Figura 2

Resumen

Al realizar cualquier tipo de cirugía vamos a realizar una herida quirúrgica susceptible de ser infectada por los microorganismos que recubren las superficies del gabinete. Si realizamos una correcta técnica estéril vamos a minimizar el riesgo de infecciones producidas por bacterias que no habitan normalmente en la cavidad bucal. Vamos a revisar los pasos necesarios a la hora de realizar una técnica estéril. Desde el lavado de manos inicial, vestimenta y enguantado y preparación del campo quirúrgico.

La importancia de realizar una correcta técnica estéril nos va a ayudar, no solo a evitar infecciones de la herida quirúrgica, sino que va a proteger al paciente de infecciones cruzadas y a nosotros mismos.

Introducción

Las superficies que nos rodean están recubiertas de microorganismos que ante una cirugía pueden invadir la herida quirúrgica y provocar infecciones. Las infecciones no solo pueden afectar a la cirugía que hemos realizado. También pueden ser causas de distintas infecciones cruzadas entre paciente, paciente-doctor y viceversa.

Con la aparición de los implantes, la utilización de medidas de asepsia se fue generalizando en el gabinete odontológico. Sabemos que la boca es una cavidad séptica por excelencia, así que en Odontología no podremos hablar de esterilidad absoluta cuando hacemos un campo estéril. En este caso se habla de esterilidad relativa, pues la saliva está contaminada por definición.

Limpio versus estéril siempre ha sido motivo de discusión en el campo de la Cirugía Oral.

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Regístrate