Cigarrillo electrónico

La organización asturiana recuerda que sus componentes provocan daños en dientes y encías y pueden llegar a causar gingivitis y periodontitis. Su consumo se ha triplicado entre los jóvenes del Principado.

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Asturias (CODES) advierte de los riesgos para la salud bucodental del uso del cigarrillo electrónico. Ante el repunte de su consumo experimental entre los jóvenes asturianos –según la última encuesta ESTUDES se ha triplicado, pasando del 12% al 39%-, el CODES recuerda que puede provocar daños en dientes y encías.

Aunque a priori pueda parecer un producto menos perjudicial que el tabaco, es necesario tener claro que los vapores que producen no están compuestos únicamente de vapor de agua. De hecho, en cada aspiración los tejidos bucales se ven expuestos a compuestos que causan la muerte de numerosas células de la mucosa oral, como la nicotina, el calentamiento de la glicerina y los aromas. Todos estos componentes liberan proteínas inflamatorias que pueden promover la aparición de enfermedades como la gingivitis o la periodontitis. Esta última enfermedad es especialmente grave, ya que no solo afecta a la salud bucodental, sino que puede provocar numerosos problemas cardiovasculares.

Además, cabe señalar que a corto plazo las vías respiratorias sufren daños muy similares a los que se producen con el consumo de tabaco y también se han hallado sustancias cancerígenas en los líquidos y vapores de los cigarrillos electrónicos y otras que causan adicción. Asimismo, su seguridad y eficacia a la hora de dejar de fumar no han sido demostradas, al contrario, pueden prologar su consumo e implicar riesgos adicionales.

Imágenes cedidas: Shutterstock / nd 3000