Y denuncia las 360 plazas ocupadas de forma irregular por auxiliares

HIDES ha puesto en marcha una campaña de denuncia contra el intrusismo profesional solicitando inspecciones regulares en las clínicas dentales para exigir que todos los profesionales acrediten disponer de la formación correspondiente.

La Federación Española de Higienistas Bucoentales (HIDES) ha denunciado el intrusismo profesional que prolifera en el sector y que perjudica gravemente a este colectivo de trabajadores, además de poner en riesgo la salud de los ciudadanos que en muchas ocasiones están siendo atendidos por personal que no cuenta con la formación exigida legalmente para trabajar como higienista.

HIDES insiste en que según los criterios establecidos por la Administración, todas las unidades de Salud Bucodental deben contar con «una plaza de Odontología y una de higienista dependientes de Atención Primaria», aunque la realidad es que se estima que «hay más de 360 auxiliares ocupando plazas de higienistas, según datos de 2013. Además, en las unidades de Salud Bucodental del País Vasco, Cataluña y Andalucía no hay ningún higienista, lo que supone una clara desigualdad respecto a la asistencia que se presta en otras regiones», aseguran desde la Federación.

Colaboración de los odontólogos

Ante esta situación, el organismo exige la inmediata reconversión de las plazas ocupadas irregularmente por auxiliares en plazas de higienistas, así como la incorporación urgente de estos profesionales a los servicios de aquellas comunidades autónomas donde no están presentes en la actualidad.

En este sentido, HIDES se remite a la Ley 44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias que establece la obligación de los centros sanitarios de comprobar al menos cada tres años que sus trabajadores cumplen con los requisitos necesarios para ejercer su profesión, entre ellos, estar en posesión de la titulación correspondiente. Y recuerda que trabajar como higienista sin tener la titulación necesaria constituye un delito tipificado con pena de cárcel en el artículo 403 del Código Penal.

Asimismo, HIDES pide a la Administración que proceda a realizar las inspecciones necesarias en clínicas dentales para comprobar la titulación de todos sus trabajadores, cumpliendo así con su deber de proteger a los profesionales que ejercen debidamente y a todos los ciudadanos que acuden a estos centros de salud dental.

La Federación hace una llamada a los odontólogos para que solo contraten a higienistas titulados para desempeñar las funciones que les corresponden, evitando amparar a intrusos y el riesgo para los pacientes.

Formación irregular

Otra de la exigencias solicitadas por HIDES a la Administración es la supresión de los cursos de formación dirigidos indistintamente a auxiliares e higienistas al tratarse de diferentes categorías profesionales, con diferente formación académica, currículo y competencias profesionales.

Según la Federación existen en la actualidad centros de estudios y academias que ofertan e imparten cursos de «Higienista Dental» en los que aseguran que el alumno recibirá impreso un Diploma del Curso Profesional de Higienista Dental y un certificado de aprovechamiento del mismo.

Como aseguran desde HIDES, esta práctica supone una actividad constitutiva de publicidad ilícita, competencia desleal e intrusismo profesional, ya que la profesión de Higienista Bucodental está regulada por la Ley 10/1986, sobre odontólogos y otros profesionales relacionados con la salud dental, desarrollada por el Real Decreto 1594/1994. Del mismo modo, la Ley 44/2003, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, reconoce a los Higienistas en su artículo 3, dentro de los profesionales del área sanitaria de formación profesional, así como el Real Decreto 769/2014, por el que se establece el título de Técnico Superior en Higiene Bucodental y se fijan sus enseñanzas mínimas.

La ocupación de Higienista Bucodental es, por tanto, una profesión regulada y reglada donde sólo las personas que hayan cursado y superado las enseñanzas fijadas legalmente pueden ostentar tal condición y únicamente dichos profesionales se hallan cualificados para «tocar boca» del paciente, por lo que la Federación Española de Higienistas Bucodentales denuncia públicamente tales prácticas abusivas, planteándose, en ciertos casos, llegar a los Tribunales de Justicia con el fin de evitar el riesgo que entraña para la salud que personas sin la formación homologada puedan tratar con los pacientes.

Como consecuencia de todo ello, HIDES pondrá en marcha próximamente una campaña a nivel nacional para denunciar ante la sociedad las prácticas comerciales desarrolladas por aquellos centros de formación que incurren en publicidad ilícita, competencia desleal e intrusismo profesional, planteándose la posibilidad de proseguir con la interposición de acciones legales en su contra.