Una industria docente

A la hora de analizar qué parte de la cadena del sector dental apuesta más por las nuevas tecnologías, Luis Molina aseguró que «el laboratorio entra porque tiene que entrar, mientras que el clínico lo hace por pasión, todavía puede elegir. El laboratorio hace cinco o seis años se vio envuelto en que sí o sí tenía que apostar por la tecnología, ya que debía hacer más eficientes sus procesos porque el precio que podía cobrar por la prótesis no le daba margen para sobrevivir. El problema es que ni las universidades ni las escuelas de prótesis están preparadas hoy en día para enseñar la tecnología que requiere el flujo de trabajo existente en el mercado. A veces es la propia industria la que genera ‘pseudo academias’ para enseñar a utilizar dichas técnicas, ya que el profesional no sale formado cuando recibe su titulación».

En este sentido, para Antonio Baselga, «ese es el proceso de adaptación y el problema que tenemos algunas compañías del sector, que tenemos que hacer la búsqueda de perfiles de profesionales que hace unos años no existían y que ahora son totalmente nuevos, poniendo como ejemplo de perfil una combinación de un protésico con muchos conocimientos de planificación virtual».

En este punto, Salvador Torres quiso referirse de nuevo a «la necesidad por parte de los profesionales de tener una formación muy orientada a técnicas concretas», insistiendo en que «desde el mundo académico no se está dando una respuesta rápida a las necesidades que se encuentra el profesional. A ese respecto, la industria, en muchas ocasiones, tiene que ir de alguna manera a ofrecer esa formación. La idea no es suplantar el sentido que posee la universidad, sino sencillamente poder acercar al profesional unas técnicas, unas prácticas que, a día de hoy, no es que sean el futuro, sino que son el presente de la profesión a nivel mundial. Desgraciadamente, en España somos exportadores netos de talento en lo que a Odontología se refiere, mucho de nuestro talento está emigrando y está en universidades de todo el mundo, en departamentos de investigación, porque aquí no encuentran ese hueco tan necesario para el desarrollo de la profesión».

Los representantes de la industria reivindicaron un mayor apoyo por parte de las universidades en la formación referida a las nuevas tecnologías.

En definitiva, para Luis Molina, «hay clínicos que han visto en la tecnología una herramienta para mejorar su flujo de trabajo y se han embarcado en ello y están invirtiendo, y también hay numerosos laboratorios trabajando en el mismo sentido. Es decir, hay una parte del mercado con la mente abierta para entender este nuevo modelo de trabajo y otra que lo ve con más temor y levanta ciertas barreras. Habrá que encontrar un equilibrio para lograr un entendimiento».

Aire optimista

Pese a todas las cuestiones tratadas, los asistentes al encuentro coincidieron unánimamente en mostrarse optimistas de cara al futuro de la profesión. Para Garralda, «soy positivo, aunque creo que la industria también necesita un posicionamiento, un cambio de ciertos modelos dentro de las empresas para lograr una mayor profesionalización de su propia oferta. El reto es estar muy al tanto de las nuevas tecnologías y contar con plantillas preparadas, porque el servicio y la atención que debemos dar a nuestros clientes en dicha tecnología es muy diferente a vender productos convencionales».

Por su parte, Luis Molina afirmó que «en Expodental las nuevas tecnologías van a aportar un valor añadido a la Odontología de nuestro siglo y nos van a permitir estar mucho más cohesionados con otras disciplinas médicas. Soy optimista, el mercado va a ir evolucionando porque realmente las cosas se están haciendo bien y el paciente, que ahora acude en un 60% al dentista, llegará a cuidarse más la boca».
Para finalizar, Salvador Torres quiso resumir en cuatro los pilares que fundamentan el optimismo, «la mayor concienciación de la sociedad sobre el factor bucodental dentro de la salud integral; la innovación; contar cada vez más con mejores profesionales en el campo de la Odontología en España y, por último, la pasión con la que viven su profesión. Por todo ello, no podemos más que ser optimistas porque creemos que en los próximos años, este sector va a evolucionar, y mucho, y la industria apoyará e impulsará dicho desarrollo».


El valor de Fenin dental

En palabras del presidente del Sector Dental de Fenin, Juan Manuel Molina, «uno de sus objetivos es crecer en número de miembros, pasando de las 74 empresas a las 100 durante el presente año. De ellas, prácticamente todas estamos en Expodental. Actualmente, estamos trabajando con los miembros de la junta en un plan de comunicación para mostrar al sector la relevancia y la importancia que tiene Fenin Dental dentro de la Federación, porque nos movemos en un entorno muy particular que, al ser privado, lo es todavía más. Fenin Dental está impulsando un cambio, estamos alineándonos a todas las nuevas tendencias, queremos ir por delante para aportar un valor añadido y eso hace que cada vez tengamos más miembros y todos ellos participen en Expodental».


