Los doctores Pablo Galindo y Daniel Torres, presidentes del Comité Organizador del XIV Congreso de la SECIB.

En Málaga, del 17 al 19 de noviembre de 2016

Málaga acogerá la decimocuarta edición del Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB), evento que abordará numerosas áreas de trabajo y que contará con la presencia de profesionales de renombre, tanto en la práctica clínica como en el campo de la investigación.

—¿Qué expectativas tienen desde el comité organizador de cara al XIV Congreso de la SECIB?
—Muy positivas. La Cirugía Bucal ha avanzado enormemente en los últimos años y hay cambios en los enfoques clínicos que van cristalizando a partir de evidencias científicas sólidas. Durante el congreso, ponentes internacionales y nacionales de gran prestigio revisarán muchos de esos avances, y esperamos que sean de interés para todos los asistentes.

Por otro lado, la SECIB ha madurado enormemente como sociedad científica, integrando al mundo universitario y al profesional de una forma totalmente natural. Esto hace que nuestros congresos gocen de una transversalidad de la que estamos muy orgullosos. Esta se puede observar también en la forma en que la Implantología se ha integrado dentro de la Cirugía Bucal, complementándola y enriqueciéndola.

—¿Qué cree que demanda o espera el profesional que acude a un congreso como el de SECIB?
—El profesional que asiste a un congreso SECIB debería buscar adquirir el máximo de conocimientos científicamente argumentados, a la vez que disfrutar de la compañía del resto de profesionales que integran la disciplina. En estos encuentros, los asistentes generan y refuerzan compromisos de trabajo y colaboración en el ámbito profesional.

También se establece un marco ideal para reforzar los lazos de amistad y cariño personal, de camaradería y, en definitiva, de pasión por un proyecto común, como es la relación entre Cirugía Bucal y las ramas afines de conocimiento en el entorno de la Ciencia para el bien de nuestros pacientes.

—¿Qué grandes áreas temáticas han sido las elegidas en esta ocasión para dar contenido al congreso?
—En una primera sesión, celebrada el jueves por la tarde, se abordará la temática de Estética y Rehabilitación, donde se tratarán aspectos vinculados a la restauración sobre soluciones implantológicas, como manejos y elección de cerámicas, rehabilitaciones de arco completo o manejo de complicaciones en rehabilitación sobre implantes, entre otros. Una segunda temática estará focalizada en aspectos más quirúrgicos, como son la distracción alveolar, la regeneración ósea vertical o nuevos diseños de incisiones y abordajes. Un tercer bloque se centrará en la patología de los tejidos orales, y disfrutaremos de temas centrados desde la periimplantitis hasta el cáncer oral, y sus implicaciones tanto clínicas como tisulares. Finalmente, clausuraremos el ámbito académico con un bloque centrado en los avances que se están produciendo en el área de la bioingeniería y la tecnología, en los campos que afecta al área estomatognática.

—¿Quiénes serán los encargados de transmitir sus conocimientos a los congresistas?
—La selección de nuestro programa se efectúa con la mayor delicadeza y cuidando al máximo cada una de las temáticas propuestas a priori, para identificar a exponentes del máximo nivel en cada una de ellas. A este comité organizador nos gusta un formato de sala única en nuestros congresos, con el objeto de aglutinar a toda la colegiación presente y de focalizar mucho las temáticas, lo que hace muy difícil escoger a los candidatos idóneos. Buscamos la combinación más ideal entre profesionales de gran renombre, tanto clínico como investigador, como son los casos de los doctores Giannobile, Berglundh, Schwarz, Shapira, Steigmann o Araujo; profesionales de talla internacional que no son aún reconocidos en España, como los doctores Orlando Álvarez o Milko Villarroel; profesionales españoles de talla mundialmente reconocida, como los doctores Gil Mur, Ávila-Ortiz, Óscar González, Gómez-Meda o Alberto Fernández; investigadores básicos de máximo perfil, como el Dr. Castilho o la Dra. Squarize y, por supuesto, representantes de la Academia Española, que aúnen estas características, como los profesores Peñarrocha, Aguirre, Uribarri o Somoza. El número de contribuciones científicas en revistas de impacto de estos profesionales es sensacional, las habilidades quirúrgicas y rehabilitadoras de ellos es inmejorable, y la calidad e intensidad de sus investigaciones son la vanguardia de nuestra ciencia. Por supuesto que otros nombres pudieron tener cabida en este evento, algunos de ellos no se materializaron por conflicto de fechas, pero estamos seguros de que nadie quedará decepcionado con el programa que hemos preparado.

