Consulta dental en pleno casco histórico de Venecia.
Consulta dental en pleno casco histórico de Venecia.
Consulta dental en pleno casco histórico de Venecia.

Dentistas por el mundo. Cada vez es más frecuente la remisión a la redacción de fotografías de consultas de dentistas captadas en cualquier ciudad del mundo. Ya en números anteriores, esta misma sección ha mostrado imágenes de lugares tan exóticos como Marruecos o India. Las que se presentan esta vez son mucho más cercanas, pero no exentas de exotismo, como el de la historiada puerta que da acceso a la consulta, o studio dentistico, del dottore Antonio Vido, en Venecia, pegada a uno de los canales, en el 5677 de Sestiere Cannaregio, de la bella ciudad del Véneto italiano.

Clínica dental en la capital de Mikonos.
Clínica dental en la capital de Mikonos.

También tiene su gracia la consulta instalada en uno de los típicos edificios blancos de Mikonos, la capital de la isla griega del mismo nombre. El rótulo en inglés no deja lugar a dudas de que se trata de una consulta dental, probablemente para facilitar la localización a los turistas que precisen de sus servicios, porque el término οδοντIατρςIO, escrito en mayúsculas en el alfabeto griego, aunque deja traslucir que se trata de un dentista, no queda demasiado claro para quienes no dominan la lengua de Sófocles. La consulta está localizada junto a los famosos molinos de la décima, por tamaño, de las más de doscientas islas que componen el archipiélago de las míticas Cícladas.

Para dientes brillantes los del rapero Tyga.
Para dientes brillantes los del rapero Tyga.

Dientes brillantes. Que si blanqueamientos por aquí, que si dentífricos recién salidos del laboratorio por allá y resulta que ahora para tener los dientes más brillantes que la vecina guay del quinto hay que visitar al joyero. Ahí está, si no, la foto que el rapero conocido como Tyga colgó en las redes sociales para hacer pública y notoria su afición al brillo, que supera a la del famoso Mr. Proper. El hombre se ha agenciado una funda dental completa con 1.400 diamantes de 18 quilates incrustados, que le ha supuesto un desembolso de 45.000 dólares (más de 40.000 euros, o sea más de 6,6 millones de una moneda ya desaparecida que se llamaba peseta, que vendrían a ser unos 26,6 millones de reales). Parece ser que no se trata de la primera vez que el estrambótico personaje encarga a su joyero preferido, un tal Ben Baller, algo por el estilo. Dicen que Tyga ya tiene en su joyero otro adorno dental de estas características, pero en color rosa, que le costó –dicen, también– unos 35.000 papeles de esos verdes que en el anverso muestra la cabeza de George Washington y en el reverso el escudo oficial de Estados Unidos y la esotérica pirámide rematada con «el ojo que todo lo ve». Seguro que dientes como los de Tyga no los había ‘visto’ la divisa norteamericana en sus más de 230 años de existencia.