Dentistas Álava Bielorrusia
Dentistas atendiendo a uno de los jóvenes.

Los odontólogos realizan, de manera altruista, tratamientos bucodentales a los jóvenes que pasan su estancia estival en Vitoria-Gasteiz.

El Colegio de Dentistas de Álava colabora un año más en la campaña de atención bucodental a niños bielorrusos durante su estancia estival en Vitoria-Gasteiz. La organización profesional promueve esta iniciativa entre sus colegiados, desde hace más de dos décadas, para ofrecer su experiencia profesional a los menores.

A través de la Parroquia de la Sagrada Familia de Vitoria-Gasteiz, los chicos y chicas de edad media de 12 años pasan las vacaciones de verano en Vitoria, momento que es aprovechado también para revisar su salud. La colaboración altruista de 26 dentistas alaveses, que van a participar en este campaña, contribuirá a que más de medio centenar de niños bielorrusos puedan regresar a su país con una boca saneada y unos hábitos de limpieza y cuidados adquiridos, indispensables para conservar la salud bucodental.

Es necesario recordar que la mayoría de los niños presentan graves secuelas derivadas de la catástrofe de Chernóbil, que se traducen en caries y agenesias dentales (falta de formación y desarrollo de los dientes). De hecho, los tratamientos más habituales suelen ser obturaciones, higienes dentales, así como un aprendizaje en las técnicas de autohigiene bucodental. En este sentido, se aprecia que muchos de los chavales que repiten estancia en Vitoria han adquirido hábitos de limpieza, gracias a estas revisiones y a la donación de cepillos y otros utensilios, que llevan a su país.

21 años viajando a España

La mayoría de los menores procede de la región de Dobrush, provincia de Gomel, frontera de Rusia con Ucrania, que es la zona más afectada. La Parroquia de la Sagrada Familia realiza esta labor de acogida desde hace 1994, cuando el número de niños bielorrusos era bastante mayor, entre 120 y 130 menores, y su traslado se hacía en autobús.

Con el paso del tiempo han disminuido los niños que vienen a Vitoria, por la falta de familias de acogida, pero también han mejorado las condiciones del viaje, y ahora los traslados se hacen en avión. De los 39 niños que pasarán el verano en Vitoria-Gasteiz, tres lo hacen por primera vez y ocho son mayores de 15 años.