—¿Son optimistas respecto a la creación de las especialidades en Odontología?
—E. G. O.: Imagino que arrancarán cuando nos las impongan desde Europa. Si en toda Europa, menos en España y en algún otro país, cuentan con ellas, entiendo que al final tendremos que tenerlas porque debemos poder circular por otros lugares y que todo sea más homogéneo. Ahí, la Endodoncia, no es de las primeras, pero tampoco de las últimas. Por orden estarían la Cirugía, la Ortodoncia, la Periodoncia y, probablemente, la Odontopediatría y la Endodoncia.
322_Protagonistas—Mª. L. S.: Yo sí soy optimista, aunque sinceramente, no sé cuáles son las trabas ni a quién le interesa que no se establezcan si es algo positivo para todos los sectores y todos los ámbitos. Si un proceso se regula, todo el mundo va por el mismo camino. Solo con mirar a Europa o a Estados Unidos se ve la tendencia.
— Mª. D. O.: También desconozco cuáles son los motivos por los que no se aprueban las especialidades, pero sería algo bueno para el paciente, especialmente para que pueda distinguir entre los diferentes profesionales. La existencia de especialidades mejoraría mucho las cosas y también le aportaría valor al profesional. Tener especialistas, saber ver un enfoque global y saber derivar a tiempo y a quién es fundamental.

—Y en lo que respecta a la investigación en cada uno de sus campos, ¿cuáles son los avances o resultados más destacados?
—E. G. O.: La investigación en Endodoncia, en buena medida, va un poco en función de las casas comerciales, sobre todo, en lo referido al instrumental, donde hay un desarrollo importante. También en las universidades cada vez hay más gente formada en investigación y que se ha marchado fuera a investigar, si bien vivir de la investigación es muy complicado, ya que tienes que estar dentro del mundo docente para que la investigación te aporte algo. Las nuevas tecnologías en el mundo de la Endodoncia han contribuido mucho, sobre todo, en los sistemas de diagnóstico y de magnificación, ya que nos ha cambiado la forma de ver las cosas. Ahora, con los CBCT podemos ver en tres dimensiones lo que antes veíamos en dos y con la magnificación realmente puedes llegar a ver cosas que antes solo intuías. Es un cambio muy grande, una auténtica maravilla.
— Mª. D. O.: Bajo mi punto de vista la investigación está aumentando muchísimo y se están creando grupos de trabajo muy importantes. El problema es que la investigación, de momento, se está haciendo a nivel de las universidades, aunque también hay grupos privados. La universidad tiene que conjugar la docencia con la investigación y no siempre es tan fácil. Considero que a lo mejor deberían exitir dos líneas, una de docencia y otra de investigación, o centros de investigación individuales, si bien considero que se están dando bastantes pasos.
El alumno se interesa por la investigación, pero nuestra carrera en muy profesionalizante y la mayor parte de ellos salen para tratar clínicamente a pacientes. Pero concretando en el área de la Ortodoncia, sobre todo se está investigando en la tecnología de escaneados intraorales, CBCT, porque nos está proporcionando una ayuda impresionante, te aporta una imágenes de una calidad y una clarividencia que hace que tu diagnóstico y tu plan de tratamiento sea muy fino. Todo esto se está integrando también con la aparatología, con la cirugía ortognática…, tenemos un mundo abierto maravilloso e interesantísimo.
—Mª. L. S.: En lo que respecta a la Medicina Oral, y en concreto en cáncer oral, en lo que más se investiga es en todas las técnicas que nos ayudan a realizar un diagnóstico más precoz, la biología molecular o la utilización de la saliva como un medio donde tenemos células de descamación, proteínas, formas de identificar factores de riesgo para un paciente en concreto, que son sencillas de efectuar y que nos pueden adelantar los diagnósticos en determinados casos.

