El fundador del modelo Slow Dentistry, el Dr. Primitivo Roig (i) junto al impulsor del movimiento Slow, Carl Honoré, al recibir el premio honorífico 2018 de Clínicas W.

El Dr. Primitivo Roig analiza la implantación de este modelo en el sector dental

El objetivo de Clínicas W es sumar otras 22 clínicas hasta 2021, para llegar a una red de 42 en sus cinco primeros años de funcionamiento.

Más de 150 profesionales se reunieron en Madrid para hacer balance de los dos primeros años de actividad, así como planificar el futuro del método denominado «Odontología Slow». De momento, «hemos logrado nuestro primer objetivo: una mayor calidad asistencial de los pacientes», explicó el Dr. Primitivo Roig, fundador de este modelo, en el que trabaja desde el año 2011 y aglutinado ahora en la marca Clínicas W. Tratamientos con menos citas, mucha escucha y la apuesta por la prevención y por alargar la vida de los dientes son las principales diferencias visibles respecto a la práctica de la Odontología más comercial. «Siguiendo el movimiento Slow buscamos crear un vínculo emocional entre el paciente y el equipo para que disfruten de la visita al dentista. No tenemos que olvidarnos que tratamos a personas por encima de dientes, con sus problemas y sus necesidades, por lo que apostar por el factor humano y la

Roig en un momento de su intervención.

excelencia nos reporta beneficios a nosotros, a los pacientes y la Odontología en general», añadió.

En la misma línea, Carl Honoré, uno de los máximos representantes del movimiento Slow, que acompañó al Dr. Roig en la presentación y recibió el premio honorífico 2018 de Clínicas W, defendió que hay que hacer las cosas con el ritmo adecuado en cada momento y no a la mayor velocidad como promulga la cultura fast. «Tenemos que evitar que la velocidad se convierta en un piloto automático que controle nuestra vida, trabajar con un cronómetro en mano es muy perjudicial tanto para el profesional como para el consumidor, ya que la velocidad afecta negativamente a la productividad y, por tanto, al servicio».

En el año 2018, el primer ejercicio completo de funcionamiento de la red, el volumen de facturación de las Clínicas W alcanzará los 10 millones de euros y ya ha sumado un total de 185 empleados. Tras crecer en número de clínicas un 43% en el último ejercicio, la red prevé una expansión sostenida de seis a ocho nuevas incorporaciones al año, con el objetivo de sumar otras 22 clínicas hasta 2021, para llegar a una red de 42 en sus cinco primeros años de funcionamiento.