—Una novedad de este congreso es el apartado de comunicaciones TOP, ¿en qué consiste y con qué objetivos nace?
—Es un concepto incorporado hace algún tiempo en los eventos organizados por el profesor Pablo Galindo, que sabemos que funciona muy bien. Es algo muy fácil de entender. En los congresos tenemos una dualidad entre la adquisición de conocimiento y la aportación del mismo al evento. Venimos observando que las salas de conferencias están llenas, a la vez que las salas de comunicaciones donde se exponen los trabajos de nuestros equipos y jóvenes están desiertas. El comité científico trabaja para identificar a estos trabajos de gran valor y darles su merecido espacio. Para los autores ya supone un premio ver reconocido su trabajo de un modo tan notorio y público, y un aliciente verse exponer entre los grandes nombres de nuestra profesión. Es por eso por lo que se han incorporado estas comunicaciones TOP, que aparecerán claramente expresadas en el programa del congreso con anterioridad a la celebración del mismo. Para nosotros este es un tema de capital importancia porque da el reconocimiento a nuestros jóvenes y a los equipos de trabajo donde se encuentran inmersos. Además de ello, crea un nivel de competencia muy interesante y muy justo, porque todos los asistentes pueden ver de modo claro en qué líneas se trabaja y con qué intensidad y efectividad.

284_CongresoSECIB—También están previstos diversos talleres prácticos en este XIV Congreso de la SECIB, ¿cuántos y qué aspectos abordarán?
—Estamos muy contentos por la participación de ponentes de gran relieve también en la sección de talleres y cursos. El Dr. Óscar González, con un taller sobre provisionalización de prótesis sobre implantes; el Dr. Sergio Spinato, con un taller sobre implantes híbridos de nueva generación; el Dr. Marius Steigman, con un taller sobre incisiones para aumento óseo son solo algunos nombres, a los que hay que unir los de otros referentes nacionales en las áreas a tratar, que hacen que en este apartado ofrezcamos una oferta potentísima.

—¿Qué objetivos esperan alcanzar en cuanto a cifras de asistencia?
—La verdad es que no tenemos metas a este respecto. Entendemos que la cifra de asistencia es una muy mala medida para evaluar la calidad y el éxito de un congreso. Si se quiere llenar, basta con traer un cartel de ponentes de renombre pagados por casas comerciales y cuasi regalar las inscripciones, con el apoyo que otorgan incondicionalmente algunas empresas líderes en el sector. Conocemos la fórmula y la hemos visto funcionar perfectamente en otros eventos. No se trata de llenar salas, sino de cómo se llenan esas salas y de las motivaciones para hacerlo. Un claro ejemplo, en contraposición a esta fórmula, se aprecia mucho en los congresos organizados por otras sociedades, donde el número de asistentes no supera al de los grandes eventos, pero donde la calidad científica y humana que se destila en ellos está a la altura del más grande de los foros de nuestro país. Los congresos deben de tener el carácter de quienes lo organizan, y es bien sabido por todos el criterio de las unidades docentes de Cirugía de las Universidades de Granada y Sevilla. El objetivo es que cada uno de los muchos o pocos asistentes se vaya con el mejor sabor de boca posible, sabiendo que su inversión en tiempo y en recursos ha merecido la pena y quiera repetir al siguiente. Lógicamente los congresos deben mostrar un balance económico que no lastre a las sociedades que representan y todos tenemos la sensación clara de que lo que es gratis, o casi gratis, tiene el valor que tiene. Ninguno de nosotros permitimos que nuestro trabajo profesional sea minusvalorado, y sabemos poner un precio justo a las cosas que realizamos. ¿Por qué un congreso de esta talla debe de no tener valor para quien asiste? No pretendemos llenar y alcanzar cifras mágicas, sino llenar y alcanzar a cada uno de los que le han dado el valor que se merece al congreso con su presencia. Solo esperamos a estos profesionales. Son suficientes.

