Dra. Beatriz Palla, química e investigadora

Una investigación de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), liderada por la investigadora del grupo de Biomateriales del Departamento de Ciencia y Tecnología de Polímeros Beatriz Palla, ha conseguido desarrollar tres tipos de recubrimientos para implantes dentales capaces de evitar una posible infección bacteriana, y en el caso de producirse, eliminarla.

—¿Cuál ha sido el principal objetivo de este trabajo investigador y en qué se ha centrado fundamentalmente?
—En nuestro grupo de investigación, de Biomateriales, del Departamento de Ciencia y Tecnología de Polímeros de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), llevamos unos años investigando sobre Implantología debido a la actualidad del mismo y, también, a la necesidad de mejorar los posibles fallos de los implantes. Estos fallos pueden ser problemas de integración en el hueso mandibular o infecciones.

—¿Quiénes componen este equipo de investigación?
—El equipo de investigación de biomateriales está compuesto por las catedráticas Mariló Gurruchaga e Isabel Goñi. Además, también forman parte del mismo varios alumnos que están realizando el trabajo de fin de Grado y de fin de Máster.

—¿Qué metodología ha utilizado el grupo de la UPV/EHU para llevar a cabo esta investigación?
—Principalmente se ha utilizado el proceso sol-gel, que se basa en la creación de una red inorgánica en disolución a través de reacciones químicas a baja temperatura. Estas reacciones son, básicamente, reacciones de condensación de los precursores en medio líquido.

—¿Con qué apoyos ha contado para poder realizar este estudio?
—Esta investigación se ha realizado en la Facultad de Química de la Universidad del País Vasco, en San Sebastián, pero también se han realizado colaboraciones con el grupo de biomateriales del CSIC (Madrid), con la Universidad Jaume I de Castellón, y con la empresa Ilerimplant SL (Lleida).

—La investigación ha desarrollado tres tipos de recubrimientos para implantes dentales, ¿cuáles son los mecanismos de actuación de cada uno de ellos?
—Se han desarrollado tres tipos, uno de los cuales está bajo secreto industrial. En cuanto a los otros dos, el primer tipo tiene un mecanismo de actuación profiláctico, es decir, que evita que las bacterias se adhieran al implante y se forme la consecuente infección. El segundo tipo está diseñado para eliminar la infección una vez producida.

—¿Qué ventajas presentan dichos recubrimientos?
—Por un lado, la prevención de las posibles infecciones bacterianas y, por otro, el ser capaces de eliminarlas una vez producidas. Además, estos materiales son degradables en medio acuoso y no presentan toxicidad.

—¿Están dichos recubrimientos diseñados para ser utilizados en la propia consulta odontológica?
—Los dos tipos de los que he hablado antes, no. Estos tipos de recubrimientos irían ya sobre el tornillo, cuando este va a ser implantado en el paciente.

Los mayores desafíos para Beatriz Palla son la correcta integración del implante en el hueso y reducir las infecciones.

—Queda, por tanto, un largo trayecto por recorrer para su presencia en las consultas, pero ¿cuáles serían sus previsiones?
—Se han realizado diferentes estudios de caracterización de los recubrimientos, así como estudios in vitro con células, donde se han obtenido buenos resultados en cuanto a no toxicidad y a eliminación de bacterias. Sin embargo, aún quedarían estudios in vivo con pequeños mamíferos y, tras ello, estudios clínicos para su comercialización.

—¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta la investigación en el campo de los implantes dentales?
—Los desafíos más destacados en la actualidad son la correcta integración del implante en el hueso mandibular del paciente, disminuyendo el rechazo del mismo, así como las infecciones bacterianas.
En el primer caso, se llevan muchos años investigando para favorecer la integración en el hueso. También se ha investigado sobre este tema en nuestro laboratorio obteniéndose buenos resultados. En cuanto a las infecciones, el mayor desafío es dotar a la superficie de los implantes con características antibacterianas, teniendo en cuenta la gran resistencia que desarrollan las bacterias a las terapias convencionales con antibióticos. Por ello, el uso de otro tipo de agentes antibacterianos o el diseño de superficies desfavorables para la adhesión bacteriana es de gran importancia.

—¿Cuáles han sido los principales resultados y conclusiones de su estudio?
—La principal conclusión sería que se han logrado desarrollar diferentes recubrimientos antibacterianos, con la incorporación de distintos agentes bactericidas, de manera reproducible y homogénea. Además, estos materiales son capaces, bien de prevenir las infecciones bacterianas, evitando la adhesión de bacterias a la superficie del implante, o bien son capaces de eliminar una infección una vez producida.

—¿Es la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) muy activa en el campo de la investigación?
—Sí, creo que la UPV es muy activa en el campo de la investigación. Concretamente en la Facultad de Química hay una gran cantidad de grupos de investigación especializados en diferentes ámbitos, todos ellos de gran actualidad, y se publican una gran cantidad de artículos científicos.


Perfil profesional

  • Licenciada en Química (2012) y Máster de Química Aplicada y Materiales Poliméricos en la Facultad de Química de Donostia.
  • Laboratorio de Biomateriales del Departamento de Ciencia y Tecnología de Polímeros, bajo la supervisión de Isabel Goñi y Mariló Gurruchaga.
  • Tesis doctoral titulada «Recubrimientos antibacterianos basados en silicio para implantes dentales», bajo la dirección de Mariló Gurruchaga Torrecilla e Isabel Goñi Echave, ambas catedráticas de la UPV/EHU.