—¿Cómo ven el futuro de sus áreas en España? ¿En qué situación se encuentran con respecto a otros países?
—E. G. O.: En Endodoncia, como en el resto de disciplinas, España no le tiene que envidiar nada a nadie, ya que estamos a la última en medios y en formación. Cuando sales fuera lo ves perfectamente.
—Mª. L. S.: Tenemos un nivel muy alto en general. En el mundo sanitario en España somos top, en Medicina, en Enfermería, en Fisoterapia, en Odontología. Estamos en la cumbre.
— Mª. D. O.: Yo también lo veo muy alto. Acudes a congresos internacionales y compruebas que tenemos un nivel altísimo, unos profesionales muy bien formados y, dentro de la Odontología, en todos los campos. Estamos en una línea muy buena.

322_Protagonistas—¿Y en cuanto al futuro de la Odontología de aquí a una década?
—E. G. O.: El futuro de la Odontología es difícil, porque aunque tenemos profesionales cada vez mejor formados y con muchas ganas de hacer las cosas bien, nos encontramos con un mercado laboral muy saturado, a lo que se suman todos los requisitos legales de Sanidad que cada vez son más exigentes. Tenemos normativas al mismo nivel que un centro hospitalario, con una infraestructura a veces de un dentista y un auxiliar. Establecerse cada vez es más difícil y probablemente se tenderá hacia grupos de dentistas especializados en diferentes áreas o disciplinas. El futuro probablemente vaya hacia ahí. Por otra parte, y más a nivel empresarial, sí podríamos hablar de un sector al alza, porque los pacientes cada vez tienen más conciencia de la importancia de la prevención y de revisarse, y en ese sentido siempre va a ser una profesión necesaria y que cada vez va ganando un mayor prestigio. La Odontología, en tiempos, era como el pariente pobre de la Medicina, no tenía muy buena reputación entre los médicos y eso, a día de hoy, ya está superado.
—Mª. L. S.: Estamos en un buen momento, que iremos mejorando. Debemos ir dando más pasos, concretamente y en el campo de la Medicina Oral, en lo que es la patología propiamente de mucosas hacia diagnósticos precoces y, sobre todo, al diagnóstico de procesos sistémicos que, muchas veces, podemos encontrar en boca antes de que den la cara en otros órganos importantes. Ahí tenemos un campo muy bonito, muy a desarrollar. Considero que ese es el camino.
—Mª. D. O.: Yo también veo el futuro de la Odontología con unas posibilidades impresionantes, porque en los últimos años se ha avanzado tanto que me parece que el futuro es muy prometedor. La única pega es la cantidad de odontólogos que salen cada año, va a llegar un momento en el que va a ser un problema porque el trabajo no sé si va a dar para tanto odontólogo. El problema es que la formación tiene su coste y, como ocurre en cualquier campo sanitario, hay que seguir siempre formándose, sobre todo, con la cantidad de avances que se están produciendo. No te puedes dejar ni un solo día sin aprender algo. Si existe falta de trabajo, la gente no se puede formar y cada vez tienen menos recursos económicos para ello, ese sería un punto en el que considero que se debería hacer algo.
—Mª. L. S.: Ya se está produciendo una migración de los graduados a otros sitios de Europa porque ven que sus expectativas cada vez son más complicadas.
— Mª. D. O.: Se van profesionales muy buenos. Si esta situación no se limita, llegará un momento en el que se tengan que ir muchos más o que los que estén tengan unas condiciones de trabajo precarias. Y también hay que tener en cuenta el gran número de empresas que han aparecido y que sí, les contratan, pero con unas condiciones que les obligan a obtener una rentabilidad. Eso sí que es un problema.
—Mª. L. S.: Se ven obligados a hacer mala praxis. Un comercial es el que determina el plan de tratamiento sin mirar la historia o el perfil del paciente, solo la parte económica. Eso es una barbaridad. Es una cuestión de regulación, de quién puede tener una clínica. Un profesional sanitario debe ser el responsable de una clínica y no un comercial. No se comprende cómo esta situación puede estar ocurriendo, habiendo tantas evidencias de lo negativo que es y que no se le ponga remedio.