Shutterstock

Gracias a nuestros esfuerzos en el ejercicio de la Odontología, muchos pacientes entienden la necesidad de los cuidados preventivos. Se han acostumbrado a acudir al dentista para realizar limpiezas dentales y detectar caries o problemas periodontales.

Sin embargo, los dentistas no deben conformarse con esto. Por el contrario, piense en cómo puede ayudar a sus pacientes para que sepan qué pueden hacer para proteger mejor su boca y comprendan la manera en que el estado de la boca afecta al resto del cuerpo. Los cuidados bucodentales preventivos implican pensar desde la perspectiva de la salud bucodental completa.

¿Qué es la salud bucodental completa?
La salud bucodental completa implica mucho más que cepillarse los dientes y usar hilo dental. Conlleva el control de las bacterias presentes en los tejidos duros y blandos de la boca y la capacidad de superar los retos diarios asociados al modo de vida actual. Para mantener la salud bucodental completa de sus pacientes, lo que incluye los dientes, la lengua, las mejillas y las encías, también es necesario controlar el equilibrio de la biopelícula. Los tejidos blandos, que en realidad albergan el 80 % de todas las bacterias de la boca, constituyen un reservorio a partir del cual las bacterias pueden repoblar los dientes inmediatamente después del cepillado, lo que aumenta el riesgo de los problemas habituales de salud bucodental.
El microbioma oral contiene bacterias, virus y hongos. Si este delicado sistema entra en un estado disbiótico o desequilibrado, las bacterias nocivas toman el poder y causan caries, enfermedad periodontal o halitosis. Para explicar esto a sus pacientes, puede comparar el equilibrio entre bacterias buenas y malas presentes en la biopelícula con el equilibrio entre plantas y animales en la naturaleza. Cuando una especie de un ecosistema cambia, todo el equilibrio se ve alterado.
La salud bucodental completa es importante para sus pacientes debido a la conexión bien documentada entre la boca y el resto del cuerpo. Recuerde a sus pacientes que los problemas bucodentales aparentemente leves, como la gingivitis, pueden tener repercusiones importantes en su estado general de salud. Se ha demostrado que la enfermedad periodontal se relaciona con la diabetes y con determinadas enfermedades cardíacas, mientras que la sequedad de boca puede ser indicativa de VIH/SIDA o síndrome de Sjögren, así como otras enfermedades y trastornos.

¿Cómo puedo enseñar a mis pacientes a mantener una salud bucodental completa?
Los pacientes tal vez sean conscientes de lo importante que es cepillarse los dientes o de que existe una conexión entre la salud bucodental y la salud general, pero es posible que desconozcan la relevancia de los tejidos blandos de la boca o que no entiendan cómo funciona esta relación. A veces dan más importancia a tener los dientes más blancos que a evitar la inflamación o la infección. Nuestra labor como orientadores y defensores de la salud consiste en explicar la realidad. Utilice una analogía para explicar todo esto a los pacientes. Como dentista respetuosa con el medio ambiente, yo acostumbro a recordarles las relaciones simbióticas presentes en la naturaleza, como los peces payaso que viven en las anémonas de mar o los pájaros que se comen los insectos de la espalda de los rinocerontes. Ambas partes son interdependientes.
Explique a los pacientes que el equilibrio de la boca puede alterarse si no se toman unas medidas de control adecuadas, como cepillarse, usar hilo dental y controlar las bacterias en todas las superficies de la boca. Algunos pacientes se muestran muy interesados por cómo cuidar de su salud bucodental de forma proactiva, mientras que otros no están dispuestos a involucrarse. La sensación de culpabilidad funciona durante una o dos semanas, pero después los pacientes vuelven a las malas costumbres. (Por no mencionar que el hecho de culpabilizar y reñir a los pacientes puede hacer que no quieran volver a su consulta.)
A pesar de los denodados esfuerzos de los profesionales dentales para que las personas cambien de hábitos, muchas veces es un problema agudo, como un dolor dental, lo que en última instancia motiva al paciente para introducir cambios. Aproveche la oportunidad para recordar a todos sus pacientes que pueden actuar en cualquier momento para evitar la aparición de problemas, en beneficio de la salud de la boca y de su organismo en general. Cuanto más colaboremos con nuestros pacientes y conozcamos los obstáculos específicos a los que se enfrentan para mejorar su estado de salud, mejor podremos ayudarles a conseguir un resultado positivo.

¿En qué sentido la salud bucodental integral modificará las recomendaciones que hago a mis pacientes?
Desde el enfoque de la salud bucodental completa, sus recomendaciones han reflejar un análisis personalizado de la situación de cada paciente. Un paciente puede alterar el equilibrio del microbioma oral al fumar cigarrillos. Otro tal vez coma y beba productos azucarados, lo que afecta a las bacterias de una forma diferente. Todos los pacientes necesitan productos y recomendaciones individualizadas que les ayuden a cuidar de su salud bucodental de forma proactiva.
El reconocimiento de los efectos perjudiciales que pueden producirse en todo el organismo en ausencia de una armonía oral debe cambiar el enfoque de la asistencia del paciente y de las recomendaciones para los cuidados bucodentales. No basta con recordar a los pacientes que se cepillen los dientes, usen hilo dental y limiten la ingesta de azúcar. Tenemos que explicarles las consecuencias y riesgos de la inacción, no solo para la salud de los dientes y las encías, sino también para la salud de todo el cuerpo.

Lisa Knowles
Licenciada en Odontología en la Facultad de Odontología de la Universidad de Michigan.