Implantes dentales
Foto: Pixabay.

Analizamos los dos trimestres consecutivos con signo negativo

Gracias al estudio de mercado Flash Implant, Key-Stone está monitoreando desde hace casi 10 años las ventas de los implantes en España. Y, por primera vez tras la crisis internacional, estamos asistiendo a un anómalo descenso en el consumo de implantes en el primer semestre de 2019, con dos trimestres consecutivos negativos.

Ya tuvimos ocasión de explicar que nos encontramos en un contexto de fuerte desarrollo del mercado de los implantes en España, con una tasa de implantes colocados por habitante que es probablemente la más alta del mundo. Por todo ello, es lógico preguntarse si este sector seguirá una tendencia de crecimiento y, en caso afirmativo, hasta qué punto, pues es indudable que estamos hablando de un «mercado maduro», cuyo incremento en el futuro podría ser incierto.

Es por ello, que no sin una ligera preocupación, seguimos observando los recientes datos de venta de implantes en España, que en el primer semestre de 2019 alcanzan cifras negativas con respecto al mismo periodo del año anterior.

Este fenómeno puede observarse claramente en el siguiente gráfico, que muestra las tendencias coyunturales del mercado de implantes en unidades, medidas por separado para el primer y el segundo trimestre de 2019, junto al valor acumulado de tendencia de los primeros seis meses de 2018 con respecto al mismo periodo del año anterior.

El peor intervalo de tiempo fue sin duda el primer trimestre del año, aunque también el segundo trimestre ha registrado un descenso bastante anómalo con respecto a las tendencias estructurales a las que estamos asistiendo desde hace varios años.

Reducción del mercado de implantes

Aunque hacía años que no se presenciaban dos trimestres consecutivos de descenso y, considerando algunos «drivers» de largo plazo, quizá podríamos deducir que el consumo anual de implantes ha llegado a su máximo histórico, y que en el futuro una ligera, pero progresiva, reducción del mercado de implantes podría considerarse casi «fisiológica» si tenemos en cuenta los siguientes factores:

  • Un mercado ya maduro, con una decena de millones de implantes colocados sólo en la última década.
  • Una situación de «turbulencias» en el sector de la Odontología corporativa, en la que actualmente se están produciendo varios traspasos de propiedad en importantes enseñas, lo que probablemente implica una reducción del stock en el canal.
  • Un gran cambio de actitud por parte de los dentistas españoles, enmarcado una nueva «corriente de pensamiento» fuertemente orientada hacia la conservación de los dientes y el ahorro biológico.
  • Una mayor propensión a la prevención por parte del paciente, que llega a perder sus dientes cada vez con una menor frecuencia.

En conclusión, deberíamos esperar a los resultados del segundo semestre de 2019 para realizar un análisis más sólido y unas previsiones más fiables. En cualquier caso, no se deberían subestimar las señales que emite el mercado, pues podrían ser indicadores de un posible cambio de rumbo en el segmento de los implantes.