Dr. Eugenio Velasco Ortega, Presidente de la SEI

Vinculado a la Sociedad Española de Implantes (SEI) desde el año 2006, el Dr. Eugenio Velasco ha sido nombrado presidente de la sociedad tras las elecciones celebradas durante la Asamblea del XXIX Congreso Nacional y XXII Internacional que tuvo lugar recientemente en León. Con la intención de continuar el legado de su antecesor, el Dr. Antonio Bowen, Velasco expone los objetivos que se ha marcado para este nuevo reto en su devenir profesional.

—¿Cómo afronta su nueva etapa profesional al frente de la Sociedad Española de Implantes?
—Con mucha ilusión y ganas de trabajar. He tenido la suerte de poder contar con el apoyo de la anterior Junta Directiva, y en las elecciones celebradas en la Asamblea durante el último Congreso de Léon hemos contado con el apoyo masivo de los asistentes que votaron la candidatura. La nueva Junta Directiva va a ejercer un liderazgo positivo de mayor ilusión y de menos excusas. La SEI debe estar abierta a todos los que creen en ella. Además, esta nueva junta ha recibido muchas muestras de ánimo y de cariño para esta nueva etapa que comienza y vamos a emprender un tiempo en el que todos los miembros de la sociedad deben asumir también un mayor papel participativo. Si la SEI continúa viva va a depender, sobre todo, de la energía que emane de los miembros de la sociedad.

—¿Qué vinculación ha tenido con la SEI previamente?
—Mi vinculación comenzó en 2006, durante la celebración del XXIII Congreso de Palma de Mallorca como coordinador del Simposium Implantológico Universitario. Posteriormente, en 2008 participamos activamente con otras universidades y postgrados para configurar un foro implantológico con una verdadera vocación universitaria.

El punto de inflexión en mi trayectoria con la SEI tiene lugar cuando me eligen para presidir el XXV Congreso Nacional e Internacional en Sevilla en noviembre de 2010 por la Junta Directiva que presidía la Dra. Araceli Morales. La organización de este evento constituyó una verdadera línea de trabajo e ilusión que culminó con éxito por la gran participación científica y humana. Los congresos de Valencia y Madrid, en 2012 y 2014, respectivamente, confirman nuestra participación permanente con los postgrados y universidades que, en gran parte, aseguran el éxito de los eventos. En octubre de 2016, acepto la invitación de la Junta Directiva encabezada por el Dr. Antonio Bowen, para presidir el comité científico del XXVIII Congreso de la SEI de Madrid, cuya organización corrió a cargo del Dr. Juan Carlos Vara. El congreso representa también un éxito absoluto en la trayectoria de la SEI.

Finalmente, llegamos al Congreso de León, que representa un esfuerzo colectivo de la SEI, con el Colegio de Dentistas de León y organizado por los Dres. Luis Martín y Mariano del Canto en sus aspectos organizativos y científicos. El éxito del evento confirma la vitalidad de la SEI actual y su influencia creciente en el mundo de la Implantología española. En las elecciones celebradas durante la Asamblea es elegida la candidatura que presido como nueva junta directiva.

—¿Cómo ha visto evolucionar la Sociedad en este tiempo?
—SEI ha tenido una evolución constante en los últimos 10 años, una sociedad decana de la Odontología española, nacida en los años 50 del pasado siglo XX, que ha sufrido los avatares de la gran transformación que ha representado la Implantología. La SEI ha ocupado un puesto importante en este desarrollo aunque compartido con otras sociedades españolas que, sin tener un perfil implantológico exclusivo, han sabido también aprovechar el gran empuje de la oseointegración y del tratamiento con implantes dentales.

En este contexto, la SEI ha tenido un problema grave de liderazgo que ha ocupado un papel demasiado relevante. Las sociedades científicas necesitan de sus líderes, además de capacidad de organización y de transformación social y una gran dosis de generosidad con la sociedad para impulsarla hacia delante de forma permanente, sin ambiciones personales.

—¿Quiénes le acompañarán en la Junta Directiva?
—La nueva Junta Directiva de la SEI la forman un grupo de profesionales, algunos muy jóvenes, con una gran ilusión y una verdadera vocación desinteresada de servicio y trabajo. Un equipo que quiere seguir transformando a esta sociedad en una organización profesional, científica y atractiva. Para ello, contamos con profesionales de la Implantología con una gran formación científica y un empuje social importante.