Implantología y ortodoncia, motores del sector

Los asistentes al desayuno debatieron sobre la necesidad de adaptarse a los nuevos modelos de negocio que requiere el sector.

Más allá del perfil del profesional y poniendo de nuevo el foco en el devenir del sector dental, Luis Garralda aseguró que «la Odontología en los últimos 25 años ha llegado al nivel actual gracias a la aparición de la Implantología. Hubiera sido imposible introducir en el sector tecnologías con un coste de 200.000 euros como han sido los TAC dentales inicialmente, si no hubiera sido por el retorno y por el aumento de facturación e ingresos que ha significado la Implantología. También la Ortodoncia está viviendo ahora mismo un momento extraordinariamente interesante, sobre todo desde el incremento del número de pacientes adultos y la creciente aplicación de los alineadores. Ortodoncia e implantes son, ahora mismo, los dos grandes motores del sector». Así lo constató, Antonio Baselga al afirmar que «precisamente motivado por el cambio de negocio y las nuevas tecnologías, la Ortodoncia vive un momento donde existen muchas expectativas, ya que dicha transformación ofrece claras ventajas para los pacientes finales. Es cierto que hay cierta barrera al cambio, pero en España, si bien pecan de una prudencia muy alta, hay una serie de profesionales con un nivel académico y una formación excepcional. El futuro es muy prometedor en el tema de la Ortodoncia».


«Todos apuestan por Expodental»

En lo que se refiere a la actual edición de Expodental, Luis Garralda aseguró que «estamos ante el mejor evento de todas las ediciones del certamen, con un crecimiento de más del 10% en superficie de ocupación y 330 empresas, lo que significa que todos apostamos por Expodental. Además, la presencia de firmas internacionales se ha incrementado en un 17%, hasta un total de 77. La razón de ser de un evento del sector dental como éste es que en tres días los profesionales de las empresas pueden mostrar al visitante todo lo que son capaces de ofrecer respondiendo al lema ‘Innovación, Tecnología y Futuro Digital’, así como dar respuesta a todas las dudas que se generen, lo que supone un valor añadido importantísimo. Vamos a revasar los 30.000 visitantes». Por su parte, Juan Manuel Molina aseguró que Expodental «es el gran escaparate, no solamente para la industria, sino el espacio donde el profesional puede coger el hilo de lo que tiene que expresar a sus pacientes en un futuro».


¿Demasiados congresos en el sector?

Uno de los asuntos que suscitaron un acuerdo general entre los asistentes, tal y como aseguró Juan Manuel Molina, fue el hecho de que la industria «no puede soportar la cantidad de congresos que se convocan en la actualidad», planteando además la pregunta de «si tiene sentido el oportunismo que existe vendiendo como formación algo que no lo es en simposios y encuentros fuera de las organizaciones profesionales y científicas». Por su parte, Salvador Torres aseguró que, «además, estos encuentros tenderán a ser en formato online y cada vez más globales, donde el profesional va a pensar muy bien a qué evento asistir presencial o virtualmente por la calidad del contenido». Para Javier Schmidt, «este modelo de congresos va a morir. La industria no obtiene una tasa de retorno acorde con la inversión que requiere participar en ellos. Es más rentable, como empresas, organizar jornadas en las que presentar las novedades de producto». Asimismo, Antonio Baselga afirmó que, efectivamente, «ha habido una eclosión en lo que a congresos se refiere, pero el formato muestra síntomas de saturación». A este respecto, Luis Garralda matizó que «éste es uno de los debates vivos que tenemos en estos momentos y estamos en un foro de discusión permanente por si en algún momento determinado la industria, a la vista de lo que está pasando, tiene que adoptar alguna decisión. Es, por tanto, un asunto abierto».


Los invitados, uno a uno

  • Juan Manuel Molina. Presidente del Sector Dental de Fenin y director general de Henry Schein.
  • Antonio Baselga. Consejero delegado de Geniova.
  • Javier Schmidt. General manager de Kalma.
  • Luis Garralda. Presidente del Comité Organizador de Expodental y director general de Intra-Lock Iberia.
  • Salvador Torres. Consejero delegado de Proclinic.
  • Luis Molina. Country manager de 3Shape.