentistas llenan de aires nuevos el sector odontológico. Un ejemplo lo tenemos en el Dr. Simón Pardiñas, que en su idea de mejorar la comunicación con los pacientes ha conseguido que el canal de Youtube de su clínica sea el más visto del mundo en el ámbito dental. En este espacio se alojan vídeos en 3D con explicaciones detalladas de más de 55 tratamientos y subtitulados en 12 idiomas. Pero hay más. Pardiñas y su equipo perfilan Dentalk, un proyecto que responderá, de una manera más personal, a las preguntas más frecuentes de sus seguidores en materia de salud bucodental.

—El canal de Odontología de su clínica bate récords en Youtube. Sus vídeos sobre salud bucodental registran más de 70 millones de visitas. ¿Cuándo y por qué crearon este espacio y cuál cree que es el secreto del éxito?
—Aunque el canal de la clínica se creó en 2009 la idea de los vídeos en 3D sobre temas bucodentales no surgió hasta el 2013, cuando aún no estaba tan de moda el 3D. La idea original surgió durante mi estancia en Nueva York donde realicé las especialidades de Cirugía Oral y Periodoncia. En una de las visitas que me hizo mi madre, que también es médico y odontóloga, estábamos en un bar hablando sobre cómo podríamos explicar mejor a nuestros pacientes los tratamientos que les íbamos a realizar, y que sería una buena idea poder tener algún tipo de vídeo explicativo y sencillo de entender para el paciente. A partir de ahí me puse a desarrollar la idea para hacer esos vídeos de manera interna para nuestra clínica y nuestros pacientes.

La sorpresa fue cuando los colgamos en nuestro canal de Youtube y ver cómo empezaban a aumentar las visualizaciones no solo de España, sino de todas partes del mundo.

Viendo el aumento de seguidores que comenzamos a tener, decidimos ampliar el número de vídeos a todas las especialidades odontológicas y a traducirlos a distintos idiomas. Actualmente, los tenemos en 15 idiomas distintos con lo cual podemos llegar a cualquier usuario del mundo que quiera obtener información sobre tratamientos odontológicos y salud bucodental.

El éxito creemos que se debe por un lado a esa internacionalización y labor informativa gratuita y, por otro lado, a la gran calidad y contenido de los vídeos, que hacen que el paciente pueda entender, con un lenguaje sencillo y sin imágenes que puedan herir sensibilidades los temas odontológicos más comunes.

Todos estos años de trabajo y constancia se vieron reconocidos hace unos meses al recibir la insignia de plata de Youtube, la medalla de oro en los Digital Health Awards, y recientemente el habernos convertido en el canal dental más visto del mundo en YouTube.

—En un mundo donde proliferan las fake news o donde los influencers a veces, incluso, se convierten en prescriptores sanitarios… ¿qué garantías y avales ofrecen sus piezas audiovisuales a los pacientes?
—Precisamente queremos ser un vehículo de información contrastada para evitar esa “desinformación” que desgraciadamente está en los medios online, en un tema tan delicado como la salud.

Muchos pacientes sienten inquietud y dudas sobre sus problemas bucales o tratamientos que van a recibir, y queremos que con nuestros vídeos puedan recibir esa información y aclarar gran parte de sus dudas.

Todos nuestros vídeos están guionizados y supervisados por dentistas y especialistas en cada campo, con lo cual el aval científico está garantizado.

—¿Cómo se cuida la elaboración de los vídeos? Cuéntenos, por favor, el proceso de principio a fin y con qué equipos técnicos y humanos cuenta.
—La temática de los primeros vídeos versó sobre los tratamientos más comunes que realizamos en la clínica y los que más veces explicábamos, como muelas del juicio, enfermedad periodontal, ortodoncia, carillas e implantes dentales. Luego fuimos ampliando el repertorio, a medida que nos iba surgiendo la necesidad de explicar más procedimientos, y, actualmente, tenemos más de 65 vídeos de distintos tratamientos.

Todo comienza con un guión detallado y referencias reales que les transmitimos al equipo de diseñadores 3D. A partir de ahí, se comienza con unos bocetos en baja calidad en los que comprobamos que todos los diseños y escenas son las adecuadas acorde al procedimiento. Una vez está todo correcto se procede al renderizado final en alta calidad. Y, por último, se añaden los subtítulos en los diferentes idiomas.

326_Protagonistas
“Yo creo que todo lo digital y virtual ha llegado para quedarse en todos los sectores, y en el nuestro, en el que existe tanta tecnología más aún. Eso sí, siempre con sentido y manteniendo el mismo rigor”, afirma el Dr. Simón Pardiñas.

Una vez está el vídeo terminado, la persona responsable que nos lleva las redes sociales y la comunicación de la clínica, Sergio Otegui, implementa los textos y el SEO en los 15 idiomas distintos para subirlos al canal de YouTube.

Detrás de cada vídeo hay un gran trabajo de equipo. En algún caso, puede llegar a prolongarse hasta 1 mes el proceso hasta tener un vídeo totalmente terminado.

—Habrá casos en los que el reto de creación será mayor, no es lo mismo un caso de estética que uno de cirugía. ¿Cómo hacer atractivo, por ejemplo, a un paciente un vídeo sobre Implantología?
—Es importante enfocarse en transmitir la idea principal y no entrar en detalles demasiado técnicos que al paciente no le interesan, para poder hacer un vídeo de entre 2-4 minutos que mantenga la atención del paciente.

