En opinión del Dr. Diego Gómez Costa, «la aparatología solamente se crea si nosotros demandamos su utilización».

Coincidiendo con su reciente proceso de transformación digital acudimos a la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), en Alcorcón (Madrid), para conocer de manos del director del Servicio Clínico de Odontología, el Dr. Diego Gómez Costa, entre otros miembros de su equipo, los últimos avances tecnológicos que han incorporado: escáneres intraorales, faciales, microscopía digital e imágenes 3D; los nuevos procedimientos derivados del flujo digital, así como su firme apuesta por estimular la investigación entre sus alumnos y la introducción de una formación más enfocada a la Odontología Digital desde Grado hasta Postgrado.

La Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), situada en el Campus de la Facultad de Ciencias de la Salud de Alcorcón (Madrid), comenzó su andadura en 2005, enfocada a la formación integral del alumno como Centro de Apoyo a la Docencia e Investigación. Desde entonces, y en su constante afán por aumentar y mejorar los servicios que presta, proporcionar una formación permanente para hacer posibles tratamientos cada vez más eficaces e incorporar los últimos avances tecnológicos, es ahora cuando puede presumir de haberse convertido en una de las universidades de Odontología españolas abanderada en emprender la transformación digital en los últimos tiempos. Así lo explica el Dr. Diego Gómez Costa, director del Servicio Clínico de Odontología en la Clínica Universitaria URJC desde abril del año pasado. «En enero de 2018, Daniel Álvarez Cabo, como director general de la Fundación Clínica Universitaria, puso en marcha todo lo que ha supuesto la transformación de lo analógico a lo digital de la clínica. En un primer momento, se comenzó con el historial clínico y médico de cada paciente, que se archivaba en papel con un número de historial, y con las radigrafías, también en formato analógico, lo que conllevaba una notable pérdida de tiempo, además de no disponer de las pruebas de una forma inmediata. Entonces, Álvarez Cabo decidió que era necesario emprender un cambio. Cuando me incorporé a la dirección, en abril de 2018, como miembro docente y de dirección clínica, estimé oportuno que, dentro del currículum formativo, tanto de Grado como de Postgrado que impartimos en la Clínica Universitaria, era necesaria la incorporación de toda esta transformación hacia el flujo digital».

Para el director del Servicio Clínico de Odontología de la Clínica Universitaria URJC, el Dr. Diego Gómez, la tecnología debe estar al servicio del alumnado.

Dentro de todo este proceso, la intervención y apoyo por parte de las empresas, «que también quieren participar en esta transformación hacia el flujo digital», tal y como indica el Dr. Gómez, se produce por medio de concursos públicos, ya que, al tratarse de una entidad pública, la Clínica Universitaria URJC funciona a través de dichos protocolos. «Colaboramos también con empresas en las áreas de Radiología e Imagenología y, en estos momentos, estamos inmersos en la fase de cambio de todo lo que se refiere al escáner intraoral con el CS 3600 de Carestream Dental que utilizamos en la clínica. Acabamos de instalar el escáner facial del Sistema CS 9600, de Carestream, que nos permite realizar estudios más reales directamente sobre una imagen propia del paciente. Todo el tema del escaneado es una revolución, tanto en lo que se refiere al ahorro de tiempo, como de calidad para el paciente. También contamos con la microscopía digital. Antes estaba muy enfocada únicamente a la Endodoncia, quedando en manos de los profesores de los Másteres, por lo que sacamos un concurso público para poder hacer uso de ella, incluso a nivel de Pregrado, con el fin de poder analizar los casos y dar un diagnóstico correcto al paciente al momento, sin necesidad de derivarle a otro servicio», apunta el Dr. Gómez.

160 sillones dentales

La Clínica Universitaria dispone de cuatro subclínicas (denominadas como A, B, C y D) con 40 boxes en cada una, es decir, un total de 160 sillones donde el odontólogo recibe al paciente para realizarle un completo diagnóstico y explicarle el plan de tratamiento a seguir. Cada box cuenta con un ordenador comunicado con un servidor central donde se almacena toda la información e imágenes del paciente. Es decir, que la Clínica cuenta, en la actualidad, con alrededor de 170-180 ordenadores que alimentan esa base de datos. Pero, ¿cómo percibe o valora el paciente la incorporación de estos avances? En palabras del Dr. Gómez, «muchos de ellos proceden de clínicas donde todavía se utilizan solo los métodos tradicionales y vienen en busca de una segunda opinión. Es verdad que cuando se ven en frente de un microscopio, un escáner intraoral, o el hecho de que utilicemos fotografía digital, les asombran, y finalmente se sienten más seguros. Nosotros, desde Grado, a nuestros alumnos, para poder hacer un diagnóstico, les exigimos realizar una sesión clínica, y que al final del curso me presenten un dosier de al menos 10 casos. En este momento de transición en el que nos encontramos tenemos que retroalimentarnos, que aprendan tanto los alumnos como nosotros, porque la tecnología va cambiando día a día».

