Experiencia fuera de España

La formación en el extranjero ha supuesto un antes y un después para las carreras de muchos expertos. El Dr. Miguel Roig, presidente de la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES), incide en el «cambio radical» que supuso su estancia en San Antonio, Texas, durante su doctorado. «Tuve la oportunidad de compartir mucho tiempo con excelentes clínicos, docentes e investigadores que me hicieron entender la investigación y la docencia de otra manera. Por ello, desde entonces he trabajado para que en nuestro entorno los profesionales españoles, jóvenes y no tan jóvenes, tuviesen a su alcance ese nivel de formación».

En algunas disciplinas odontológicas formarse en otros países es fundamental. Fue el caso del Dr. Miguel Miñana, presidente de la Asociación Española de Endodoncia (AEDE). «La carrera de Grado debe suponer solamente el inicio de nuestra formación. Siempre que se quiera profundizar más en el campo de la Endodoncia, se hace muy necesaria la formación postgraduada y, en mi opinión, siempre desde el ámbito universitario». Aunque reconoce que en España existen postgrados universitarios muy cualificados, «en mi caso particular realicé un postgrado de dos años en Estados Unidos, donde la Endodoncia sí que es una especialidad reconocida».

La visión de la industria

La tecnología avanza a pasos agigantados y, por lo tanto, la actualización constante es imprescindible. Desde la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), su secretaria general, Margarita Alfonsel, hace hincapié en su área específica dedicada a realizar cursos y jornadas de formación para sus empresas asociadas. «Durante el pasado año se llevaron a cabo más de 20 cursos formativos centrados en diferentes temáticas como el Aula Compliance, en el que se formó sobre el Código Ético del sector de la Tecnología Sanitaria o el Aula Regulatory, donde se abordaron las nuevas normativas europeas, entre otros temas relevantes».

Por su parte, Juan M. Molina, presidente del sector Dental de Fenin, precisa que es «imprescindible que todos los dentistas, higienistas bucales, ortodoncistas… estén lo más actualizados posible y conozcan las últimas innovaciones tecnológicas. Es necesario que se mantengan en la vanguardia del conocimiento, haciendo así posible que la prestación de salud bucodental en España siga evolucionando positivamente».

La Universidad es una de las instituciones mejor valoradas por los profesionales en cuanto a la formación de postgrado. Tal y como asegura el presidente de la Conferencia de Decanos de las Facultades de Odontología de España, el Dr. José Carlos de la Macorra, «el diseño racional de un programa individual, personal o de formación postgraduada es imprescindible».

El presidente de la Sociedad Científica de Odontología Implantológica (SCOI), el Dr. Aritza Brizuela, comenta que, en su caso, siempre ha optado por la formación vinculada a la Universidad, «ya sea mediante títulos oficiales o propios. Algunos han sido fundamentalmente teóricos (Máster en Ingeniería Biomédica), otros más prácticos (Máster de Rehabilitación Oclusal Integral, Especialista Universitario en Implantología Oral…); no obstante, todos han tenido peso en mi desarrollo profesional y han marcado el dentista que actualmente soy».

En definitiva, y como asegura el presidente de la Sociedad Española de Implantes (SEI), el Dr. Eugenio Velasco, «la formación continuada aporta la excelencia en el diagnóstico y el tratamiento del paciente en la clínica odontológica cotidiana».