Publicidad engañosa dentistas médicos
Los doctores Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas; y Serafín Romero, presidente del Consejo General de Colegios de Médicos.

Los Consejos Generales de Dentistas y Médicos denuncian el creciente aumento de publirreportajes engañosos, confusos y que crean falsas expectativas. Provienen, afirman, de empresas del sector salud y de profesionales sanitarios con la intención de publicitar servicios y prestaciones en contra de la deontología profesional.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) y el Consejo General de Dentistas vuelven a reclamar a los grupos parlamentarios la «urgente necesidad» de aprobar una ley estatal que regule la publicidad sanitaria.

El motivo de insistir en esta cuestión son los publirreportajes que aparecen promocionando la actividad sanitaria de sociedades mercantiles. Las organizaciones profesionales denuncian que su formato no permite al ciudadano percibir que se trata de publicidad encubierta.

El Consejo General de Dentistas considera que con este tipo de publirreportajes se puede incumplir el Código de Deontología Médica del CGCOM. «No se trata de una publicidad objetiva, prudente ni veraz, puesto que puede levantar falsas esperanzas en los lectores y/o pacientes en cuanto al resultado de tratamientos de diversas enfermedades, algunas tan graves como el cáncer», declara el Dr. Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas.

En esta línea, añaden que hay que frenar cuanto antes la mercantilización de la salud. «Siempre mantendremos nuestra política de tolerancia cero hacia estas actuaciones y defenderemos la ética y deontología en el ejercicio profesional», explica el Dr. Castro.

Anuncios publicitarios

Por su parte, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, el Dr. Serafín Romero, incide en lo que marca el Código de Deontología de la Profesión Médica Española. «La profesión médica tiene derecho a utilizar la publicidad. El anuncio publicitario debe perseguir el equilibrio entre dar a conocer los servicios que un médico está capacitado para prestar y la información que debe tener un paciente o usuario para elegir sus necesidades asistenciales con garantías para su persona y su salud», dice.

Para el Dr. Romero, «la publicidad debe estar reservada a los espacios y medios específicamente dedicados a este fin; el ciudadano debe percibir con claridad que se trata de un mensaje publicitario y debe quedar claramente diferenciado el mensaje publicitario de la comunicación del avance científico». Asimismo, añade, «venimos defendiendo una publicidad responsable, basada en criterios de objetividad, prudencia y veracidad, no generadora de falsas expectativas, ni generadora de falsas necesidades relacionadas con la salud».