La Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB) ha firmado la Declaración Ciudad del Cabo sobre Derechos Humanos y un Mundo Libre de Tabaco. En la actualidad el riesgo de padecer un cáncer oral en un fumador es 6 veces superior al de un no fumador.

SECIB, que es también miembro del la Comisión Nacional de Prevención del Tabaquismo, está firmemente comprometida en la lucha contra esta epidemia, uno de los principales factores de riesgo del cáncer oral. La Declaración Ciudad del Cabo es una iniciativa de Action on Smoking and Health (ASH), el movimiento que promueve la lucha contra el tabaquismo a escala mundial. La ASH defiende un mundo libre de daños, enfermedades y muertes relacionadas con el tabaco mediante la adopción de políticas públicas.«Se sabe que un fumador tiene 6 veces más probabilidades de desarrollar un tumor de la cavidad oral que un no fumador. Si conseguimos frenar el tabaquismo, estaremos reduciendo la prevalencia de una de las neoplasias con mayor índice de mortalidad», asegura Eduard Valmaseda, presidente de SECIB.

Además de la nicotina, el tabaco contiene otras sustancias a las que se les atribuye el origen de procesos premalignos y malignos en cavidad bucal. Algunos estudios sostienen que las personas que fuman 20 cigarrillos al día tienen 2,34 veces más probabilidades de sufrir esta neoplasia que los que fuman 10 cigarrillos ó menos. Este riesgo llega a ser 3,17 veces mayor para los que fuman dos paquetes y 3,44 veces para los que consumen tres o más.

El objetivo  de ASH es aplicar el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un hito en la promoción de la salud pública en el mundo, que reafirma el derecho de las personas a la salud, establece perspectivas jurídicas para la cooperación sanitaria internacional y fija criterios rigurosos en lo relativo al cumplimiento.

Combatir los factores de riesgo

Con motivo del Día Europeo contra el Cáncer Oral celebrado el 12 de junio, desde la Sociedad Española de Cirugía Bucal se hace hincapié en el hecho de que las expectativas de vida para el cáncer oral son muy grandes, pero solo si se detecta a tiempo. En este sentido, el doctor Valmaseda insiste en que «es fundamental detectar cualquier lesión en estado incipiente y evitar así cirugías agresivas y tratamientos complicados. Pero mucho más importante que detectar la lesión es evitar que ocurra, y eso solo podemos hacerlo combatiendo los factores de riesgo, como por ejemplo, el tabaquismo o el consumo de alcohol».

«El odontólogo –dice Eduard Valmaseda- juega un papel decisivo en la promoción de un estilo de vida saludable, libre de tabaco y otros factores de riesgo del cáncer oral, a la vez que en la detección precoz de esta patología. Cualquier dentista puede detectarla durante su ejercicio profesional a simple vista, sin necesidad de realizar pruebas complicadas, y partir de ahí hacer la biopsia o referir al paciente para que se la haga en otro centro. Un procedimiento sencillo que puede salvar muchas vidas».