Figura 1. (A) Conexión externa. (B) Conexión interna.

Introducción

En la historia de la evolución del implante dental (1) vemos cómo este dispositivo de reposición dental ha pasado de tener conexión hexagonal externa descrita por Bränemark hasta la conexión interna cónica (tipo Morse), consistente en la fricción mecánica entre dos superficies cónicas según los cálculos trigonométricos de ingeniería desarrollados por Stephan Morse en 1863. En cómo la evolución ha ido encaminada a disminuir el microgap entre ambos componentes, implante–pilar, tanto en la disminución de los micromovimientos como en el aumento de superficie de contacto de los mismos, reduciendo así el riesgo de fractura.

Desde el punto de vista biológico, con la reducción del microgap se consigue minimizar la microfiltración bacteriana.

El descenso de la filtración microbiana se ve optimizado por la incorporación del concepto de reducción de Plataforma o Platform Switching inherente a este tipo de conexión (Morse e interna).

La conexión interna tipo Morse por fricción mecánica permite:
– mimetismo biológico
– mimetismo mecánico
– mimetismo funcional
– mimetismo estético con los dientes naturales

Describiremos cómo afectan las diferentes conexiones del implante en la pérdida ósea marginal y desarrollaremos los tipos de pilares adaptados al implante dependiendo de la conexión utilizada.

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Crea tu cuenta
¿Ya tienes cuenta?

 

Amplía tus conocimientos y fórmate