—¿Presenta un proyecto renovador o continuista respecto a su antecesor el Dr. Antonio Bowen?
—Una parte importante del proyecto es continuar el legado de la Junta anterior presidida por el Dr. Bowen, que ha realizado un verdadero esfuerzo en su modernización y gestión, en unas condiciones, a veces, muy desfavorables. El camino se demuestra andando y la anterior Junta Directiva ha realizado proyectos con mucho éxito para mejorar la imagen y el desarrollo de la SEI. En este sentido, la nueva Junta Directiva que presido tiene también que asumir un verdadero proyecto de futuro que debe culminar con una SEI que en los próximos cuatro años se posicione a la vanguardia de la Implantología española, y que también asuma un mayor papel internacional. No podemos seguir con los mismos planteamientos que hace 20 años animaron a los líderes de la SEI. Si no creemos en nosotros mismos no podemos tener futuro.

—¿Qué mensaje le gustaría transmitir a los socios de la Sociedad?
—El principal mensaje que me gustaría transmitir es que la nueva Junta va a trabajar para mejorar nuestra sociedad. Para incrementar su fortaleza necesitamos una mayor implantación entre los dentistas españoles. Su gestión debe modernizarse, así como su imagen en la profesión. El nivel científico debe incrementarse de forma permanente con un buen programa de formación continuada para todos los socios. La SEI debe emprender un camino de consolidación entre los postgraduados y las universidades que representan el futuro de la profesión y que están muy interesados en la Implantología. La SEI y las universidades españolas deben compartir un objetivo común en la formación implantológica. Para ello, la SEI se va a eregir en la sociedad de los dentistas jóvenes. Por esta razón, más del 50% de la nueva Junta Directiva tiene menos de 35 años.

La SEI tampoco puede olvidarse de los dentistas que en los últimos 25 años convirtieron a esta sociedad en una casa común donde encontrarse y desarrollar su labor clínica. Ellos transformaron su práctica y algunos ejercieron su ejercicio en un tiempo donde la Implantología se consideraba una técnica odontológica de dentistas «iluminados». Los dentistas que hoy poseen una larga experiencia implantológica también tienen que participar en la SEI. El flujo de madurez e ilusión va a ser impulsado por la nueva junta directiva.

Por último, la SEI debe consolidar e incrementar su relación con las diferentes empresas nacionales e internacionales del sector implantológico, cuya labor es primordial. La SEI debe poder optimizar de forma ética los recursos humanos y económicos que poseen por un fin común, como es mejorar la formación de los profesionales de la Implantología y la atención odontológica de los pacientes con la incorporación de los nuevos avances tecnológicos.

Para Velasco, el éxito del último Congreso de SEI confirma la vitalidad de la sociedad actual y su influencia creciente en el mundo de la Implantología española.

—Hablando de Implantología, ¿qué nivel tienen los profesionales españoles en esta parcela?
—El nivel de los profesionales españoles en la Implantología es muy bueno y equiparable al resto de los países occidentales. En los últimos 20 años, la Implantología se ha convertido en una práctica frecuente y cotidiana en las consultas dentales españolas. El nivel de formación ha mejorado como consecuencia del papel en este campo de la universidad, las sociedades científicas como la SEI y los colegios profesionales. La Implantología se ha convertido en la perla de la corona de la Odontología. Existen multitud de cursos formativos que han elevado el nivel de conocimientos teóricos y prácticos de los dentistas españoles. Sin embargo, la formación es un proceso dinámico y permanente que debe ser asumido por los propios profesionales que deben ejercer su responsabilidad para ofrecer a sus pacientes los últimos avances en este campo. El nivel de un profesional de la Implantología debe ser mantenido en el tiempo por una permanente adquisición de conocimientos y técnicas y por la experiencia clínica acumulada basados en la excelencia.


Un equipo joven

La nueva Junta Directiva de la SEI, en la que más del 50% de sus miembros tiene menos de 35 años, la componen:
– Presidente: Eugenio Velasco Ortega.
– Vicepresidente: Juan Miguel Lorrio Castro.
– Secretario general: Álvaro Jiménez Guerra.
– Tesorero: Antonio España López.
– Vocales: Carlos Belarra Arenas, Natalia Martínez Rodríguez, Nuno Matos Garrido, Ernesto Montañés Montañez, Elisa Rodríguez García y Ángela Sierra Baztán.


Más personal

• Nacido en: Sevilla.
• Aficiones: la lectura, el cine y los viajes.
• Deportes: Fútbol.
• Un libro: Cien años de soledad.
• Una película: Sin perdón.
• Un lugar: Sevilla.
• Música preferida: Maná.
• Viajes en cartera: Italia, Colombia, Argelia y Brasil.

Amplía tus conocimientos y fórmate