Desde el Colegio de Dentistas de Castellón recomiendan las revisiones periódicas en niños desde la erupción del primer diente para habituarles al medio odontológico e instruir a los padres y madres en medidas preventivas de higiene oral y dietéticas con las que evitar la aparición de caries en el paciente infantil, que es la enfermedad crónica más común en este grupo de población. La frecuencia de estos chequeos dependerá, según la institución, del riesgo individual de cada paciente, aunque se recomienda realizar al menos uno al año.

En este tipo de visitas, el profesional no solo valorará y reparará los posibles daños ocasionados por el descuido de la limpieza oral, sino que estimulará y reforzará el hábito de higiene bucodental en los más pequeños mediante la técnica del cepillado dental, clave para prevenir la caries y que debe llevarse a cabo tres veces al día, tras la ingesta de las principales comidas, y durante al menos dos minutos. Además, se deben incluir los hábitos alimenticios como parte fundamental para blindar una buena salud oral.