Cartel de la campaña ‘Perio & Diabetes’.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, la Federación Europea de Periodontología (EFP) y Sunstar lanzaron la campaña «Perio & Diabetes», con la cual afirman una relación bidireccional entre la salud bucodental y la diabetes, tanto a nivel local como mundial.

Existe una relación bidireccional entre la salud oral y la diabetes: si se padece una infección de encías, el riesgo de desarrollar diabetes es un 20-30% mayor, y aquellos que sufren diabetes son 1,5 veces más propensos a padecer una enfermedad periodontal. No obstante, una buena salud oral puede mejorar los niveles de azúcar en sangre. Por ello, la Federación Europea de Periodontología (EFP) y Sunstar han lanzado la campaña «Perio & Diabetes», con la cual pretenden poner el foco sobre la importancia de mantener una buena salud oral durante toda la vida y romper con la relación que guarda la salud periodontal junto con la diabetes.

Algunas de las conclusiones dictan que, si se padece una infección de encías, el riesgo de desarrollar diabetes es un 20 o 30% mayor y, aquellos que padecen esta enfermedad son 1,5 veces más propensos de sufrir una enfermedad periodontal. Además, en todo el mundo, más de 415 millones de personas son diabéticas, de las cuales cerca de 212 millones están sin diagnosticar; y, aproximadamente, 750 millones padecen alguna enfermedad periodontal.

Como consecuencia, si se padecen ambas condiciones a la misma vez, hay un mayor riesgo de padecer complicaciones de la diabetes mucho antes. Al tratarse de dos enfermedades inflamatorias, incrementan la inflamación general del cuerpo, lo cual repercute negativamente sobre la salud. Por un lado, aumenta la resistencia a la insulina y conlleva un peor control glucémico. Y, por otro lado, una mayor inflamación también empeora la enfermedad periodontal y acelera sus efectos.

Más allá de las cifras, como aspecto positivo, se ha constatado que, una buena salud oral puede mejorar los niveles de azúcar en sangre. Por ello, mantener una correcta salud bucodental es un factor clave para su prevención.

Jornadas de concienciación

Otros proyectos que han llevado a cabo, son la campaña Break the Cycle, iniciativa para educar y concienciar tanto a pacientes como profesionales de la salud sobre las consecuencias del círculo vicioso entre ambas enfermedades; y un estudio pionero en este campo, bajo el título DiaberRisk, que busca detectar la diabetes o prediabetes en el dentista. El objetivo que se persigue con éste último, liderado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el apoyo de la Sociedad Española de Periodontología y Osteointegración (SEPA), es establecer un protocolo de actuación destinado a los profesionales. De esta forma, podrán detectar y tratar lo antes posible los síntomas de diabetes en sus pacientes con problemas de encías. Y, a la vez, mejorar la coordinación entre dentistas y diabetólogos.

La compañía Sunstar, a través de su Fundación, ha contribuido también a la concienciación e investigación con el proyecto #ThePerioLink. Asímismo, visibiliza el impacto que tiene una mala salud bucal en nuestro bienestar, hasta el punto de aumentar el riesgo de cáncer o empeorar el rendimiento en deportistas.

Prevención y tratamiento

Se estima que un 80% de la población mayor de 30 años padece alguna infección de encías: gingivitis, en su forma más leve, y periodontitis, en su aparición más severa. Los expertos afirman que los primeros signos de una infección de este tipo incluyen encías rojas o sangrantes, encías retiradas, y espacios más grandes entre los dientes.

Por ello, recomiendan revisiones periódicas dentales (2 veces al año), cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día y, sobre todo, no olvidar la higiene interdental, con la cual se consigue limpiar el 85% de la boca frente al 60% que se logra con un cepillado normal, según explican los expertos de Sunstar.

En palabras de la Dra. Marzia Massignani, Senior Manager de Asuntos Científicos y Comunicación Corporativa en Sunstar: «Un diagnóstico temprano de ambas enfermedades es esencial si queremos mejorar su prevención y tratamiento. Por ello, es vital concienciar sobre la relación bidireccional entre salud oral y diabetes, y dotar de las herramientas necesarias a pacientes, profesionales y personas en riesgo».