SEPA
Durante la campaña de este verano se ha revisado la salud bucodental de más de 300 niños.

La colaboración que desde hace más de cinco años estableció la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) con la organización no gubernamental «Malayaka House» continúa con éxito, y consolida su iniciativa de poner en funcionamiento una clínica dental en Uganda.

Como los últimos veranos, un grupo de profesionales socias de SEPA han acudido durante el mes de agosto a la población de Entebbe (Uganda), donde la ONG cuenta con una casa de acogida para niños huérfanos. Esta vez, cinco voluntarias han acudido a la cita, reforzando actividades iniciadas en otras ocasiones y llevando a cabo también nuevas acciones.

Marta Escribano y Prado Arroyo, socias de SEPA, son las principales responsables del «Proyecto Solidario Clínica Dental SEPA-Malayaka», que tiene por objetivo ayudar a la población más necesitada a cuidar de su salud oral, de su alimentación y su higiene. Según explican, «queremos que la comunidad y el entorno del orfanato Malayaka House tengan un centro dental atendido por dentistas locales donde acudir y llevar a sus hijos. Este servicio permitirá, al mismo tiempo, atender de manera gratuita a los más de 6.000 niños huérfanos que viven en Entebbe y afianzar la labor de Malayaka House para que siga creciendo como casa de acogida». Tal y como admiten, «es un proyecto en crecimiento lento, pero cada año se consiguen pequeños avances que facilitan el trabajo y el progreso de la iniciativa»; sin duda, añaden, «el capital humano de este proyecto es increíble».

Nuevas incorporaciones, más tareas

En esta ocasión, Marta, Prado y Laura (otra de las socias de SEPA que repetía experiencia) han estado acompañadas de dos dentistas más, Cristina y Alicia, y de una higienista dental, Beatriz. Las seis, junto con Helen, una dentista ugandesa que está involucrada con el proyecto desde el principio, han formado un equipo de profesionales centradas en mejorar la salud bucodental de los niños de esta comunidad.

Además de impartir diversas charlas, han repartido pasta de dientes y cepillos a los niños que han chequeado, «lo cual es muy importante en un país donde el acceso a productos con azúcar es elevadísimo y la cultura de lavarse los dientes todos los días es prácticamente inexistente», destaca la Dra. Marta Escribano.

Este año, como novedad, con los fondos recaudados por SEPA para el proyecto de clínica dental, se ha adquirido un equipo móvil con el que las dentistas han podido hacer empastes. «Esto supone un gran cambio, especialmente para niños en zonas remotas sin acceso a salud bucodental y sin ninguna clínica cercana, puesto que se pueden tratar dientes sin tener que realizar extracciones cuando hay caries», señala la Dra. Escribano. En concreto, como resume la Dra. Prado Arroyo, «hemos realizado mucho trabajo de campo y hemos tenido dificultades con los equipos allí instalados, pero es cierto que al haber adquirido un equipo portátil hemos podido solucionar muchos inconvenientes con los que nos hemos encontrado y realizar trabajos más conservadores».

Durante la campaña de este verano, se ha revisado la salud bucodental de más de 300 niños, de los cuales han sido tratados aproximadamente un 30% de ellos, con extracciones, empastes y limpiezas. Los casos más graves fueron derivados a la clínica para su tratamiento.