Vuelta al cole
Un niño es atendido en la consulta del dentista.

Investigadores finlandeses concluyen que los niños que padecen este tipo de problemas bucales tienen un mayor riesgo de sufrir esta enfermedad cuando son adultos. La aterosclerosis es la principal causa subyacente del ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular.

Un trabajo científico de la Universidad de Helsinki, en Finlandia, ha encontrado una asociación entre las infecciones más comunes de la boca que afectan a los pacientes infantiles y la aterosclerosis. El estudio ha sido publicado en la revista científica Journal of the American Medical Association Network Open.

Durante la investigación se realizaron análisis clínicos orales a 755 menores con edades comprendidas entre los 6, 9 y 12 años. El estudio comenzó en 1980 y concluyó en 2007, cuando los participantes tenían 33, 36 y 39 años.

La mayoría de los niños sufrieron daños bucales. El 68% de los menores padecieron sangrado, el 87% caries y el 82% empastes. Por el contrario, el porcentaje de pequeños con bocas sanas se redujo al 5%. Tanto la caries como las enfermedades periodontales en la infancia se asociaron con el grosor íntima-media de la arteria carótida en la edad adulta. El engrosamiento de la pared de dicha arteria indica la progresión de la aterosclerosis, lo que implica un mayor riesgo de infarto de miocardio o cerebral.

La periodontitis en concreto se considera un factor de riesgo relevante para las enfermedades vasculares ateroscleróticas. Asimismo, su tratamiento reduce los factores de riesgo cardiovascular.

Imágenes cedidas: Shutterstock / michaeljung

Amplía tus conocimientos y fórmate