El porcentaje de clínicas dentales que usan una página web para realizar las compras de productos dentales a sus proveedores ya asciende al 50%.

El dato, procedente del último estudio Key-Stone OmniVision, realizado sobre una muestra de 400 clínicas dentales, sigue en aumento desde la última investigación de 2013, en la cual esta cifra era de un 24%. No obstante, se advierte una cierta heterogeneidad en el uso de este canal de compras, pues tan sólo un 25% declara utilizar la red para sus compras con cierta frecuencia.

Obviamente no todas las compras pasan por dicho canal, pero la importancia de este medio –que ya llega a poco menos del 50% del total de usuarios– en el conjunto del negocio del sistema distributivo está adquiriendo una notoria relevancia.

Las principales resistencias por parte de quienes que no usan la red con fines profesionales, y más concretamente, para las compras, son de tipo cultural, relacionadas básicamente con la preferencia por una relación directa con el representante y con el personal de la casa proveedora. Los dentistas que más contrarios se muestran al uso de internet para sus compras son, de media, menos jóvenes, dirigen clínicas dentales de menor tamaño (sobre todo con uno o dos sillones) y el valor de sus compras es bastante bajo, muy por debajo de la media.

Pero, ¿qué quieren aquellos que ya usan la red para comprar? De la investigación emerge de manera masiva la demanda, por parte de los usuarios, de una mayor facilidad de navegación, particularmente a la hora de encontrar los productos. Se cree que entre los usuarios, el 55% tiene intención de aumentar sus compras en la web, mientras que un tercio de los no usuarios piensa que utilizará la red para sus compras futuras. Es sencillo concluir que la capacidad de las empresas a la hora de desarrollar un e-commerce más adaptado a las exigencias del dentista será clave para lograr el éxito.