Caprichos vs necesidades reales

Cada uno de los boxes de las cuatro subclínicas de la Clínica Universitaria de la URJC disponen de ordenadores conectados a un servidor central.

En este sentido, y ante la preocupación o no por la temida obsolescencia programada de la aparatología, el director del Servicio Clínico de Odontología en la Clínica Universitaria URJC asegura que «hay que darle el tiempo justo, pero normalmente el mercado o las casas comerciales nos van informando de si es necesario realizar un cambio, aunque muchas veces, más que sustituir, se trata de incorporar nuevas herramientas. Más que de obsolescencia programada, yo hablaría de necesidad de incorporar. De hecho, la aparatología solamente se crea si nosotros demandamos su utilización. Realmente, lo que no veamos útil no lo vamos a utilizar. Lo que empleamos en la Clínica Universitaria es porque realmente nos va a dar una ventaja, un valor añadido, es decir, una mejor comprensión del tratamiento que vamos a realizar, mejores resultados y el fomentar una docencia actualizada. Y, por supuesto, mayor eficacia, ya que los resultados que aporta la nueva aparatología son mucho más precisos. En definitiva, nosotros tenemos que analizar lo que la industria nos ofrece y ver si son instrumentos que tendremos guardados en un cajón o, por el contrario, algo que vamos a tener que utilizar e incorporar ya a nuestro día a día». Y es que para el Dr. Diego Gómez Costa, «la importancia del flujo digital en la Odontología tenemos que dejarla bien marcada, hay que saber distinguir lo que es necesario y lo que no, lo que son caprichos y lo que son necesidades reales del día a día. El saber utilizar esta tecnología, no para un cierto grupo privilegiado, sino poder extenderlo a todos los estudiantes que vienen a formarse en Odontología, porque es fundamental que conozcan el uso correcto de estas aplicaciones».

Flujo digital, requisito para el laboratorio

Siempre dentro del proceso de concurso público, la Clínica Universitaria de la URJC mantiene una constante y fluida relación con un mínimo de tres laboratorios dentales que les permite poseer una gama suficiente para poder abarcar todo lo necesario, tanto para la Odontología general como la Ortodoncia, Prótesis, etc. «Contamos con laboratorios que trabajan con nosotros porque son adjudicatarios en concurso público, en cuyos pliegos, ya desde mi llegada, está descrita la necesidad de colaboración con el requisito previo de poder trabajar con flujo digital y CAD/CAM. Hoy en día, todos los laboratorios que concursan para trabajar con nosotros lo tienen incorporado. A lo mejor, un laboratorio más pequeño no, pero ese tampoco concursa porque sabe que no va a llegar al volumen que nosotros representamos para un laboratorio», asegura el Dr. Gómez.

Alberto Heras, responsable del Servicio de Radiología, y Paloma Mariño, técnico de rayos de la Clínica Universitaria de la URJC, nos acompañaron en el transcurso de la visita.

Por otra parte, y en lo que se refiere a la financiación necesaria para la adquisición de las últimas novedades en aparatología, el Dr. Gómez afirma que «normalmente, parte de ella la adquirimos nosotros, pero siempre intentamos buscar colaboración con casas comerciales a las que les interese estar en un ámbito universitario con el fin de que los alumnos, tanto a nivel de Pregrado como de Máster conozcan sus productos. Otra parte del material lo adquirimos también a través de concursos públicos. Por ejemplo, abrimos uno para que se pudieran presentar todas las casas que trabajaran con microscopía digital o dirigida al sector dental en el que se establecieron unos mínimos, unos requisitos para que pudieran optar al mismo. Por último, y si existiera algún otro tipo nivel de colaboración, esta debe quedar por escrito, es decir, un compromiso por ambas partes».

Dentro de las condiciones que la Clínica Universitaria requiere de las casas comerciales es que tienen que apoyar y promover la formación a través de talleres y cursos de docencia. «Desde mi llegada», añade el Dr. Gómez, «lo que promuevo es que se estimule la innovación. Somos un centro clínico docente donde el I+D tiene que estar presente».

El valor de lo analógico

Las cuatro subclínicas de la Clínica Universitaria son iguales y tienen la misma disponibilidad. Únicamente se diferencian por el color de los sillones dentales.