—¿Qué perfil profesional considera el más idóneo para que acuda al Congreso de la SECIB?
—En un país donde las especialidades odontológicas no existen, no se puede organizar un congreso totalmente perfilado. ¿A quién no atañe un congreso de Cirugía Bucal? Profesionalmente, este es un congreso de perfil universal. Las temáticas así lo indican. Técnica quirúrgica, planificación y rehabilitación oral, Implantología, patología de los maxilares, avances en biomedicina y bioingeniería, actividad investigadora y avances en el conocimiento, todo ello traído por profesionales del más alto nivel, hacen que este congreso esté dirigido a toda la colegiación. Realmente, cualquier dentista puede acudir a un congreso SECIB. La transversalidad que indicábamos al inicio se puede observar en esta afirmación. Desde dentistas recién licenciados a aquellos con amplia experiencia encontrarán aspectos interesantes para su nivel de conocimiento, tanto en las conferencias como en las comunicaciones orales y pósteres o en la exposición comercial.
No olvidamos a nuestros equipos de trabajo y la importancia de su reciclaje, y por ello se han incorporado al congreso cursos para higienistas, así como para protésicos, lo que habla de la universalidad de los posibles asistentes a los que nos dirigimos.

—En cuanto a la EXPOSECIB, ¿qué podrán encontrar los congresistas en esta zona de exposición?
—Para nosotros este es un punto muy importante del Congreso. Sin la industria, la profesión no avanza, y ellos deben ocupar una posición preponderante en el evento. Ellos son, además, un soporte económico vital en estos encuentros, sin los cuales no sería posible organizarlos. Intentaremos dividir bien los tiempos del congreso para que nuestros asistentes puedan estar en el lugar indicado en cada momento preciso. Hemos apostado por un diseño en la exposición que dé iguales posibilidades de interacción con los asistentes a todas las compañías presentes, y ocuparemos todos los tiempos sociales en esta área. Estamos contentos con la respuesta expresada por nuestros patrocinadores y demás industria, a pesar del gran número de eventos que en nuestro país requieren de su esfuerzo y de su apoyo.

—Por último, ¿qué actividades se incluyen dentro del programa social para congresistas y acompañantes?
—Málaga es una ciudad mediterránea y andaluza. Ambas características la hacen una ciudad acogedora con el visitante en grado extremo. Los congresistas, además de la ciencia que se expondrá en el Congreso, podrán participar en distintos eventos en este entorno malagueño maravilloso.

Hemos hecho un gran esfuerzo para que las comidas y cafés están incluidas en la inscripción, con el objeto de no disgregar a nuestros asistentes y hacer esto algo fácil para ellos, debido a la singular localización del Palacio de Congresos y Exposiciones de Málaga. Del mismo modo, ofreceremos una comida de clausura del congreso, durante el último día, prácticamente incluida en el precio de inscripción, que será un importante acto lúdico al que puedan asistir todos los inscritos, facilitando la accesibilidad, así como la posibilidad de retorno a sus hogares para aquellos que quieran conciliar la vida familiar sin perderse este encuentro.

Más información: www.secibonline.com

Amplía tus conocimientos y fórmate