B+Safe ha presentado una solución de control de acceso diseñada para facilitar la vuelta a la normalidad en las empresas y asegurar la salud de los trabajadores.

Esta innovadora solución realiza el control de acceso por reconocimiento facial, incluso con mascarilla, y mide la temperatura de cada persona, limitando el acceso a aquellas que superen la temperatura corporal establecida. El nuevo sistema utiliza un potente algoritmo para el reconocimiento facial, basado en la última tecnología de visión computarizada, que permite tanto la verificación facial -incluso llevando mascarilla- y que se completa con un sistema de detección de temperatura corporal que lleva la cámara que permite o no el acceso dependiendo si la persona presenta temperatura alta, con una desviación de ± 0.3 °C. Al no existir contacto físico en el proceso, se evita cualquier posibilidad de contagio y que accedan personas con fiebre.

El sistema, que marca un nuevo estándar en la industria de la tecnología biométrica, permite registrar hasta 50.000 plantillas faciales, con una velocidad de reconocimiento de menos de 0.3 segundos por cara y máxima capacidad anti-falsificación contra todo tipo de fraudes como querer engañar al sistema con fotos o videos falsos.

“Gracias a su tecnología contact-less y al control de temperatura, la nueva solución puede ayudar en la vigilancia de enfermedades transmisibles, es por eso que numerosas empresas se están poniendo en contacto con nosotros para proteger a sus empleados en el acceso a sus instalaciones, no solo en empresas, sino fábricas, escuelas, edificios comerciales, estaciones de servicio y otras áreas públicas.” explica Nuño Azcona, CEO de B+Safe”.