Por todo ello, y en cuanto a cuál es la aparatología a destacar entre las últimas adquisiciones de la Clínica Universitaria, el Dr. Gómez afirma rotundo que «la que quiero poner en marcha e introducir en Pregrado y, obviamente, a nivel de Máster, es el escaneado intraoral. Tenemos que recortar los tiempos, pero lo analógico no va a desaparecer, porque el alumno tiene que saber enfrentarse a que cuando salga a la calle, hay clínicas donde, por tema de costes, el flujo digital no va a estar incorporado. Y viceversa, pueden encontrarse con que van a trabajar en una clínica dental donde éste sí está instaurado. Por ello, los alumnos van a tener que saber trabajar tanto a nivel analógico como digital. A nivel del escaneado intraoral, en estos momentos, lo queremos implementar ya en todas las clínicas, tal y como hicimos con la microscopía. Antes, lo que hacía el docente es que traía el escáner de su propia clínica, mientras que ahora lo que pretendemos es que la Clínica Universitaria disponga de equipos propios para que cualquier alumno o docente pueda disponer de ellos. En todo lo referido a Imagenología también contamos con tecnología punta».

Más allá del Postgrado

En la actualidad, la formación en torno a la Odontología Digital está focalizada únicamente en el Postgrado, cuestión que para el Dr. Gómez no tendría por qué ser así. «En ninguna Universidad de España se utiliza el flujo digital en formación de Pregrado como yo lo quiero establecer en cuarto y en quinto. Porque normalmente es algo que destinan a un curso propio de nuevas tecnologías. No veo nada mal que alguien que haya terminado hace tiempo y ya se especializó tenga que formarse específicamente en ello para actualizarse, pero el que quiera estudiar Odontología debe salir ya con esa formación. Porque el hecho es que, cada vez más, tenemos que utilizar esas nuevas tecnologías de manera automática».

Finalmente, y en cuanto al hecho de que la formación no evolucione paralelamente a los avances tecnológicos, el Dr. Gómez asegura que «nosotros aquí en la Clínica no trabajamos de manera individual, pensamos en la formación, no solamente de un grupo completo, que es lo que yo creo que falta en otras universidades. Porque muchas de ellas están subdivididas en microservicios. Aquí no, aquí la tecnología está a la disposición de todo el alumnado y todo nuestro esfuerzo es formar y tratar de contactar con aquellas empresas que quieran colaborar con nosotros para ponerla a nuestra disposición a través, también, de talleres de formación. La Odontología Digital da mucho de sí en formación y en su aplicación para el beneficio del paciente, que es lo más importante», concluye el Dr. Gómez.


El CS 9600, «un equipo de última generación»

Una de las últimas incorporaciones a la Clínica Universitaria de la URJC en su apuesta por la innovación ha sido el Sistema Extraoral CS 9600 de Carestream Dental con escáner facial, «la última generación de TAC dentales», tal y como lo describe, José Eduardo García, ingeniero de Servicio de la compañía. El CS 9600 ofrece una tecnología innovadora que permite producir imágenes de alta calidad con cada captura. Además, su intuitivo software 3D hace posible planificar y presentar el tratamiento y compartir las imágenes de forma sencilla proporcionando todas las herramientas necesarias para las exploraciones bucales, la planificación de implantes, los procedimientos de Endodoncia, la Cirugía bucal y el análisis de las vías respiratorias y la ATM. Combina tecnología panorámica 2D y radiología CBCT con exploración facial 3D y exploración de modelos 3D para crear una potente unidad actualizable a Radiología cefalométrica. En definitiva, el CS 9600 permite ofrecer exploraciones más precisas en un primer intento, reduciendo así el riesgo de repeticiones.


Gabinete vip y más

La Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) cuenta entre sus instalaciones con un total de siete gabinetes odontológicos con sus correspondientes sillones dentales dotados, todos ellos, con cámara intraoral y extraoral que permiten un mejor seguimiento de la intervención por parte de los profesiones que participan en la misma.

Dichas salas, de mayor dimensión y preparadas para un trabajo multidisciplinar, están precisamente destinadas a realizar tratamientos más especializados que, por el tiempo o la complejidad requieren equipamientos y recursos especiales. Entre ellos, destaca el denominado «Gabinete VIP», espacio multimedia que dispone de una cámara que lo conecta con el Salón de Actos situado en la planta superior, de manera que las cirugías que se realizan en dicho gabinete pueden ser retransmitidas en streaming para que los alumnos las presencien en tiempo real.

La Clínica cuenta, además, con una sala de rayos, una de esterilización y cuatro laboratorios tecnológicos para las prácticas docentes preclínicas con un total de 153 puestos.


Clínica Universitaria URJC

¿Dónde está?
Avenida de Atenas s/n. 28922 Alcorcón.
(Madrid)
¿Quieres saber más?
www.clinicaurjc.es