La mayor dificultad viene en la comunicación entre los dentistas y el equipo de diseñadores gráficos. Es clave el poder transmitir, de una manera detallada al diseñador, que no tiene formación en Odontología la idea que se quiere plasmar y la exactitud de los tratamientos y herramientas. ¡Aunque ahora después de tantos años trabajando a alguno de los diseñadores les podrían convalidar parte de la carrera de Odontología!

—Ahora tienen entre manos el proyecto Dentalk. ¿Qué nos puede contar sobre el mismo?
—Este proyecto surgió recientemente a raíz de las decenas de comentarios y preguntas que nos hacen diariamente los suscriptores de nuestro canal.

Queríamos dar respuesta de una manera más personal a las preguntas más frecuentes sobre temática bucodental que nuestros seguidores nos realizan.

Y de aquí surgió la idea de poder contar con especialistas que pudieran responder a esas preguntas en un vídeo corto de no más de 5 minutos y apoyándonos de infografías y de los vídeos en 3D para hacerlos más didácticos.

La idea en el futuro es poder contar con especialistas de todas partes del mundo y de distintos idiomas.

—¿Por qué cree que funciona tan bien esta forma de conectar con el paciente?
—A casi todos nos resulta más sencillo visualizar un vídeo donde se muestren animaciones y explicaciones concisas que leer un texto interminable donde es más complicado hacerse una idea o poner imagen a lo que se está leyendo, sobre todo si es la primera vez que se oye hablar de ese tema.

—¿Es una fórmula más habitual en otros países como Estados Unidos donde usted ha cursado estudios de posgrado?
—EEUU en cuanto a marketing a todos los niveles es un referente, y más una ciudad como Nueva York, donde ya nada más salir de casa te están bombardeando con impactos publicitarios a cada paso que se da. Quizá, personalmente, lo vea exagerado ya que no estamos capacitados para recibir tal cantidad de impactos por segundo. No hay más que sentarse en Times Square y mirar a su alrededor para darse cuenta de la cantidad de anuncios a la que estamos expuestos.

En EEUU son muy típicos los programas de TV donde salen los médicos tratando pacientes bien en forma de reality show o bien comentando distintos tratamientos con otros especialistas.

Pero esta fórmula que estamos ofreciendo con Dentalk de ofrecer información gratuita y orientada a que el paciente lo pueda entender, y en un formato de respuestas cortas a preguntas frecuentes, todavía no se ha desarrollado.

—Aún hay profesionales reticentes a adentrarse en el mundo de las redes sociales, ¿qué consejos o recomendaciones les daría a este respecto?
—En un mundo tan digitalizado como en el que estamos, y más a raíz de esta pandemia que estamos pasando, creo que es clave estar al día en la comunicación online.

Casi todo el mundo tiene un smartphone y dedica una gran cantidad de tiempo al día a estar conectado a redes sociales, a buscar información en internet etc., y nosotros como dentistas somos un sector más en el que por desgracia, aún hoy en día, existe bastante desinformación. El poder ofrecer información dental a través de los canales y redes que todos usamos nos dará no solo visibilidad sino también tranquilidad al paciente, algo que es clave para la relación de confianza entre éste y nosotros.

326_Protagonistas
El canal de vídeos de Clínica Pardiñas ha recidibo la insignia de plata de Youtube, así como la medalla de oro en los Digital Health Awards.

—El sector se ha digitalizado mucho en cuanto a equipamiento, pero más lentamente se digitaliza la atención clínica al paciente. ¿Qué le dicen sus colegas de profesión sobre sus iniciativas o esta forma de llegar al paciente aún incipiente?
—La verdad que estamos recibiendo muchos comentarios positivos sobre este proyecto, e incluso ideas para mejorar. Hay muchos colegas interesados en poder colaborar y seguro que salen sinergias interesantes en el futuro, no solo a nivel odontológico sino también médico.

—Parece que ahora, con la pandemia COVID-19, se ha dado un impulso a esta atención al paciente de una forma más virtual. ¿Cree que es algo coyuntural o marcará el futuro de la atención clínica dental?
—Yo creo que todo lo digital y virtual ha llegado para quedarse en todos los sectores, y en el nuestro, en el que existe tanta tecnología, más aún, eso sí, siempre con sentido y manteniendo el mismo rigor.

La comunicación se podrá virtualizar cada vez más, pero lo que no se podrá reemplazar, al menos en un futuro próximo, es el trato personal y el trabajo artesano que realizamos con cada uno de nuestros pacientes y tratamientos.

—Y siguiendo con este hilo, ¿cómo está siendo la actividad clínica tras el confinamiento? ¿Cómo augura que serán los próximos meses?
—Con bastante incertidumbre. Como el resto de compañeros, tuvimos que adecuar los protocolos clínicos y las medidas de protección a las nuevas normativas sin haber una evidencia científica clara sobre muchas de ellas. Así que estamos siguiendo las novedades día a día para poder actualizarnos y seguir ofreciendo a nuestros pacientes el mejor servicio.

Después de unas primeras semanas de reducción de número de gabinetes y pacientes para cumplir con las medidas, ahora ya estamos intentando volver a recuperar el ritmo de trabajo e intentar mitigar las pérdidas económicas de estos últimos meses.

Esperemos que el virus nos dé una tregua y que no vuelva un rebrote en el otoño como auguran algunos expertos, aunque de ser así ya estaremos mejor preparados para afrontarlo.