Servicios dentales

A pesar de que aún no disponemos de los «micro datos» que harán posible el análisis de la evolución del gasto odontológico según diferentes rangos de la población, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ya ha adelantado el resultado de 2018 sobre el gasto las familias españolas en servicios dentales.

Ya en el mes de marzo, en estas mismas páginas, publicamos la noticia sobre la preocupante reducción del gasto medio por paciente, a pesar de que haya ido aumentando progresivamente la tasa de población que acude al dentista.

Querría recordar que el INE mide una parte importante del gasto de los españoles en prestaciones odontológicas, pero como siempre, el estudio se integrará con datos de Key-Stone para llegar a la medición del gasto total, incluyendo además los servicios no presentes en la Encuesta sobre Presupuestos Familiares del INE.

Servicios dentales

También en el mes de marzo, nos preguntamos cómo explicar este dato en relación al indudable incremento en el consumo de productos dentales, que desde Key-Stone medimos puntualmente desde hace casi diez años.

Entonces recordamos, y seguimos confirmándolo gracias al cierre del primer semestre de0 2019 registrado con el estudio Sell-out Analysis, cómo prácticamente todos los materiales consumibles marcan un crecimiento estructural en el último cuatrienio (del 2% al 5% anual, según la familia de producto) también en unidades.

Por tanto, la información sobre la disminución del gasto odontológico debe evaluarse teniendo en cuenta el contexto actual, marcado por un aumento de pacientes y prestaciones. Tres son los principales factores que explican este fenómeno y que ya presentamos hace tiempo:

  • El gasto de las familias no siempre se corresponde con los ingresos de las clínicas, gracias a los sistemas de seguros y mutuas.
  • Fuerte deflación de los precios medios de las prestaciones odontológicas debida a cuestiones de «hipercompetitividad».
  • Aumento de la prevención y de las visitas dentales, reduciéndose, como consecuencia, las rehabilitaciones más complejas y costosas.

Esta última cuestión también es importante en la reducción de la colocación de implantes, que parece de tipo estructural, y sobre la que escribí en mi último artículo del mes de septiembre en este mismo boletín. Pero, retomando la pregunta que da título a este artículo, «¿Puede afectar la reducción del gasto odontológicos de las familias al negocio de los productos dentales?», la respuesta es sí, absolutamente sí.

Competencia y beneficio

Solo las clínicas que aprenden a gestionar de forma más eficiente sus pequeñas empresas pueden seguir compitiendo y obteniendo beneficios, y uno de los primeros efectos a los que estamos asistiendo, es una fuerte presión sobre la distribución para conseguir precios cada vez más baratos.

En el informe del primer semestre de 2019, nuestros analistas ya notaron este fenómeno, con precios medios en disminución para muchos productos de las marcas industriales, además de un fuerte aumento en las ventas de materiales de las marcas privadas de los distribuidores.

Este fenómeno repercute en los márgenes de beneficio del canal de distribución, que consecuentemente presiona a la industria para conseguir precios más ventajosos, tanto en España como a través de una búsqueda de los mismos productos en otros países, siempre y cuando cumplan con las normas que regulan los dispositivos médicos (estamos también asistiendo a un fuerte intercambio de productos entre los países europeos, sobre todo desde el Este hacia el Noreste de Europa).

Personalmente, tras observar el mercado y su evolución desde hace 20 años, pienso que estamos asistiendo al inicio de una nueva fase, en la que la pequeña y mediana distribución local podría sufrir, teniendo que luchar con nuevas armas por su supervivencia (no solo ofreciendo más servicios a los clientes, sino también fundando asociaciones empresariales, trabajando en las relaciones internacionales, desarrollando el online, etc.).

Es una fase en la que solo la búsqueda de la eficiencia logística, de proceso, de compra, etc., puede permitir a la distribución y a la industria seguir alcanzando sus beneficios. Esta eficiencia normalmente se origina gracias a un aumento de la concentración en el mercado (menos empresas más grandes), pues solo a través del alcance de una suficiente «masa crítica», será posible seguir compitiendo y prosperando.

Fuente: estudio «Panorama Odontológico», para pedir más información escribir a pressoffice@key-stone.it

Imágenes cedidas: Shutterstock / Octa corp