Casi 600 personas afectadas en los últimos años

El Colegio de Dentistas de Cádiz ha reiterado su total rechazo al modelo de negocio que siguen muchas cadenas dentales, que ven clientes en vez de pacientes y que anteponen el interés económico a la salud de los mismos.

El presidente del Colegio de Dentistas de Cádiz, Ángel Rodríguez Brioso, ha instado una vez más a la Administración a que, tras los hechos acontecidos de cierres inesperados y abandonos de clínicas dentales, se garanticen los derechos de los profesionales sanitarios y de los pacientes que pudieran verse afectados por esta situación.

En los últimos años, la organización gaditana lleva atendidas ya a casi 600 personas afectadas por los cierres de cuatro clínicas dentales. En estos casos, a través de un grupo de colegiados, coordinó, desinteresadamente, el examen bucodental de los pacientes que lo solicitaron para delimitar qué parte de los tratamientos presupuestados estaban ejecutados y cuantificar el posible perjuicio económico ocasionado, con el fin de poder proceder después a la reclamación por parte del paciente (o la representación legal que designase) con dicho respaldo documental. Además, el Colegio instruyó directamente, y con recursos propios, los expedientes abiertos para cada uno de los pacientes solicitantes de dicho examen. Asimismo, se habilitó una zona en la web para facilitar información, instrucciones y acceso, facilitando y acortando considerablemente el trámite.

Al respecto, y como medida del Colegio ante estas situaciones, Brioso se hace eco de la postura del Consejo General de Dentistas y cree fundamental que las clínicas dentales tienen que dejar de estar en manos de empresarios ajenos al sector odontológico, ya que lo que prima en ellos, en la mayoría de las ocasiones, es obtener el mayor beneficio en el menor tiempo posible, para lo que se necesita un cambio legislativo que defienda que la mayoría del patrimonio social y que número de socios en este tipo de sociedades corresponda a los propios dentistas.

Comisión específica

El Colegio de Cádiz cuenta con una comisión específica para atender a los pacientes afectados por este tipo de casos, a los que se les asesora y se les realiza una valoración de la boca para contrastar los tratamientos recibidos con los inicialmente presupuestados, así como a los profesionales afectados. Mediante este estudio, los afectados que hayan optado por suscribir financiaciones vinculadas para pagar los tratamientos tienen la posibilidad de dejar de abonar la cuantía al demostrar que el servicio ha dejado de ser prestado. Ante una reclamación de este tipo, lo primero que se trata de buscar es una solución al problema de salud, y después al problema económico del afectado.

Por último, Rodríguez Brioso ha querido alertar sobre otras clínicas dentales que engrosan el presupuesto inicial del tratamiento dental para, después, hacer una serie de supuestos descuentos a los pacientes a través de ayudas o subvenciones, de las que no se sabe su procedencia ni si son realmente subsidios.

Regulación publicitaria

Además, y en relación a ello, el Colegio de Dentistas de Cádiz ve necesaria la regulación de la publicidad sanitaria, algo que desde esta organización colegial se viene pidiendo a la Administración en numerosas ocasiones, ya que la mayoría de estas clínicas low cost desarrollan un modelo de publicidad muy agresivo, llegando muchas veces, bajo el punto de vista del presidente, al presunto engaño. La aprobación del Congreso de las Proposiciones no de Ley de PP y PSOE para regular la publicidad sanitaria e implementar sistemas de prevención y garantía en defensa de los derechos de los pacientes, de la que informamos en el número pasado de GACETA DENTAL, suponen un paso más para acabar con la «mercantilización de la salud que tanto daño está haciendo a la Odontología», en palabras del presidente del Colegio.

Desde la organización gaditana se quiere informar y advertir a la población del riesgo que supone pagar o financiar en su totalidad y por anticipado el coste de los tratamientos odontológicos, algo que suele ser habitual en algunas cadenas o clínicas dentales. La Organización Colegial de Dentistas de España pone de manifiesto que con este tipo de financiación, en caso de que –debido a circunstancias ajenas al paciente– el tratamiento no pudiera terminarse o llevarse a cabo, el paciente mantendrá una deuda económica con las financieras por un tratamiento que nunca llegará a recibir. Lo recomendable sería abonar los importes correspondientes a los tratamientos que se hayan realizado, sobre todo en caso de clínicas de «no facultativos» sobre los que la organización colegial no puede ejercer su tarea de control. Asimismo, ofrece a los pacientes afectados al apoyo y asesoramiento necesarios en defensa de su salud bucodental y recuerda que el dentista que le atienda debe tener nombre, apellidos y número de colegiado.